martes, 12 de junio de 2012

En tanto tenga oportunidad, siembre semillas que beneficien a otros

Lectura: Mateo 7:12



La mejor manera de ayudarse a sí mismo, es ayudando a otros. El éxito, como afirma John Maxwell, está también asociado con sembrar semillas que beneficien a otros. Agrega el mencionado autor: “Si al final del camino sólo tienes a tu EGO para aplaudir tu éxito, entonces has fracasado“. Somos bendecidos y llenos de oportunidades en la medida en que servimos a otros. Somos bendecidos para que sirvamos de canal de bendición para otras personas. Cuando ayudamos a otros, esto a su vez se devuelve en beneficios y nuevas oportunidades para nosotros. Existe una relación de reciprocidad que nos permite cosechar en proporción directa a las semillas que hemos sembrado en favor de otros. La clave del éxito está en  vivir conforme a la declaración de Jesús expresada en  Mateo 7:12. La cultura negativa del hombre ha tergiversado las palabras de Jesús al decir: “No hagas a los hombres lo que no quieres que te hagan a ti”. Pero eso es actuar por omisión, en sentido negativo. De tal forma que no les hago mal, pero tampoco les hago bien. Esta filosofía de vida, ha creado una despersonalización de las relaciones humanas. La gente ha dejado de interesarse positiva y proactivamente por sus congéneres. Por el contrario, la Biblia nos exhorta a que “…según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos…”.

Para reflexionar: El éxito que excluye a los demás nos es éxito en lo absoluto.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario