martes, 25 de diciembre de 2012

El instinto por lo eterno



La Biblia dice que Dios ha puesto eternidad en el corazón del hombre. Ese principio de eternidad – hambre por la inmortalidad, mantiene al hombre con un instinto de búsqueda por lo trascendente. Por eso el ardiente deseo por lo espiritual nunca podrá morir en el corazón del hombre. Sin Dios la vida para el hombre carece de sentido. San Agustín decía: “¡Oh Dios!, tu nos creaste para que te adoremos, y nuestra alma no descansa, hasta que no reposa en ti”. El hombre fue creado para los propósitos de Dios, más el hombre persiste en vivir para su propios sueños y propósitos, sin considerar a Dios. Pero como dice Rick Warren: “Enfocarnos en nosotros mismos nunca podrá revelarnos el propósito de nuestra vida. Dios es tu punto de partida, tu creador. Existes tan sólo porque él desea que existas. Fuiste creado por Dios y para Dios, y hasta que lo entiendas, tu vida no tendrá ningún sentido. Sólo en él encontramos nuestro origen, nuestra identidad, nuestro sentido, nuestro propósito, nuestro significado y nuestro destino. Cualquier otra ruta termina en un callejón sin salida”. Bertrand Russell lo dijo de la siguiente manera: “A menos que se dé por hecho la existencia de Dios, la búsqueda del propósito de vivir no tiene sentido”.

Para reflexionar: La trascendencia es una necesidad inherente al ser humano,  y sólo Dios la satisface plenamente.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela

martes, 18 de diciembre de 2012

Tres Lugares


Lectura: Juan 11:17-27

Crecí escuchando la frase: «Los viajes ilustran», quizá esa sea la razón por la que me gusta tanto viajar. Sin embargo, la persona que más ha influenciado mi vida sólo viajó fuera de su país en una ocasión; me refiero a Jesús. Tres ciudades muy significativas en la vida de Jesús son: Belén, la que le vio nacer; Nazareth, la que le vio crecer; y Jerusalén, la que le vio morir y resucitar. Creo que muchos guardan una curiosa similitud con Belén, saben tanto de Jesús como alguien que nació, pero no están familiarizados ni con su vida ni con su obra; no lo conocen en verdad. Otros tienen un corazón como Nazareth, la ciudad donde Jesús creció en sabiduría y en estatura. Ahí la gente lo conocía pero no lo seguía; le escuchaban, pero, no le creían; formaba parte de sus vidas, pero no era su vida. Finalmente otros tienen el corazón como Jerusalén, pues esta ciudad guarda un testimonio que nadie, a lo largo de toda la historia, ha logrado rebatir: la tumba de Jesús está vacía. Esa tumba distingue a Jesús de cualquier otro personaje de la historia; pues, nadie ha logrado vencer el enemigo infalible: la muerte; sólo Jesús. Jesús llamó hombres y mujeres a seguirle; llamó a sus seguidores discípulos, y a sus discípulos: testigos, pues cada uno sería el fiel testimonio de una vida transformada por el poder de la resurrección.

Para reflexionar: Eres tú, el más cercano testimonio de la resurrección de Jesús para muchos.

Edgar Medina, México DF, México. 

martes, 11 de diciembre de 2012

Seguidores Confiables


Lectura: 2 Samuel 24:3-4

¿A qué extremo te llevaría serle fiel a tu líder? ¿Crees en la disposición incondicional al liderazgo? En la Biblia hay varios ejemplos de seguidores fieles mostrando lealtad a su líder, inclusive hasta extremos sacrificiales que pudiesen ser incomodos para muchos. En 1 Crónicas 10:5 dice que, “Viendo que Saúl moría, su escudero también se hecho sobre su espada”. Otra historia encontrada en 2 Samuel 24:3-4 relata sobre Joab, jefe del ejercito del Rey David, quien estando en desacuerdo con una orden real de hacer un censo poblacional; aun así, la llevó a cabo. Joab pudo haber no obedecido a la orden del rey argumentando incoherencia o cualquier otra razón; sin embargo, el comprendió que las consecuencias de llevarlo a cabo serian para el rey David, no para el mismo. Joab intentó persuadir al rey de no hacerlo, pero ante la insistencia del rey, llevó a cabo la encomienda entregada. ¡Qué gran lección! ¿Cuántas veces nos encontramos en desacuerdo con ordenes de algún superior? (aun teniendo nosotros buenas y sensatas razones). Los líderes se equivocan, pero sus errores no tienen por qué ser razones para la rebeldía de los seguidores. Si los seguidores tuviesen que comprender cada instrucción de sus líderes, quizás entonces afectaría su efectividad y serian percibidos como seguidores cuestionadores, argumentativos, en pocas palabras no confiables. El secreto es la intensión y manifestación de lealtad al líder, eso es lo que Dios ve. Un seguidor es considerado fiel por su capacidad de llevar a cabo instrucciones, no de comprenderlas. Dios es quien se encarga de tratar con el líder en sus decisiones.

Para reflexionar: La fidelidad del seguidor es a la autoridad puesta por Dios, no al líder humano e imperfecto que quizás veamos.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 4 de diciembre de 2012

Nuestra Ayuda Adecuada



¿Dónde buscarías a un buen asistente para tu trabajo? Posiblemente colocarías un aviso en el periódico, o llamarías a una agencia de búsqueda. Pedirías una “ayuda adecuada a tu necesidad”. Pero, ¿cuándo estas en dificultades personales? ¿Cuándo se trata de tu hogar, de tu matrimonio o de tus hijos? Lamento decirte que no existe una agencia o un aviso en el periódico donde puedas buscar tal ayuda. Acudimos al psicólogo, al psiquiatra o al Coach. ¿Sabes con quien te enviaría Dios si le pidieras una “ayuda adecuada” para apoyarte en tus problemas de hogar? ¡Adivinaste! Te enviaría con la ayuda que ya te dio. ¡Te enviaría con tu esposa! En nuestra soberbia y miopía, miramos con desdén y desconfianza a aquella mujer con quien nos comprometimos a apoyarnos en el éxito y en la adversidad. Confiamos más en un desconocido que en nuestra “ayuda adecuada”, provista por Dios. Puedes estar seguro que con una cercana relación con tu esposa y con una adecuada relación de los dos con Dios, encontraran toda la fortaleza y sabiduría que se necesita para enfrentar con éxito todas las áreas de la vida.

Para reflexionar: El cordón de tres hilos, Dios, esposo y esposa, no se rompe fácilmente.
Hebert Reyes-Bogotá, Colombia.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

¿Y los desleales?



El profeta Jeremías tuvo una duda: ¿Por qué parece que le va muy bien a quienes han sido desleales? ¿Por qué parece que tienen éxito los perversos? ¿Por qué las consecuencias de sus actos no los aplastan? Jeremías hizo algo bueno al respecto, decidió no quedarse con la duda. Consultó a Dios y él le respondió [ver Jeremías 12:1-2]. La respuesta del Creador fue algo así como: «Todo lo que consigan no servirá para nada» [ver Jeremías 13:10]. Es decir, finalmente, la deslealtad cobra un precio imposible de pagar en quienes no se retractan y dan la espalda a su pésima decisión. Los desleales caminan con un espíritu independiente, con expectativas insatisfechas, descontentos, criticando y desafiando a la autoridad.
Pudiéramos preguntarnos entonces: ¿por qué somos afligidos cuando servimos a Dios y a sus propósitos? Dios recordó a su pueblo la fidelidad que le rindieron, a pesar de las dificultades: «Me he acordado de ti, de la fidelidad de tu juventud, del amor de tu desposorio, cuando andabas en pos de mí en el desierto, en tierra no sembrada» [Jeremías 2:12]. Ese rasgo en el carácter Dios lo desea encontrar nosotros también. Ser leales implica más que simplemente obedecer a Dios, es hacer nuestros sus propósitos y seguir unidos a él, a pesar de las dificultades.

Para reflexionar: Reconstruir la confianza es una tarea imposible, si no va la lealtad a la cabeza.

Edgar Medina, México DF, México. 

martes, 20 de noviembre de 2012

Actúe con perseverancia


Lectura: 2 Timoteo 3:14
La perseverancia es la madre de todos los logros. Calvin Coolidge dijo: “Nada en el mundo puede reemplazar la persistencia. No lo hará el talento; nada es más común que hombres de gran talento fracasados. No lo hará el genio; es casi proverbial un genio que no recibe recompensa. No lo hará la instrucción; el mundo está lleno de personas instruidas que andan a la deriva. Solo la persistencia y la decisión son omnipotentes”. La cultura contemporánea nos ha acostumbrado a las recetas instantáneas: comidas instantáneas, fotos instantáneas, píldoras de acción instantánea para aliviar las enfermedades, etcétera. Pero la excelencia, como el buen vino, requiere de maduración y no acepta atajos ni simplificaciones. Es el persistir en alcanzar una meta, o el insistir continuamente en desarrollar una habilidad, o el trabajar con perseverancia para conseguir un propósito, lo que nos hace diestros y corona nuestros esfuerzos, independientemente del talento que se posea. John Maxwell dice: “La persistencia es necesaria para transformarnos en realizadores”. Pero no basta con persistir con la actitud de un estoico. Un acompañante necesario de la perseverancia es la consistencia. La perseverancia nos mantiene en la ruta, pero es la consistencia la que nos enfoca y logra los resultados de excelencia. Un corredor no gana un maratón, por el simple hecho de “mantenerse en carrera”; necesita mantener un ritmo y una velocidad constante.
Para reflexionar: Sólo el esfuerzo realizado con perseverancia garantiza el éxito y la excelencia.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela

martes, 13 de noviembre de 2012

Sabiduría en Transiciones de Liderazgo


Lectura: 1 Reyes 12:1-24

El sentido común, la tendencia natural y lo normal de un líder en momentos de crisis o transición es consultar a la gente con quien ha tenido algún tipo de amistad, confianza o afinidad. Lo extraño seria buscar a personas desconocidas, de diferente generación o con quienes no haya ni una pizca de conexión. El joven Roboam, hijo y sustituto del Rey Salomón, al asumir su cargo de Rey procedió inmediatamente a consultar a los jóvenes que habían crecido con él, desechando automáticamente así el consejo de los sabios ancianos que habían aconsejado a su predecesor. Los jóvenes representaban la innovación y el cambio, mientras que  los ancianos representaban la tradición y la estabilidad. Además, esta historia nos recuerda una realidad, cuando muchos gobernantes o líderes organizacionales llegan al poder, no piensan de manera natural en procurar capitalizar sobre lo que encuentran, sino más bien, muchas veces se enfocan en querer estampar su propio sello de autoría desde el principio de su gestión para diferenciar “lo que fue antes” de “lo que será” a partir de su gestión. Lo ideal es obtener sabiduría de lo alto para hacer lo que amerite el momento, lamentablemente no hay una receta única en cuanto a esto; sin embargo, algunas premisas puedan ayudar: 1) Esté abierto a varias perspectivas, no solo a las de sus cercanos. 2) Busque bien, de seguro que algo bueno hay en lo que capitalizar de la gestión anterior. 3) Busque un punto de convergencia entre tradición e innovación, si lo hay. 4) Procure una transición progresiva y progresista, no intempestiva. 5) Considere a todos como seres humanos con dignidad. 6) Incorpore y consulte a Dios, especialmente para administrar sabiamente las premisas anteriores.

Para reflexionar: En toda transición hay tensión, busque en Dios sabiduría y sea sensible.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Aprendiendo a vivir sin afán

LecturaMateo 6:25

¿Vive usted en desasosiego y tensión? ¿Tiene problemas para concentrarse? ¿Se siente con frecuencia intranquilo e irritable? ¿Con frecuencia experimenta estados de ansiedad? Si la respuesta a estas preguntas es sí, usted necesita aprender a descansar en Dios. La palabra afanéis (6:25) viene de la palabra griega merinnao (de merizo), que significa dividir en partes. Según Strong, esta palabra connota distracción, una preocupación por cosas que producen ansiedad, tensión y presión. Esta palabra  bien describe a una persona que tiene la mente dividida. Significa ser atraído o estirado en diferentes direcciones. La preocupación le quita a nuestra mente su capacidad de concentración y enfoque, lo cual nos hace inefectivos. El preocuparse excesivamente y afanarse no va a arreglar sus problemas, ni va a resolver o suplir sus necesidades. Por el contrario, los va a agravar, en el sentido de que le va a anular / neutralizar en su capacidad de resolverlos. Por el contrario, la Biblia nos exhorta a descansar en Dios y evitar el afán. “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa a todo  entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:6-7).

Para reflexionar: El afán desenfoca la vida y la hace improductiva.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela

miércoles, 24 de octubre de 2012

Hijos culminando proyectos incompletos de Padres.



Muchos padres le dicen a sus hijos que están yendo en una dirección en la vida, pero no llegan. Algunos se dan por vencidos, otros prefieren quedarse en el camino, otros sencillamente conocieron que no les correspondía a ellos culminar cierta tarea, y a otros les afectan circunstancias fortuitas que les hacen estacionarse. ¿Cómo se siente un hijo que ve eso de su padre? La historia de Taré y de su hijo Abram da buen ánimo para sistemas familiares en pos de propósitos Divinos. Taré salió con su familia de un lugar llamado Ur, en dirección a la tierra de Canaán (v.31), pero más bien se estacionó, vivió y murió en un lugar remoto intermedio llamado Harán. Nunca llegó a Canaán. Sin embargo, luego Dios dijo a Abram que saliera en un viaje, cuyo destino final terminó siendo la tierra de Canaán, el objetivo nunca alcanzado por su padre Taré. Aunque la Biblia no narra detalles de los pensamientos y sentimientos de Abram, no es muy complicado imaginarse que obedecer la voz de Dios le implicó “entregar” los mapas mentales heredados de su padre y prefirió rendirse a la buena guía de Dios. Afortunadamente, y lo que parece una aparente coincidencia, Abram cumplió el trayecto originalmente planteado por su padre. Quizás la diferencia implicó que Taré salió por iniciativa propia, Abram por mandato de Dios. Cuando entregamos, rendimos y nos deshacemos de nuestros planes personales y familiares en obediencia a Dios, Él muchas veces termina cumpliendo su plan en sinergia con los deseos de nuestro corazón.

Para Reflexionar: ¿Ha dejado algún “proyecto de vida” personal o familiar por la mitad? Vaya y llévelo a cabo.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 16 de octubre de 2012

Fuego Amigo (Pereza, Deslealtad y Desánimo)


Lectura: Proverbios 12

El profeta Jeremías fue llamado por Dios a vencer a sus adversarios; no se trataba de naciones extrañas, o de los antiguos pobladores paganos de la tierra prometida, sino de los reyes, autoridades, sacerdotes y demás ciudadanos de su propio país. Los más fieros ataques que recibiría el profeta serían lo que hoy se llama fuego amigo. [Ver Jeremías 1:17-19]. En la jerga militar se denomina fuego amigo a los disparos provenientes del propio bando. He descubierto que hay promesas que aún no se han hecho una realidad en mí porque neciamente he abrazado a verdaderos enemigos, los cuales no encontré en la nueva vida que Dios me ha dado, sino que los he arrastrado por años, tales como: La pereza, la deslealtad y el desánimo. El remedio que la Biblia ofrece para el combatir la pereza es abrazar la diligencia, en vez de la almohada. Dice la Escritura: «El indolente ni aun asará lo que ha cazado; Pero haber precioso del hombre es la diligencia» [Proverbios 12:27].
La palabra diligencia proviene del latín diligere. Se forma combinando dis [separar] legere [elegir, escoger], y se refiere a escoger una tarea por encima de todas las demás. Evidentemente, la diligencia, es un asunto de elección personal. El perezoso no requiere saber qué es lo que debe hacer, sino tan sólo preferirlo sobre su comodidad, apatía, desinterés e irresponsabilidad.

Para reflexionar: ¿Has visto a la hormiga? Sigue siendo ejemplo hoy de diligencia, como en los tiempos de Salomón.

Edgar Medina, México DF, México.

martes, 9 de octubre de 2012

Informes Veraces


Lectura: Lucas 23:33, 39-43 

El contador decía: “Pero no se preocupe. Todo el mundo lo hace. Así podemos dejar de pagar impuestos. Es cuestión de ‘organizar’ las cifras”. Para el hombre de negocios no solo existen las leyes de su país, sino también las leyes de Dios. Las leyes del país son sujetas a interpretación y a negociación frente al fisco. Las leyes de Dios no admiten equívocos. Cuando encontré estas leyes en la palabra de Dios, decidí que quería “la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento” y que “cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7). Aunque, según el contador, usted “haya dejado de ganar mucho dinero”, el comportamiento y la paz, han llegado a ser un mensaje fuerte y claro para él, y ahora él también quiere tener esa paz. Los informes falsos han arruinado vidas, empresas, personas, y aun países. Vemos día a día que según la conveniencia los informes distorsionan, ocultan, interpretan fraudulentamente e inclusive cambian la verdad. Cuando un dirigente empresarial “abusa de la interpretación de una ley en su favor” le está enviando un claro mensaje a sus colaboradores: “Con tal de obtener más dinero, todo vale”. Así también actuarán con él sus colaboradores.

Para reflexionar: El mensaje no es lo que decimos. El mensaje es lo que somos.

Hebert Reyes - Bogotá, Colombia

martes, 2 de octubre de 2012

Reflexión Verbalizada Revitalizante (RVR)


Lectura: Salmo 77:12

El autor Marvin R. Wilson en su libro “Nuestro Padre Abraham” hace una serie de descripciones de las costumbres hebreas asociadas a la meditación que nutren el interés por esta notoria disciplina espiritual de suma utilidad para cualquier líder creyente. Por ejemplo, el autor comenta sobre costumbres hebreas que implicaban largos periodos de tiempo ininterrumpidos para la meditación. Esto básicamente acompañado con que los tiempos no eran guiados por relojes ni alarmas de fábricas, sino por el sol. La única pauta diaria era una pausa del trabajo cuando el sol se posaba en lo más alto. Además, al ponerse el sol, quedaban libres de trabajo. La misma Biblia nos lanza una invitación a meditar en la ley de Dios, tanto Josué 1:8 (Profetas) como el Salmo 1:2 (Salmos) sirven para corroborar esa perspectiva. La palabra usada para meditación es Hagah, y curiosamente significa “emitir un sonido, murmurar, hablar en un tono bajo”. Meditar entonces no era un acto silencioso; sino más bien un acto verbal expresado en palabras habladas. La implicación es que las palabras de la boca son un paralelo a la meditación del corazón (Salmo 19:14). En este sentido, la meditación es la verbalización externa de los pensamientos de uno ante Dios, con respecto a sus enseñanzas (la Biblia) y sus obras. Significa articular, en un tono bajo, pensamientos de adoración, asombro y alabanza. Esta forma de verbalización permite orar con un sentido superior de intensidad y kavanah (que es propósito), atención, dirección.

Para meditar: Ante tanto ajetreo profesional y empresarial ¿Inviertes tiempo en meditar en la palabra, los hechos y los atributos de Dios?

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 25 de septiembre de 2012

Conviértase en Cazador de Oportunidades



Decía J. Ruiz de Alarcon:”Tiempo, lugar y ventura muchos hay que lo han tenido; pero pocos han sabido gozar de la coyuntura”.  A todos se nos presentan oportunidades en la vida, bien en el plano laboral, social, familiar, espiritual, etcétera; pero cuando las oportunidades se presentan hay que estar preparados para aprovecharlas. A la buena suerte hay que salirle al encuentro, y quien insiste en lograr algo, produce las circunstancias buscadas. Necesitamos crear las oportunidades. Como decía Francis Bacon, “La ocasión hay que crearla; no esperar que llegue”. Lo importante es estar alertas, vigilantes y dispuestos a aprovechar las oportunidades. Las oportunidades son aprovechadas por aquellos que están preparados no por los que simplemente reaccionan antes los acontecimientos e improvisan en el momento. El autor de Proverbios  (Salomón) dijo: “Prepara tus labores fuera, y disponlas en tu campos, y después edificarás tu casa”. Si quieres cristalizar con éxito las oportunidades que la vida te ofrece, es preciso prepararte anticipadamente. Cuando la oportunidad llame a tu puerta, necesitas saber cómo reaccionar positivamente ante ella, necesitas estar listo para abordarla con efectividad. Es importante poder reconocer que estás ante una oportunidad. Si no estás mental, emocional, física y espiritualmente preparado, la oportunidad te agarrará desprevenido y pasará de largo.
                              
Para reflexionar: Aprovechar las oportunidades demanda ser proactivos

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela

martes, 18 de septiembre de 2012

Despierta


Lectura: Efesios 5:1-20

Una madrugada, al trasladar una vitrina con la ayuda de algunos amigos, el vidrio de una repisa de deslizó, cayendo al suelo y rompiéndose en mil pedazos. El fuerte ruido que provocó, contrastó drásticamente con el silencio que hasta ese momento imperaba. Lo interesante del asunto fue que tras el siniestro mis sentidos se agudizaron a tal grado que pude decir más tarde: «Creía que estaba despierto, ¡hasta que desperté!» En mi vida espiritual ocurrió exactamente lo mismo, caminé un largo tramo, llevando las cargas del servicio y el ministerio, creyendo que estaba despierto hasta que colapsé. Creía ver todo con claridad, pero no era así. El apóstol Pablo se percató de que muchos creyentes no tenían el progreso debido en su andar cristiano, por una lamentable realidad: estaban dormidos [ver Efesios 5:14]. Dios no escatima en sacrificar nuestra «comodidad» a fin de edificar nuestro carácter. Uno de los recursos de los que más echa mano el Creador es el dolor. Job fue un hombre que amaba y respetaba a Dios, sin embargo, tras pasar por el duro valle de dolor llegó a confesar: «De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven» [Job 42:5 RVR]. Otro despertador es la confrontación. David, a pesar de su cercanía y sensibilidad a Dios, cayó en el pozo profundo de la inmoralidad. En ese estado, tremendamente somnoliento, recibió la visita de Natán, profeta de su tiempo. Él le contó una historia de un hombre que había actuado con una injusticia e impunidad tal que encendió la ira del rey David, entonces el profeta aclaró: « ¡Tú eres ese hombre!» [2 Samuel 12:7 NVI].

Para reflexionar: La vida en Cristo es un sueño que Dios diseñó para vivirse despierto.

Edgar Medina, México DF, México. 

martes, 11 de septiembre de 2012

Ama a tu Esposa


Lectura: Efesios 5:29

Una de las afirmaciones más controversiales de la Biblia la hace el Apóstol Pablo en Colosenses 3:18, “Esposas, sométanse a sus esposos, como conviene en el Señor”. Lo que la sociedad moderna ha utilizado es solamente la afirmación de que las esposas deben someterse a sus maridos. Suena machista y discriminatorio. Pero la otra cara de la moneda está en la forma como el esposo debe amar a su esposa. Primero el Apóstol Pablo habla de que se ame a la esposa como a nuestro propio cuerpo. ¿Seríamos capaces de descuidar y herirnos a nosotros mismos? De seguro que no. También dice “así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra, para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable.” Efesios 5:25-27 ¿Seremos capaces de amar a nuestra esposa así? Amarlas, hacerlas santas, purificarlas, radiantes, sin mancha, ni arruga, ni imperfecciones. ¿Qué mujer se negaría a “someterse” a un hombre que la ame así? Que ella decida aceptar la cobertura a un esposo que la ame así, es rendirse a alguien que todo lo hace por su bien. Cuando seamos capaces de amar a nuestras esposas como Cristo ama a su iglesia, no tendremos que pedir nada. Ella querrá hacerlo por amor.

Para reflexionar: Ámala como a ti mismo.

Hebert Reyes - Bogotá, Colombia





lunes, 3 de septiembre de 2012

La “Regla de 10” en la Historia


Lectura: Éxodo 18:13-27

La mayoría de las grandes civilizaciones a través de la historia han reconocido la importancia de procesos supervisorios efectivos para el logro de grandes obras. Usaban muy comúnmente la “Regla de 10”, en la que una persona que velaba por el buen funcionamiento (Supervisaba) era asignado por cada diez personas que ejercían una tarea. A continuación se mencionan algunas referencias tomadas del libro La Evolución del Pensamiento Gerencial (1994), cuyo autor es Daniel Wren, sobre la aproximación al uso de esta regla en la historia:
·         1.750 A.C. Egypto: La evidencia muestra “Ushabis” (Siervos) y “Viziers” (Supervisores). Con una relación de 10 ushabis por cada vizier.
·         1.500-1.400 A.C. Hebreos: Moisés, gracias a la recomendación de su suegro Jetro, implementó un sistema de liderazgo basado en la “Regla de 10”.
·         1.295 A.C. Marco Polo mencionó como los de Manchuria y Mongolia usaban la Regla de 10.
·         1.532-1.200 A.C. Los Incas evidenciaron este sistema en su organización social.
·         600 A.C. China (Sun Tzu). Usado como componente importante del sistema militar para el orden y las reglas operativas.
Ante la contundente evidencia histórica de este radio de acción organizativa, y al menos intentando mantener cierto grado de cercanía al número diez, conviene evaluar: ¿Cuántas personas tenemos actualmente a nuestro cargo? ¿Cuán eficiente estamos siendo con el número de personas que estamos supervisando actualmente?

Para meditar: Enumere dos cosas que puede hacer para acercarse a la “Regla de 10” en su gestión de liderazgo.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

lunes, 27 de agosto de 2012

¡Cuidado con el estrés!



La palabra griega para preocupación o afán es la palabra merimnao que significa estar ansioso, estar distraído, tener la mente dividida. Una persona que funciona de esa manera, le falta la capacidad para definir prioridades, en consecuencia se diluye entre muchos asuntos. El estrés es el resultado de vivir sin prioridades; de no saber  equilibrar las prioridades. Esto genera agotamiento y desgaste. Dice el Dr. Hans Selve, “el estrés es el desgaste de la vida diaria”. Lo cierto es que el exceso de estrés nos hace improductivos; nos desfocaliza de nuestras metas, nos roba la energía. El estrés es como una impetuosa corriente de agua que produce un desagüe de los cimientos de nuestra vida: física, emocional, mental y espiritual. El estrés drena los cimientos de nuestra vida, quitándonos estabilidad y vigor. No estoy diciendo que no nos ocupemos de nuestras responsabilidades, sino que no nos preocupemos hasta el punto de afanarnos. Un viejo amigo me dio un consejo: ocúpese, no se preocupe. En otras palabras, convierta la preocupación en acción. La Biblia por el contrario nos insta a descansar en la paz de Dios, que nos capacita para sobreponernos a la ansiedad y afán que puedan generar las circunstancias difíciles y conflictos.

Para reflexionar: El mejor antídoto contra el estrés es la paz que viene de Dios.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela

martes, 21 de agosto de 2012

Blindaje


Lectura: 1 Juan 1:5-10

Mi país se duele por una creciente inseguridad y violencia, las sangrientas escenas en los noticieros al día de hoy no son de países a otro lado del mundo, sino del país donde mis hijos crecen. Una de esas notas daba muestra de un escalofriante atentado a una mujer, funcionaria pública, donde más de 300 impactos de bala cubrieron por completo el vehículo en donde ella viajaba; lo increíble del caso fue que vivió para contarlo, lo cual se atribuyó al excelente blindaje con el que se revistió al auto meses antes del ataque. La vida de un líder, no está exenta, en ningún modo, de sufrir agresiones. Las puede haber tanto en el terreno físico como en el espiritual; especialmente las que el enemigo perpetra en contra nuestra. La Biblia misma le describe, a este ángel caído, como león rugiente, buscando a quién devorar. ¿Habrá algún blindaje capaz de librarnos de una muerte segura? Sí, lo hay; es la verdad. Hace poco comprendí que como líder cristiano no podía vivir a un nivel menor de transparencia que el que la Palabra de Dios refleja, decidí entonces confesar mis fallas, no sólo a Dios, sino a quienes había ofendido; el trago no fue fácil, pero, la seguridad que la verdad otorga ha blindado mi vida y la de mi familia.

Para reflexionar: La verdad es la antorcha que nos hace sentir protegidos.

Edgar Medina, México DF, México. 

martes, 14 de agosto de 2012

La Visión


Lectura: Habacuc 2:1-3  

Cuando somos capaces de mirar en el paso las acciones y razones que nos trajeron a ser lo que somos en el presente, lo llamamos diagnóstico. Cuando determinamos con base en el diagnostico lo que queremos ser, donde queremos estar, lo llamamos Visión. Hasta allí todo bien. Pero ¿cómo ir desde lo que somos hasta lo que queremos ser? Lo hacemos mediante un proyecto. En el proyecto determinamos como vamos a usar los recursos que tenemos para lograr hacer realidad la visión. Cumplir con la visión es nuestra misión. ¿Parece fácil no? En realidad establecer una visión, especialmente de vida es muchísimo más difícil. Saber que quieres ser cuando viejo, que clase de familia quieres tener, cual será tu relación con Dios, son todas decisiones que requieren trabajo. La vida es mucho más que tener una buena casa o un buen nivel de retiro. Trasciende a la muerte. Requiere contestar preguntas como: “de dónde vengo”, “a donde voy” y “para que estoy en esta tierra”. ¿Confías lo suficiente en Dios para creerle que la visión, si está de acuerdo con su voluntad, siempre se cumplirá? Si no, pídele su guía y pídele que te hable. Que te muestre su voluntad y su deseo para ti. Entonces… Escribe la visión.

Para reflexionar: Para aquellos que creen, todas las cosas le son para bien.

Hebert Reyes - Bogotá, Colombia

martes, 7 de agosto de 2012

Errores y Restauración en el Liderazgo



En la película El Príncipe Caspian de la serie “Las Crónicas de Narnia” de C.S. Lewis, se captura una escena en la que el príncipe Peter logra salvarse de una batalla, pero vio de cerca como estaba dejando a muchos de sus aliados que iban a morir atrapados en el castillo como consecuencia de su egocéntrico e inescrupuloso sentido de dirección que ignoró el consejo de otros. Oficiales Chilenos tardaron apenas minutos en emitir una alerta de tsunami luego de experimentar un lamentable terremoto en 2010, y eso costo vidas en poblaciones costeras ya que un tsunami no tardó en llegar. Los líderes asumen riesgos diariamente que implican altos costos o altos beneficios. Cuando los líderes deciden y fallan, sus errores son más costosos que los de los demás. El rey David, afamado y apreciado por generaciones por su relación íntima con Dios y por sus hazañas, cometió grandes y costosos errores. En 1 Crónicas 21:14 dice que “Así Jehová envió una peste en Israel, y murieron de Israel setenta mil hombres”, y todo esto por un error de David. ¿Cuánta gente ha muerto o ha sufrido por causa de algún error o alguna mala decisión suya? Quizás ninguna, pero de seguro algunas implicaciones ha tenido alguna mala decisión. Sin embargo, la buena noticia es que los líderes pueden ser restaurados. Jesucristo prometió darle paz y sentido de vida a quienes lo buscan genuinamente. Toda experiencia costosa y/o dolorosa en la vida de un líder puede canalizarse hacia convertirse en una fuerza transformadora para intentarlo de nuevo, con nueva perspectiva, humildad y fortaleza proveniente de Dios.

Para reflexionar: Aunque los líderes fallan, también los líderes pueden ser restaurados.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 31 de julio de 2012

Afile la Sierra



A veces estamos tan ocupados trabajando, yo diría trabajando en automático, que no nos percatamos si estamos siendo efectivos en lo que estamos realizando. Pensamos que es una pérdida de tiempo detenernos para evaluar lo que está pasando. Trabajar afanosamente no garantiza que terminaremos más rápido el trabajo. Trabajar inteligentemente si lo hará. Si va a cortar leña afile primero el hacha. En otras palabras, tómese el tiempo necesario para obtener el conocimiento, o desarrollar las habilidades que necesita para completar el trabajo. El hacha amellada puede ser síntoma de que en alguna de las áreas de su vida: física, mental, social-emocional y espiritual, usted necesita afilarse – renovar algunas habilidades, que se hagan algunos ajustes, se recarguen las baterías, se reevalúe la visión, etcétera. Aplicar más fuerza a un hacha embotada no compensará el beneficio de estar afilada. No malgaste su oportunidad, su energía y su tiempo, son recursos no renovables. Trabajar más duro no lo hará más productivo, trabajar correctamente si lo hará. Podríamos comparar al obstinado leñador con el hierro embotado. Muchas veces nosotros nos comportamos como el hierro embotado. Hacer una pausa para afilar el hacha no es una pérdida de tiempo. Apartar tiempo para capacitarse, para reflexionar sobre su desempeño, para renovar las fuerzas, para recuperar la perspectiva y avivar la visión, puede rendir grandes beneficios.

Para reflexionar: Trabajar afanosamente no nos hace más productivos.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela

jueves, 26 de julio de 2012

Creciendo Integralmente


Lectura: Lucas 2:51-52

Crecía en “sabiduría”: crecimiento intelectual. Crecía en “estatura”: crecimiento físico. Crecía en “gracia para con Dios”: crecimiento espiritual. Crecía en “gracia para con los hombres”: crecimiento emocional y social. Jesús es un modelo de cómo crecer como persona. El crecía integralmente. Crecer sanamente exige equilibrio en la vida. Nuestro enfoque de la vida necesita ser un enfoque holístico, que abarque, como en el caso de Jesús, lo físico, lo emocional, lo intelectual y lo espiritual. Los seres humanos somos seres multidimensionales, por lo que sólo una visión integral nos permite vivir con equilibrio y crecer saludablemente. Negar o ignorar está realidad nos conduce muchas veces al fracaso, a la infelicidad, a experimentar muchas frustraciones, al vacío existencial, al exceso de estrés y, en general, a la falta de propósito y de realización personal. Hay quienes son gigantes del desarrollo físico- verdaderos atletas, pero son unos enanos intelectuales y viceversa. Somos como una mesa de cuatro patas, cuando alguna de las patas no está firme, toda la mesa está fuera de balance. No se puede desatender una de estas áreas sin afectar el desarrollo de todas ellas. Así mismo, el desarrollo en alguna de estas áreas beneficia el desempeño en el resto. Lo físico afecta lo emocional y viceversa. Por eso decían los griegos: “Mente sana en cuerpo sano”. También dice la Biblia: “El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos”.

Para reflexionar: El verdadero crecimiento es integral.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela

miércoles, 18 de julio de 2012

Antes de Delegar: Chequee perfil y transmita expectativas


Lectura: Éxodo 18:17-23

Una de las razones por la que los empleados no hacen lo que sus líderes esperan de ellos es que no comparten ni comprenden bien las expectativas. Muchos conflictos surgen en las organizaciones debido a que las expectativas no fueron plasmadas y/o comunicadas de forma específica, concreta e inspiradora. Es por eso importante asegurarse que los líderes primero instruyan y transmitan específicamente los estándares de ejecución. No es conveniente a final de año pedir cierto rendimiento a algún colaborador si durante el año no se le proveyó de claridad en cuanto a lineamientos, expectativas y bases para la retroalimentación. Además de proveer instrucción clara, también es importante asegurarse que la persona cumpla con el perfil base para otorgar dicha responsabilidad y privilegio. La Biblia describe en varias ocasiones el perfil de las personas a quienes se les quería delegar funciones que implicaban gran responsabilidad de liderazgo o proyectos relevantes. Como ejemplos, en 2da Timoteo 2:2 se habla que es importante que sean fieles, en Hechos 6:3 se enfatiza que sean llenos del Espíritu Santo y de sabiduría. El principio detrás de todo esto es el de no exigir o esperar nada de cualquier persona antes de haber constatado su condición a la luz del perfil requerido; y de haber instruido, empoderado e inspirado al respecto.

Para reflexionar: Delegar implica instruir previamente.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

miércoles, 11 de julio de 2012

Ortorexia, El Mal de Hoy


Lectura: Mateo 15:11

Ortorexia. ¿Sabes qué es? En nuestro mundo moderno han aparecido diversos “desórdenes alimentarios”. Los más conocidos, la bulimia y la anorexia. El uno consiste en comer “hasta atracarse” y luego inducir el vómito, y el otro es dejar de comer (o caer en la bulimia) como resultado de tener una imagen distorsionada de sí mismo (verse gordo sin estarlo). Las victimas principales son nuestras jovencitas, aunque ya vemos varones y personas mayores llegando a padecerlas. La moda de “comer sano” se ha vuelto algo obsesivo. Ya no pensando en el bienestar del cuerpo, sino pensando en “la figura atlética” o “la buena figura”. Es decir, basados esencialmente en la vanidad y no en el bienestar del cuerpo. Eso es la Ortorexia. La obsesión por la comida sana, que hace que se rechace la mayoría de los alimentos. Entre los judíos (especialmente los Fariseos) había una ley que obligaba a lavarse las manos antes de comer. Si bien este hábito no es malo, Jesús reprendió a los fariseos aclarándoles “del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, la inmoralidad sexual, los robos, los falsos testimonios y las calumnias. Éstas son las cosas que contaminan a la persona, y no el comer sin lavarse las manos.” ¿Qué tanto te preocupas de lo que comes “sanamente” y que tanto te preocupas del alimento para tu espíritu?

Para reflexionar: Preocúpate de alimentar tu corazón con las cosas buenas que Dios te da.

Hebert Reyes - Bogotá, Colombia

martes, 3 de julio de 2012

Vuelo de Águila

Lectura: Job 39:1-30

Me encanta el águila devorando a la serpiente como símbolo de mi país. Creo que es una visión profética para México. Hasta ahora, la serpiente ha acechado a nuestra nación y a todo nuestro continente con: idolatría, religiosidad, ocultismo, delincuencia, violencia y pobreza. Aprender de las habilidades del águila nos capacitan para vencer a nuestro enemigo, pues, estas aves logran ver lo que otras no ven; se sabe que el águila puede localizar un pequeño pez de unos 7 cms. desde una altura de 8,000 metros. El águila también ve lo que tiene que ver; es tal su concentración que es capaz de atrapar hasta los más resbaladizos peces, además de levantar hasta el doble de su peso y llevarlo hasta su nido ¡a más de 3,000 metros de altura! Ve lo que tiene vida; el águila, a pesar de ser un ave de rapiña, no se alimenta de animales muertos, caza para comer. Ve desde donde tiene que ver; cuando el águila es molestada por algún ave asciende a tal altura que nadie la pueda perturbar. Si alguien te está molestando con las cosas bajas de este mundo es que estás volando muy bajo. Eleva tu vuelo y quítate el problema y vuela, como el águila, por encima de las tormentas. Las gallinas viven a nivel de tierra, los buitres lo hacen en árboles secos de baja altura, las águilas han hecho su hogar en las alturas.

Para reflexionar: Tú, como las águilas, tienes un refugio seguro en las alturas.

Edgar Medina. México DF, México.

miércoles, 27 de junio de 2012

Cuida tu corazón


Lectura: Proverbios 23:7

El poder de la vida del hombre reside en su interior. No en balde la Biblia nos exhorta a guardar nuestro corazón. “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23).  En este contexto la palabra corazón no se refiere al músculo que bombea la sangre a través del cuerpo humano. Se refiere más bien al alma del hombre. En el pensamiento hebreo corazón y alma son, generalmente, la misma cosa. El corazón es el centro de la voluntad del ser humano, es el lugar donde se toman las decisiones, es la sede del intelecto y de las emociones. El corazón o el alma representa el yo mismo del hombre, su identidad, su vida propia, la conciencia de sí mismo. Necesitamos enfocarnos, entonces, en edificar la vida del alma, lo que  conlleva un proceso que dura toda la vida, dando prioridad a lo interno sobre lo externo –de adentro hacia afuera. Edificar la vida interior requiere fijar el foco de atención en nuestras raíces y nuestra espiritualidad. El Dr. Ron Jenson lo expresa en forma elocuente: “Nos urge efectuar un retorno a las raíces espirituales y a centrarnos en el carácter. Estas son las verdaderas bases para el auténtico poder personal. Lo que cuenta es quién es usted en lo más intimo de su ser, en lo más profundo de su fe, en su fortaleza espiritual. Esa es la verdadera fuente de su auténtico poder personal”.

Para reflexionar: El corazón es el centro de la vida, cuando está emocionalmente sano, la vida fluye.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela