miércoles, 21 de junio de 2017

Jesus, ¿Coach? (Parte I)

Lectura: Lucas 2:46-47


Jesús dejó trazos significativos en la forma en como conversó y empoderó a sus discípulos, que permiten conectar con lo que se ha llegado a conocer hoy como coaching. Si bien vivió en la era del imperio romano, periodo histórico altamente influenciado por la cultura y filosofía griega. Jesús sostuvo una serie de diálogos que denotan conexiones con dos elementos clave (Entre otros) del coaching: la capacidad de escucha activa y la formulación de preguntas poderosas. Él usó ambas con poder para facilitar la toma de consciencia en los interlocutores sobre asuntos de gran significado espiritual. A la temprana edad de 12 años, Jesús fue encontrado conversando y sentado en medio de los doctores de la ley, y lo que más significativo resulta es que según el relato bíblico estaba “oyéndoles y preguntándoles” (Lucas 2:46). No estaba hablando, ni aconsejándoles, ni mostrando cuanto sabía; solo estaba oyéndoles atentamente y preguntándoles. Concluye la porción refiriendo, “Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas.”

El mismo Jesús, años más tarde abordaba con sabiduría muchos asuntos, especialmente con sus discípulos a través de preguntas. En vez de llegar al conocimiento desde la impartición del mismo, muchas veces uso preguntas con la idea de iniciar el diálogo desde donde ellos estaban en términos de conciencia y comenzar a construir desde allí su punto. Por ejemplo, en una ocasión preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?”, y luego de escuchar sus respuestas les pregunto, “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?” (Mateo 16:13). Jesús evidencio así su preferencia por escuchar atentamente e indagar vía preguntas poderosas antes que solo impartir conocimiento, atributos de un gran coach.

Para reflexionar: Jesús aún está vivo y disponible para hacerte preguntas poderosas y escucharte, ¿te interesa?

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

viernes, 16 de junio de 2017

Curador de Autos y de Almas



Lectura: Isaías 51:1
 
Mantener automóviles que envejecen hasta que lleguen a convertirse en autos de colección es un arte. Este arte implica cuidado, trabajo duro, disciplina, inversión de recursos e intencionalidad a lo largo del camino. Eso es exactamente lo que ha hecho mi padre con varios automóviles. Recuerdo que quizás uno de los días en los que he visto emocionalmente afectado a mi padre fue cuando tuvo que vender, luego de años de cuidado, su querido “Caprice Classic”. El vió como un extraño se lo llevo para nunca más verlo, pero por el aprecio que le tenía y el tiempo invertido. Mi padre es lo que se puede llamar un curador de autos. Él sabe cómo cuidar apropiadamente un vehículo, no solo para que luzca bien, sino también para que sea de utilidad en todo su esplendor. Un curador es alguien que cree en el potencial de algo, contra todo pronóstico y se dedica a sacar lo mejor de eso en lo que se enfoca y dedica. Todo ese arte mi padre también lo ha invertido en ser un “curador de almas”. Ha visto potencial en personas donde nadie más lo ve, ha envisionado en seres humanos “hermosas esculturas” hechas de “piedras duras”. Se ha dedicado en todo momento a hablarles de Jesucristo a las personas en su espectro de influencia empresarial y profesional, y luego ha mostrado pasión por darles seguimiento hasta que den fruto o logren verse “integralmente bonitos” (así como los vehículos!). Qué bueno es poder ser parte de este ciclo que se multiplica, donde solo aquellos que hemos experimentado lo incómodo de la gracia de manos de un curador de almas, podemos desarrollar pasión para pasarlo también a las nuevas generaciones.

Para reflexionar: Ser un curador de almas es otra forma de ver lo que significa ser un discipulador.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 30 de mayo de 2017

Guardianes de las Compuertas de la Sociedad


Las ciudades son el punto de convergencia de la cultura, las artes, las costumbres y el legado  intergeneracional. Ejercer posicionamiento intencional en las diversas esferas de la sociedad tiene una implicación estratégica en los asuntos del reino de Dios. En las áreas clave de la sociedad hay lo que pudiésemos llamar “guardianes”, sean estos espiritualmente convenientes o no. Así como el canal de Panamá permite que grandes buques pasen de un lado del océano a otro, un guardián puede verse como una llave de paso en la sociedad, es un interventor de acceso (según la palabra en inglés gatekeeper), es una persona que controla el acceso a algo, por ejemplo, la puerta de una ciudad amurallada según se usaba en la antigüedad. Más recientemente el término ha adquirido un uso metafórico, referido a individuos que deciden si un determinado mensaje será distribuido a través de medios masivos, por intereses particulares o razones estratégicas. Los guardianes son una suerte de protectores o filtros informativos. En este sentido son los portadores o difusores de buenas nuevas, velan porque pase la información precisa, veraz y que genere bienestar. El apóstol Pablo habló de que los creyentes en Jesús han de saberse “Embajadores de Cristo”. En el contexto de la sociedad y el liderazgo, embajadores al mercado que sean también atrevidos guardianes de las puertas de la ciudad para que las buenas nuevas pasen hacia sitios estratégicos. Que valioso es cuando empresarios y profesionales un día logran ver el valor estratégico de su puesto de trabajo, y no lo abandonan, ni lo usan para propósitos de mal o satisfacer intereses egoístas, sino que lo usan para la gloria de Dios.

Para reflexionar: Bienaventurados aquellos que no cierran las compuertas estratégicas de su ciudad a la información salvadora y liberadora del evangelio de la gracia de Dios.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 16 de mayo de 2017

Santidad (opcional o necesaria)



No se en que momento de la historia, vivir una vida santa se volvió una aspiración opcional, o una aspiración demasiado inalcanzable, como un triatlón digno de unos pocos y muy esforzados personajes, en vez de ser un estilo de vida saludable, en la que todos deseemos y aspiremos vivir.

Todo empieza por la distorsión de la palabra ¿Qué es ser santo? Tiene implicaciones morales y se refiere a la pureza y rectitud de Dios como también a aquello en él que provoca asombro y temor reverencial, un status casi inalcanzable para humanos y exclusivo de algunos sacrificados.

Dios mismo es Santo, y sus hijos se espera tengan su carácter, por lo cual no debe ser una cualidad de algunos, sino una herencia del carácter de su padre. ¨como aquel que os llamó es santosed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir¨  I Pedro 1:15

Santidad derivan de la raíz hebreo qadash y la raíz gr. hag-. El significado básico de qadash es separación o apartar.

Es decir todos sus hijos hemos sido llamados a tener un vida de pureza, alejada de la maldad ¨Todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna digna de alabanza, en esto pensad¨ Filipenses 4:8.

Nada más necesario en nuestro mundo actual que personas que voluntariamente decidan ser santos, en sus negocios, familias, relaciones. El mundo sería otro, y puede empezar ya.

Para reflexionar: La santidad, no es una meta, es el resultado de la presencia plena de Dios en tu vida.

Julio César Acuña, Quito - Ecuador.

martes, 9 de mayo de 2017

La Ñapa (Lagniappe) en los Negocios



En frente del parque Fernando Peñalver de Valencia (Venezuela) ha estado Jairo vendiendo jugos de naranja desde hace varios años. Desde muy temprano prepara diariamente todo para servir con excelencia a sus clientes. Pero Jairo y su equipo hacen algo inusual, siempre y a todo cliente les dan una “Ñapa”, esperan a que la persona tome un poco y luego le sirven más jugo, sin costo extra. Wow! Pero Jairo, como muchos otros cristianos, entiende el valor de ser generoso, de bendecir y de dar a otros más allá de aquello por lo que pagan o merecen. La generosidad es una condición del corazón que implica desprendimiento y desapego a lo material, a sabiendas que eso traerá bendición en el largo plazo y que Dios, quien es generoso, se alegrará por eso. La generosidad puede expresarse de muchas formas, una de ellas es a través de “Lagniappe” o Ñapa. Es el extra o regalo que da un vendedor cuando se compra algo y se nos da un poco sin coste adicional. Es una palabra de origen francés “lagniappe” que significa precisamente "dar algo más". Los comerciantes franceses realizaban sus actividades en la época colonial, ofrecían “lagnieppe” y los nativos transformaron dicho vocablo francés en ñapa. Hay registros de la misma tradición en Nueva Orleáns, EEUU, y en otros sitios latinoamericanos (incluyendo Venezuela) con esta influencia francesa. Aunque la disposición de dar “ñapa” en los negocios parece contra-natura a los resultados económicos empresariales (por cuestiones de control, justicia y costos), y más aún en tiempos de crisis. Sin embargo, es una práctica coherente con la perspectiva bíblica que conviene incorporar en cualquier etapa de la vida de cualquier iniciativa empresarial/profesional. Cuando alguien hace de la “ñapa” parte de su estrategia, entonces está ejercitando su fe ya que es una práctica que trae beneficios a largo plazo, y actuando parecido al Dios de la Biblia, quien es bondadoso y siempre está en disposición “para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos”.

Para reflexionar: No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. (Gálatas 6:9)

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

jueves, 4 de mayo de 2017

La chispa del Liderazgo “Conexión”




Alguna vez todos nos preguntamos, ¿Cuál es la clave del liderazgo? Examinando la vida del Rey Roboam, un hombre que estaba hambriento de poder y más interesado en mostrar su poder político que en conectarse y servir a su pueblo, terminó dividiendo su nación. Casos similares vemos en la actualidad.

Cuando un líder ha trabajado previamente en conectarse con su gente, se nota, y se ve reflejado en el compromiso, entusiasmo y lealtad de su gente. 

Algunos elementos claves de la conexión tienen que ver con:

1. Enfoque en quien sirves:
La actitud tirana de Roboam, mostró desprecio por la gente a quien se supone debía servir. Hizo caso omiso a sus consejeros que le revelaban las necesidades de su pueblo.  La mentalidad del líder debe ir más allá de si mismo, enfocada en lo que la gente a quien lidera necesita, que no es siempre lo que desea.

2. Disponibilidad de servicio:
Un estudio de la Universidad de Michigan reveló que la gente que se ofrece de voluntaria con regularidad, aumenta su alegría de vivir y aumenta su expectativa de vida. Nada conecta mejor que ver en un líder su disposición a ayudar a quienes lidera.

3. Primero llegar al corazón:
¨Cuando te mantienes abierto a la necesidad de tu gente, ellos se mantendrán abiertos a tu visión. Cuando actúes para resolver sus necesidades, ellos actuarán para llevar a cabo tu visión. Los líderes sabios actúan y resuelven las necesidades de su gente¨ John Maxwell.

Para reflexionar: Tu compromiso a servir conecta con tu gente más fuerte que tus buenas ideas.

Julio César Acuña, Quito Ecuador.

martes, 25 de abril de 2017

La maestría en finanzas de mis padres




Después de 20 años de haber terminado mi maestría en negocios MBA, regresando la vista atrás, me doy cuenta que las mejores enseñanzas de finanzas las recibí de mis padres.

Fueron cinco cosas que también quiero heredar a mis hijos:

1. Visión: con los años fui observando como mis padres fueron construyendo paso a paso, cada uno de sus sueños, a pesar de que sus limitados ingresos, claramente tenían metas progresivas, por lo cual eran sabios a la hora de gastar, que les permite ahora disfrutan.

2. Ser productivo: Un adagio ancestral dice: “No mentir, no robar y no ser ocioso” estas son claves de una economía saludable. Prov. 6:6 dice: “Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio;” Es vivir con un enfoque en la productividad, en crear y agregar valor, que es distinto de un enfoque en el dinero. Mirar el trabajo como una oportunidad maravillosa de crecer y crear, no como la obligación para hacer dinero, sino como la consecuencia de servir.

3. Ahorro: un estilo de vida austera, que es sencilla y sin alardes ni adornos superfluos, les permitía tener para las emergencias, y paulatinamente hacer progresos cuando las oportunidades de acuerdo al plan se presentaban.

4. Ser generoso: siempre vi como mi madre tenían el corazón abierto para compartir, le era natural, y siempre tenía para dar a quien lo necesitaba. También un corazón para ofrendar a Dios con gratitud y no por obligación.

5. Disfrutar: no de los lujos ni placeres temporales, disfrutar de las cosas que no tienen precio, la familia, la educación, la bondad, las experiencias de vida, la salud.

Para reflexionar: Nuestro manejo del dinero, no solo refleja nuestro carácter, sino que predice nuestro futuro.

Julio César Acuña, Quito - Ecuador.