viernes, 18 de mayo de 2012

Un espíritu superior en el trabajo


Lectura: Daniel 6:1-3


El personaje Bíblico Daniel, quien había sido llevado de joven en exilio de Israel al Imperio Babilónico, logró llegar a ser reconocido y destacado entre muchos otros gobernantes por el rey Darío. La referencia de Daniel 6:3 dice así: “Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino.” Sin duda que el Rey vió algo diferente en Daniel, el tenía algo que lo distinguía positivamente por encima de los demás. El original en arameo para la palabra “Superior” es “Yattiyr”, y denota a alguien que es excelente, preeminente, extraordinario y que sobrepasa a los demás. Así como una montaña sobresale entre varias otras, así mostró Daniel cualidades sobresalientes tales como integridad, confiabilidad, convicción y espiritualidad (Daniel 6:4-6). No solo que Daniel se destacaba entre los sátrapas, sino que también se destacaba entre los gobernadores y por eso el Rey pensó en “ponerlo sobre el reino”. Daniel no se auto-promocionó para escalar posiciones, fue de quien estaba en eminencia que el recibió una invitación a tomar nuevas y mayores responsabilidades. De esto es posible considerar que un hombre o mujer de Dios será considerado/a para una responsabilidad superior en la medida en que tenga un espíritu superior en lo que hace en su posición de responsabilidad actual; solo así será notado, reconocido y considerado.

Para reflexionar: No es posible destacarse si no hay un espíritu superior en nosotros, y este lo da Dios.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario