miércoles, 11 de abril de 2012

El trabajo en equipo es fruto de la obediencia colectiva



Los primeros pasajes de Levítico 26 refieren a la obediencia y la desobediencia. Los versículos del 1 al 3 plantean condiciones de obediencia, mientras que a partir del versículo 4 se refieren algunas consecuencias, sub-productos o beneficios de la obediencia. Es entonces posible inferir que ante la promesa que Dios le hace a Israel sobre el establecimiento de la paz (v.6), se requeriría un poder sobrenatural al enfrentar a los “enemigos”. Ese poder será visto en milagros colaborativos y exponenciales al estar unidos unos pocos de los obedientes del pueblo de Israel. En el verso 8 dice: “Cinco de vosotros pondrán en fuga a cien, y cien de vosotros perseguirán a diez mil, y vuestros enemigos caerán a filo de espada delante de vosotros.” Se presenta una aparente guerra dispareja en la que triunfará el aparentemente “menos favorecido” en cantidad, pero que viene acompañado de la bendición de Dios por la obediencia a las condiciones previas convocadas en los primeros versos. Solo Dios opera milagros de este tipo, y a través de ellos muestra el efecto superior de la unión de hijos de Dios en pro de sus propósitos y en obediencia a sus dichos (incluyendo preceptos y ley.)  Para reflexionar:
Trabajar en equipo es más que ponerse de acuerdo y colaborar entre los miembros.
Trabajar en equipo es más que la astucia de un líder.
Trabajar en equipo es más que sagacidad en la estrategia.
Trabajar en equipo es más que tener gente capacitada.

Para Reflexionar: Trabajar en equipo es esencialmente unir a un contingente de gente que trabaja en obediencia a los dichos de Dios y alcanza resultados sobrenaturales.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario