martes, 16 de octubre de 2012

Fuego Amigo (Pereza, Deslealtad y Desánimo)


Lectura: Proverbios 12

El profeta Jeremías fue llamado por Dios a vencer a sus adversarios; no se trataba de naciones extrañas, o de los antiguos pobladores paganos de la tierra prometida, sino de los reyes, autoridades, sacerdotes y demás ciudadanos de su propio país. Los más fieros ataques que recibiría el profeta serían lo que hoy se llama fuego amigo. [Ver Jeremías 1:17-19]. En la jerga militar se denomina fuego amigo a los disparos provenientes del propio bando. He descubierto que hay promesas que aún no se han hecho una realidad en mí porque neciamente he abrazado a verdaderos enemigos, los cuales no encontré en la nueva vida que Dios me ha dado, sino que los he arrastrado por años, tales como: La pereza, la deslealtad y el desánimo. El remedio que la Biblia ofrece para el combatir la pereza es abrazar la diligencia, en vez de la almohada. Dice la Escritura: «El indolente ni aun asará lo que ha cazado; Pero haber precioso del hombre es la diligencia» [Proverbios 12:27].
La palabra diligencia proviene del latín diligere. Se forma combinando dis [separar] legere [elegir, escoger], y se refiere a escoger una tarea por encima de todas las demás. Evidentemente, la diligencia, es un asunto de elección personal. El perezoso no requiere saber qué es lo que debe hacer, sino tan sólo preferirlo sobre su comodidad, apatía, desinterés e irresponsabilidad.

Para reflexionar: ¿Has visto a la hormiga? Sigue siendo ejemplo hoy de diligencia, como en los tiempos de Salomón.

Edgar Medina, México DF, México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario