miércoles, 7 de noviembre de 2012

Aprendiendo a vivir sin afán

LecturaMateo 6:25

¿Vive usted en desasosiego y tensión? ¿Tiene problemas para concentrarse? ¿Se siente con frecuencia intranquilo e irritable? ¿Con frecuencia experimenta estados de ansiedad? Si la respuesta a estas preguntas es sí, usted necesita aprender a descansar en Dios. La palabra afanéis (6:25) viene de la palabra griega merinnao (de merizo), que significa dividir en partes. Según Strong, esta palabra connota distracción, una preocupación por cosas que producen ansiedad, tensión y presión. Esta palabra  bien describe a una persona que tiene la mente dividida. Significa ser atraído o estirado en diferentes direcciones. La preocupación le quita a nuestra mente su capacidad de concentración y enfoque, lo cual nos hace inefectivos. El preocuparse excesivamente y afanarse no va a arreglar sus problemas, ni va a resolver o suplir sus necesidades. Por el contrario, los va a agravar, en el sentido de que le va a anular / neutralizar en su capacidad de resolverlos. Por el contrario, la Biblia nos exhorta a descansar en Dios y evitar el afán. “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa a todo  entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:6-7).

Para reflexionar: El afán desenfoca la vida y la hace improductiva.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario