miércoles, 28 de marzo de 2012

Cuando el líder convive con su gente.


Lectura: Josué 8:9

El pueblo de Israel había recientemente experimentado cambio de líder cuando le llegó su primera derrota en batalla al entrar a la tierra prometida, e iban por una segunda oportunidad a la conquista. El pecado de Acán, un israelita, había influido en la derrota. ¿Cómo se sentiría el pueblo ante el nuevo líder Josué luego de haber sido derrotados y teniendo que re-intentar el ataque? Probablemente miedo, inseguridad y duda eran sentimientos que llenaban los corazones de muchos, pero Josué parece haber percibido esto y “…se quedó aquella noche en medio del pueblo” (Josué 8:9). ¿Qué significó esto? Básicamente que Josué se quedó con ellos muy de cerca en el momento en donde ellos más necesitaban saber que su líder estaba cerca. Josué reconoció la importancia de pasar esa noche en medio del pueblo, compartiendo con ellos. Además, Josué fue el primero en levantarse (dando así el ejemplo); también pasó lista y salió adelante en la batalla. Primero, pasar lista da una impresión de que se preocupaba de cada uno por nombre y apellido. Segundo, ir al frente significaba un compromiso de dar el ejemplo, proveer el aliento necesario para avanzar y ganar la confianza de sus seguidores. Josué, así como cualquier otro líder, quizás no necesite compartir a este nivel de cercanía e intimidad especial todos los días y en todo momento con sus seguidores; sin embargo, la clave es reconocer cuando si es necesario hacerlo. ¿Cuándo fue la última vez que usted compartió de cerca con su gente? ¿Cuántas veces deja usted su comodidad para compartir momentos significativos con sus seguidores?

Para reflexionar: Los líderes se mantienen alerta a los sentimientos de sus seguidores en todo momento.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario