miércoles, 13 de junio de 2018

Carácter: Más Valioso que el diamante (Parte 2)




La palabra diamante significa etimológicamente inalterable, lo que no es nada sorprendente dada su muy elevada dureza, índice 10 en la escala de dureza Mohs, que va de 1 a 10. El diamante es un mineral compuesto de carbono puro cristalizado, es la piedra preciosa cuya composición es la más simple. El cristal de diamante se habría formado por la repetición y el apilado en las 3 direcciones del espacio de átomos de carbono. Cada átomo está vinculado, enganchado a otros por enlaces muy fuertes y muy cortos. Ahora bien, ¿Cómo se relaciona el diamante con el carácter? El carácter refleja los comportamientos inalterables y predecibles de una persona, son las reacciones naturales de un individuo, por ejemplo la puntualidad, humildad o generosidad. También el carácter es una composición de acciones simples repetidas consistentemente a lo largo del tiempo; por ejemplo, llegar a tiempo siempre, te convierte en una persona puntual. Es simple. Cada acción del individuo corresponde a una cualidad de carácter que el individuo posee. Se perdona una ofensa porque en el corazón de esa persona habita la cualidad del perdón. Por otro lado, aunque también el grafito está compuesto por carbono, es un mineral blando. Al contrario que el diamante sus átomos están bastante alejados unos de otros y están débilmente vinculados. En este sentido, cuando nuestras acciones son inconsistentes muestran entonces debilidad de carácter. Ser consistentes con nuestras convicciones reflejará acciones predecibles, las cuales a su vez mostrarán quienes verdaderamente somos, es decir, mostraran nuestro carácter.

Para reflexionar: “Siembra un pensamiento, cosecharás una acción, siembra una acción, cosecharás un hábito, siembra un hábito, cosecharás carácter, siembra carácter y cosecharás tu destino”

Julio César Acuña, Quito - Ecuador.

Carácter: Más valioso que el diamante (Parte 1)




Los avestruces son atraídos por las cosas brillantes, al igual que el ser humano. Por esto el oro y los diamantes nos llaman tanto la atención. Para calificar un metal precioso no sólo se puede utilizar el término “raro”, sino también natural, brillante y dúctil. Un metal precioso debe poseer un alto punto de fusión, una baja reactividad, y lo más importante, no debe ser radiactivo. Igualmente, para valorar a un hombre o a una mujer como preciosos, se precisa un alto nivel de consistencia, una baja reactividad y lo más importante un buen carácter. Según la International Association of Character Cities, Carácter es “la motivación interna para hacer lo correcto cueste lo que cueste.” El carácter es el predictor más seguro de la conducta futura de cualquier persona, y es por eso fundamental conocer el carácter de una persona en procesos como: contratación, selección de socios, e incluso de pareja. El carácter, como el diamante, debe ser pulido y perfeccionado a través de la creación de hábitos que vayan transformando, paso a paso, los defectos de carácter en virtudes. Un ejemplo seria trabajar en convertir impuntualidad en puntualidad, ira en paciencia, pereza en diligencia, y muchas otras (49) cualidades como las sugiere el Instituto de Carácter.

Para reflexionar: El fruto muestra si un árbol está bien cultivado; así, el argumentar revela el carácter del hombre.

Julio César Acuña, Quito Ecuador.

jueves, 7 de junio de 2018

Gerencia Personal: La dimensión gerencial más importante (Parte 2)




La gerencia personal trata al igual que la gerencia tradicional de cuatro aspectos claves: Planificar, organizar, ejecutar y evaluar. En este caso, no en relación a los recursos y objetivos organizacionales, sino en relación al más importante de los recursos y del más importante objetivo: tú mismo. En la gerencia personal el primer gran paso es tener una buena planificación estratégica, un plan de vida, una hoja de ruta o mapa que dé respuestas claras a preguntas claves, como las que sugiere Sinai Carrasco del Nuevo Entrepreneur:
  • Planificación (¿Cuál es tu plan de vida?)
  • Misión (¿Cuál es el propósito de tu vida?)
  • Visión (¿Dónde quieres llegar?)
  • Valores (¿Cuáles son tus “no negociables” mientras alcanzas tus metas?)
  • Objetivos (¿Qué es lo que quieres alcanzar?)
  • Metas (¿Cómo lo vas a medir y cuando lo vas a lograr?)
  • Estrategias (¿Ya hiciste un mapa, un plan de acción?)
  • Asignación de recursos (¿inviertes tiempo y dinero en lo que quieres alcanzar?)
  • Trabajar en equipo (¿Quiénes serán tus mentores y compañeros de viaje?)
  • Fortalezas (¿En qué te destacas?)
  • Debilidades (¿En qué fallas al querer alcanzar tus objetivos?)
  • Motivación (¿Qué te anima a levantarte todos los días?)
  • Desarrollo de carácter (¿Qué nuevo hábito desarrollarás todos los días para crecer dentro de tu plan de vida?).

Para reflexionar: “Pon tus actos en las manos del Señor y tus planes se realizarán” Proverbios 16:3.

Julio Cesar Acuña. Quito - Ecuador.

jueves, 31 de mayo de 2018

Gerencia Personal: La dimensión gerencial más importante (Parte 1)




En Latinoamérica el nivel de ingresos a estudios de postgrado ha crecido mucho en los últimos años. Eso refleja el altísimo interés por la preparación académica y el deseo de alcanzar niveles gerenciales en la carrera profesional. Existen muchas opciones de preparación de tipo gerencial; sin embargo, en casi ninguna de las escuelas de postgrado (incluidas las más prestigiosas) se incluye formación profunda e intencional en “Gerencia Personal”, quizás la más importante de todas las dimensiones gerenciales. El presidente de la compañía China AliBaba (una de las más grandes tecnológicas del mundo), el Sr. Jack Ma, dijo en una entrevista: “Me arrepiento de haber trabajado tanto, y haber pasado poco tiempo con mi familia, si tuviera otra vida, no haría lo mismo”. A pesar de que supo ser un gerente extraordinariamente brillante en los negocios, en una de las dimensiones de “gestión personal” y aparentemente menos estratégica como lo es el balance trabajo-familia, el admitió haber tenido un fracaso. Sin duda, aprender a gerenciar mi propia vida es el examen de grado más importante que un día tendré que dar; y no solo se trata de cuanto logré acumular, se trata más bien de cuantas personas logré inspirar y servir, de que tan buen ejemplo y modelo pude ser para mis hijos, de cuan feliz ha sido mi esposa junto a mí, de cuantas veces hice sonreír a Dios.

Para reflexionar: ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si se pierde o se destruye a sí mismo?”

Julio César Acuña, Quito Ecuador

miércoles, 23 de mayo de 2018

Armas Espirituales



¿Sabías que estamos en guerra? Si, independientemente del país donde vivas, tenemos muchas tipos de guerras alrededor nuestro. Las puedes ignorar o desconocer pero están allí. Algunas son externas, en el mundo de los negocios por ejemplo, guerras de precios, éticas, nichos de mercados; en las relaciones: generosidad vs. egoísmo, honestidad vs. codicia, transparencia vs. Mentira; algunas internas, procastinación vs. diligencia, prioridades vs. urgencias, tolerancia vs. enojo, la vida vs. la muerte, materialismo vs. espiritualidad y muchas más. Toda guerra se gana con armas y estrategia. Quisiera poner en tus manos unas armas espirituales no siempre utilizadas, a pesar de ser las más poderosas y estratégicas para todas tus batallas:

1.  Apego a la palabra de Dios. Josué 1:8 dice: “Medita día y noche en el libro de esta ley, teniéndolo siempre en tus labios; si obras en todo conforme a lo que se prescribe en él, prosperarás y tendrás éxito en todo cuanto emprendas.
2. Fé: Después de escuchar directamente las promesas de Dios para ti, debes confiar y creer que estas se cumplirán aunque las circunstancias digan lo contrario.
3.  Oración: Rodillas y rostro en tierra. El genio por excelencia Einstein dijo “nunca un hombre es tan grande como cuando está de rodillas”.
4. Ayuno: 2da de Crónicas 20:3 dice Josafat sintió miedo y decidió acudir al Señor. Así que anunció un ayuno en todo Judá, y la gente de Judá se reunió para pedir ayuda al Señor.”

Para reflexionar: Hijitos, ustedes son de Dios y han vencido a esos mentirosos, porque el que está en ustedes es más poderoso que el que está en el mundo. (1ra Juan 4:4).

Julio César Acuña, Quito Ecuador.

martes, 15 de mayo de 2018

Liderazgo que Trasciende




Los líderes quieren trascender. Trascender es traspasar líneas, obstáculos o límites que no parecían posible de traspasar. Cuando alguien trasciende es porque en algún momento una razón de gran fuerza le movió, fue decidido e intencional. Los que trascienden se distinguen porque se desprenden de sus aspiraciones personales y deciden vencer obstáculos para sinceramente beneficiar a otros. Eso es precisamente lo que se celebra con el nacimiento de Jesús, lo que celebramos en navidad, que Dios vino de la eternidad al tiempo, que se hizo presente en forma de hombre, y la humanidad pudo verle y conocerle. El apóstol Pablo en su carta a los Filipenses invita a abrazar una forma de liderazgo que implica la personificación del servicio y del acercamiento intencional, él dijo: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres” (Filipenses 2:5-7). La invitación es a notar el ejemplo de Jesús y emularlo. Jesús se hizo cercano, siendo el Dios creador del universo, vino a la tierra y nació en un humilde pesebre, por amor traspasó los linderos que separaban a la humanidad de él y abrió la vía de conexión con él.

Para Reflexionar: "Los hombres desean ser reyes, los reyes desean ser dioses y Dios deseó ser hombre". Autor Desconocido.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

viernes, 11 de mayo de 2018

Oración Empresarial Congruente




Es muy común ver a empresarios y profesionales pedirle a Dios que les vaya bien en su trabajo, en algún proyecto o en algún asunto delicado de vida. Claro, a la final, ¿quién quiere que le vaya mal?; pero tras bastidores, uno se pregunta si por lo que se está pidiendo es loable, licito, agrega valor, si es una iniciativa que perjudica seriamente a otros, si implica explotación laboral, si puede ser hablado públicamente, entre otros asuntos. Algunos quieren hacer las cosas a su manera (muchas veces quebrando códigos bíblicos para la bendición) y aun así le piden a Dios que les bendiga. Otros han consultado a Dios antes de hacer algo y le entregan los resultados. Otros se encomiendan ellos, sus empresas y/o sus profesiones a Dios en tiempo de incertidumbre. ¿Cuál es tu caso? Dios si quiere que lo involucremos en nuestros negocios y le pidamos. Jesús dijo, “Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá.” (Mateo 7:7). El asunto es saber pedir. Santiago dice: “Y, cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones.” (Santiago 4:3) Pedir bien precisa reflexionar que al menos cuente con estas características: que esté libre de egoísmo, que agregue valor a otros, que no rompa expresamente ningún principio Bíblico para la bendición y que sea para glorificar a Dios.

Para reflexionar: Que nuestra oración sea congruente al alinear motivaciones, fundamentos, y propósitos.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.