martes, 14 de agosto de 2012

La Visión


Lectura: Habacuc 2:1-3  

Cuando somos capaces de mirar en el paso las acciones y razones que nos trajeron a ser lo que somos en el presente, lo llamamos diagnóstico. Cuando determinamos con base en el diagnostico lo que queremos ser, donde queremos estar, lo llamamos Visión. Hasta allí todo bien. Pero ¿cómo ir desde lo que somos hasta lo que queremos ser? Lo hacemos mediante un proyecto. En el proyecto determinamos como vamos a usar los recursos que tenemos para lograr hacer realidad la visión. Cumplir con la visión es nuestra misión. ¿Parece fácil no? En realidad establecer una visión, especialmente de vida es muchísimo más difícil. Saber que quieres ser cuando viejo, que clase de familia quieres tener, cual será tu relación con Dios, son todas decisiones que requieren trabajo. La vida es mucho más que tener una buena casa o un buen nivel de retiro. Trasciende a la muerte. Requiere contestar preguntas como: “de dónde vengo”, “a donde voy” y “para que estoy en esta tierra”. ¿Confías lo suficiente en Dios para creerle que la visión, si está de acuerdo con su voluntad, siempre se cumplirá? Si no, pídele su guía y pídele que te hable. Que te muestre su voluntad y su deseo para ti. Entonces… Escribe la visión.

Para reflexionar: Para aquellos que creen, todas las cosas le son para bien.

Hebert Reyes - Bogotá, Colombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario