jueves, 26 de julio de 2012

Creciendo Integralmente


Lectura: Lucas 2:51-52

Crecía en “sabiduría”: crecimiento intelectual. Crecía en “estatura”: crecimiento físico. Crecía en “gracia para con Dios”: crecimiento espiritual. Crecía en “gracia para con los hombres”: crecimiento emocional y social. Jesús es un modelo de cómo crecer como persona. El crecía integralmente. Crecer sanamente exige equilibrio en la vida. Nuestro enfoque de la vida necesita ser un enfoque holístico, que abarque, como en el caso de Jesús, lo físico, lo emocional, lo intelectual y lo espiritual. Los seres humanos somos seres multidimensionales, por lo que sólo una visión integral nos permite vivir con equilibrio y crecer saludablemente. Negar o ignorar está realidad nos conduce muchas veces al fracaso, a la infelicidad, a experimentar muchas frustraciones, al vacío existencial, al exceso de estrés y, en general, a la falta de propósito y de realización personal. Hay quienes son gigantes del desarrollo físico- verdaderos atletas, pero son unos enanos intelectuales y viceversa. Somos como una mesa de cuatro patas, cuando alguna de las patas no está firme, toda la mesa está fuera de balance. No se puede desatender una de estas áreas sin afectar el desarrollo de todas ellas. Así mismo, el desarrollo en alguna de estas áreas beneficia el desempeño en el resto. Lo físico afecta lo emocional y viceversa. Por eso decían los griegos: “Mente sana en cuerpo sano”. También dice la Biblia: “El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos”.

Para reflexionar: El verdadero crecimiento es integral.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario