miércoles, 18 de diciembre de 2013

Derritiendo nuestra profesión.



Lectura: S. Lucas 5:1-11

Por definición, un cristiano (desde que lo es) ya no es un profesional, es más bien un servidor de Cristo. Ser un profesional significa que alguien puede hacer las cosas bien por sí mismo, que se destaca y que se preparó para hacer profesionalmente su trabajo. Si somos profesionales en la forma en cómo llevamos nuestras labores o negocios, ¿entonces para que necesitamos a Dios y su guía en ellos? El apóstol Pedro, antes de sus andanzas en los asuntos del Reino de Dios era de oficio pescador y en una ocasión Jesús (de oficio carpintero), le solicito a Pedro (el experto pescador), que lanzara de nuevo las redes para pescar, a lo que Pedro responde “Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red.” ¿Resultado?, la pesca fue abundante hasta el punto de que los pescadores presentes se atemorizaron (S. Lucas 5:1-11). Muchos líderes han entregado al Señor sus vidas, pero paradójicamente no el área del manejo y gestión de sus negocios o finanzas personales, y desaprovechan así el ver los resultados extraordinarios de Dios en acción en sus oficios. Muchas veces lo hacen porque perciben que en esa área Dios les ha dado sabiduría para manejarlas “ellos mismos”. Sus títulos y logros profesionales interfieren en la intervención soberana de Dios en sus vidas. Parece que dejamos un último bastión sin conquistar; que nos quitamos de encima las piedras grandes pero nos guardamos unas pequeñas piedritas en el bolsillo; que confiamos en Dios en algunas cosas, y en otras no. Esto no conviene. Dios no puede manejar a plenitud nuestra vida si le entregamos el 99% de ella, El necesita el 100%. Es importante que entreguemos toda nuestra vida y el control de todas sus áreas a su dueño original, eso incluye derretir nuestra profesión en el horno de la dependencia y el servicio absoluto al mejor Director Ejecutivo.

Para reflexionar: ¿Ya entregaste al Señor Jesucristo el control de tu profesión y/o negocios también?

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 10 de diciembre de 2013

4 Alternativas para el desarrollo espiritual.


El apóstol Pablo declaró lo siguiente a su joven pupilo Timoteo, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” De allí se derivan cuatro alternativas de instrucción para cuatro distintos estados de existencia en la vida de cualquier creyente, especialmente aprovechables en el contexto con los líderes en formación cercanos: 1) Enseñar al que no sabe; 2) Redargüir (reprender) al que está errando; 3) Corregir al que quiere enderezar; y, 4) Guiar nuevamente hasta el buen camino al que quiere retomarlo. Todo esto se realiza con el anhelo de que este compendio de esquemas de abordaje sirva, según el momento propicio de necesidad de cada alternativa, para preparar integralmente al hombre que pone intencionalmente a Dios de primero en su vida. La idea es que se convierta en alguien cabal, completamente calificado y equilibrado para enfrentar los retos de la vida y en pro de la acción llena de propósito, significado y de impacto positivo a la sociedad. Y usted, ¿Quiere eso en su vida? ¿En la de sus líderes cercanos? Asegúrese de disfrutar de la nutritiva savia de la palabra de Dios, solo en ella tenemos garantía de que está todo lo necesario para cada necesidad particular y así desarrollar la vida integralmente.

Para reflexionar: ¿Que necesitamos recibir y/o dar hoy: enseñanza, reprensión, corrección o guía?

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Kintsukuroi

Lectura: Jeremías 18:1-6

El escritor Leonard Sweet tiene en su cuenta de Tweeter una interesante foto, una vasija que había sido rota y que fue restaurada con oro. Al arte japonés que se dedica a esto se le conoce como, Kinsukuroi; y refiere al oficio de reparar potería con oro, con la idea implícita de que la pieza ahora es más bonita gracias al hecho de haber sido quebrada y reconstruida hermosamente. Que interesante y esperanzadora metáfora para describir la belleza que también surge en los seres humanos que habiendo sido “quebrados” por circunstancias en la vida fueron re-constituidos para ser ahora más bonitos y valiosos. Además, de que en el proceso pudieron conocer la determinación y el poder restaurador de un amoroso restaurador (Dios) que se empeñó en mostrarnos lo hermoso que somos en El. En el mundo profesional y corporativo interactuamos diariamente con personas heridas, lastimadas y desgastadas; muchas incluso creen que ya no hay esperanza para que ellos puedan otra vez ver su matrimonio, familia, carrera profesional, o situación financiera lucir bien otra vez. El cantante latino Michael Rodriguez plasma en una canción “Oh, alfafero, hazme de nuevo”, evocando así la narración bíblica de Dios como alfarero y al hombre como el barro que es moldeado en sus manos. Los que son obra del “kintsukuroi” de Dios, que han conocido y sido transformados por Jesucristo, saben que si hay esperanza, y son a la vez las mejores referencias multiplicadoras a través del “boca a boca” de las virtudes experienciales y transformativas del maestro artesano que repara vidas con oro proveyéndoles hermosura y valía duradera.

Para reflexionar: Las duras pruebas de la vida, en las manos correctas, terminan por embellecernos.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Aprendiendo a manejar la ira


Lectura: Efesios 4:26.

En el contexto del libro de Efesios  la palabra airaos, del griego orgizo, significa llegar a exasperarse o enojarse. Pablo está reconociendo que el enojo o ira es una reacción natural y humana; pero que debemos esforzarnos para que estando enojados no pequemos. Es inevitable enojarse, pero si podemos evitar pecar (ofender, traspasar los límites de otro, actuar con violencia, etc.) cuando nos enojamos.

Bajo este contexto, el pecado- la acción indebida – no está en la emoción, sino en la acción que cometemos bajo el efecto de enojo.  Con esta frase Pablo está afirmando que la ira como emoción natural en los seres humanos no es “mala o negativa” per se. Cómo dice Maickel Malamed: “Lo moral está en la acción, no en el sentimiento”.

A mucha gente le cuesta reconocer que tiene problemas para manejar la ira adecuadamente. Hay mucha gente que vive enojada sin admitirlo. Sin embargo al observar su mal humor, su cinismo, su hostilidad, sus estallidos ocasionales es evidente su condición de enojo cronificado.

No podemos evitar sentir la ira, dado que es una emoción inherente a la naturaleza humana, pero si podemos a aprender a expresarla en forma constructiva, lo cual requiere determinación, además del fruto del Espíritu Santo. Un buen consejo en ese sentido, es el prescrito Efesios 4:31-32: “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros…”


Para reflexionar: Lo moral no está en la rabia, sino en cómo nos comportamos. 

miércoles, 20 de noviembre de 2013

¿Es usted un coleccionista de agravios?



Algunas personas con el correr del tiempo se convierten en unos expertos en el arte de amargarse. Algunos, inclusive, se sienten cómodos  y a gusto con el estado de amargura. Pero la amargura es una enfermedad del alma y conlleva a la infelicidad. Nos empobrece espiritualmente. De allí la exhortación de la Biblia: “Quítese de vosotros toda amargura, enojo, ira...”
          
ü  ¿Cómo podemos identificar a un coleccionista  de agravios?  
ü  ¿Se siente constantemente desairado, incomprendido o agraviado por la vida o las   personas que le rodean? 
ü  ¿Cree que la gente lo trata injustamente?  
ü  ¿Tiende a tomar las cosas por el lado trágico?
ü  ¿Tiene un estilo negativo de reaccionar ante los sucesos y circunstancias que le ocurren? ¿Tal vez fatalista?
ü  ¿Constantemente culpa a otras personas por sus  errores y fracasos?
ü  ¿Mantiene resentimiento en su corazón?

Si su respuesta es afirmativa a la mayoría de las preguntas, entonces usted es un coleccionista de agravios. Los coleccionistas de agravios no se dan cuenta que su propia actitud negativa es la que les gana la aversión y el relegamiento – falta de simpatía- de otras personas.

Para Reflexionar: Andar por la vida recogiendo y coleccionando agravios, crea un tipo de individuo difícil de sobrellevar para el resto de las personas.


Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.  

martes, 12 de noviembre de 2013

Deudas

Lectura: Proverbios 22:7

Cuando un negocio necesita hacer un préstamo para financiar su operación, ya sea para adquirir equipo y maquinaria para expandir su capacidad de producción, para aumentar sus inventarios, o planear competir en nuevos mercados, es importante discernir sabiamente sobre esta decisión y contemplar diferentes escenarios sobre los posibles impactos en la sobrevivencia del negocio. En tiempos de bonanza el servicio de la deuda puede ser honrado con cierta facilidad y puede llegar la tentación de sobre extenderse en créditos por las condiciones favorables que se le ofrecen. Pero los tiempos pueden cambiar de un momento a otro, y la situación de la economía tornarse difícil para el normal desarrollo de los negocios.  No falta recordar que las condiciones exigidas por las entidades bancarias generalmente van más allá de los intereses que se deben pagar periódicamente, sino que algunas veces va hasta pedir el respaldo personal de socios con sus respectivos patrimonios. Si el banco determina que alguna de sus cláusulas no se ha cumplido según lo estipulado en el contrato celebrado entre las partes, este podrá declarar que el préstamo debe ser declarado inexistente y por lo tanto sujeto a ser reembolsado en su totalidad. Esta situación queda reflejada en la declaración del rey Salomón en Proverbios 22:7, en el que el que presta dinero se convierte en esclavo del prestamista. No sobra hacer algunas recomendaciones para el momento de tomar la decisión de pedir dinero prestado: 1. Es absolutamente imprescindible hacerlo? 2. Qué otras fuentes de financiación aparte de las oficiales se pueden identificar? 3. Si el préstamo tomado es reclamado hoy día estaría en capacidad de honrarlo? 4. Estoy al día en el pago de mis cuentas por pagar rutinarias? Llegar a una situación de insolvencia significa que el monto total de las deudas es mayor que el monto representado por los activos. En este momento el negocio ya no le pertenece a usted sino a sus acreedores.

Para reflexionar: "Repentinamente sus deudores se levantarán airados, se volverán contra ustedes y se llevarán cuanto tienen, mientras ustedes permanecen parados temblando e indefensos."  Habacuc 2:7.

Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia. 

martes, 5 de noviembre de 2013

Existe la necesidad de renovar nuestra actitud

Lectura: Filipenses 4:8


La actitud positiva (ánimo, entusiasmo, optimismo) no es estática, es un proceso continuo  y  dinámico  de  orientación  y  focalización  hacia  el  lado  positivo  y  esperanzador de la vida. En este sentido es oportuna  la  exhortación  del apóstol Pablo a los filipenses.  Verdaderamente un buen consejo, “en esto pensad”. Concentre su atención es estos seis aspectos específicos de la vida: no en sueños fantásticos e improbables, sino en lo verdadero, real, válido; no  en  las  cosas  baratas, ligeras  y  superficiales, antes  en aquello que es honesto , es decir, digno de respeto ; no en lo malo, injusto, crítico o negativo, sino en lo justo; no en las cosas carnales, indecentes y obscenas, sino en lo puro; no en lo que incita a la discusión y la defensa a  otras  personas, sino  todo  lo contrario en aquello que es amable, agradable, atractivo y simpático; y, por último, no en cosas tales como la calumnia, el chismorreo y los desaires, sino en lo que es de buen nombre, edificante, y que hace que la gracia fluya.

Para Reflexionar: Es importante reconocer que nuestra actitud es cambiante y requiere un mantenimiento preventivo para evitar caer en actitudes negativas.     


Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela. 

martes, 29 de octubre de 2013

Favoritismo.

Lectura: II Crónicas 19

Uno de los detonantes más severos contra el buen clima de una organización es la imparcialidad de los líderes para con algunos integrantes de su equipo. En ocasiones el favoritismo entre jefe y colaborador deja pasar por alto fallas de este último que de haber sido corregidas imparcialmente no hubiesen atentado contra el buen trabajo en equipo, pues las otras personas se sentirían desanimadas al responder efectivamente con sus propios deberes. Una política común en todas las empresas modernas es la evaluación del desempeño de todos sus asociados. Este ejercicio bien ejecutado por cada uno de los líderes que tienen personas a su cargo es de suma importancia para la viabilidad de la empresa. Cuando se violan algunos de sus principios, como es el de la imparcialidad que debe imperar en la revisión de metas y objetivos de cada individuo, se cae en un estado de complacencia para con algunos, y no se mide por igual las acciones de cada integrante del equipo. Este pasaje como también en I Timoteo 5:21 hace claridad sobre este aspecto de la imparcialidad con que debemos conducir todos nuestros actos de gobierno. Con el fin de evitar la imparcialidad debemos establecer claramente desde un principio las metas y objetivos a cumplir por cada persona responsable por una determinada actividad dentro de cada proceso. Debe asegurarse que cada empleado entiende perfectamente el resultado que se espera de él y el grado de calificación que recibirá, resultado óptimo, satisfactorio o inaceptable. Con reglas claras desde un inicio el ejercicio de evaluación del desempeño fluirá sin inconvenientes. De esta manera no habrá sorpresas ni falsas expectativas durante la sesión de evaluación.

Para reflexionar: “El rey que juzga a los pobres con equidad reinará largamente” Proverbios 29:14.


Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia. 

martes, 22 de octubre de 2013

Creciendo a través del conflicto


Así como el hierro le saca filo a otro hierro, así un hombre se afina solo sacando limaduras y asperezas con otro. Bajo esta perspectiva el conflicto no es necesariamente negativo; más aún puede considerarse como una fuente de crecimiento.

No podemos evitar que surjan conflictos con otras personas. Como personas tenemos paradigmas diferentes, visiones de la vida diferentes y respuestas emocionales distintas, por lo que el conflicto es inevitable, y aún normal. Cuando hablamos de conflictos no significamos guerra entre las personas, o disputas enconadas, sino desacuerdos y discrepancias en la forma de ver las cosas. Si el conflicto se maneja adecuadamente es provechoso (conflicto funcional).

Hay personas que se obsesionan con la idea de no tener nunca conflictos, evitando a toda costa la más mínima confrontación. Esto actitud no es saludable. La ausencia de conflicto puede ser una señal de falta de comunicación franca y sincera en una relación. O tal vez una señal de que en dicha relación existen resentimientos o falta de confianza. Muchas veces el conflicto es la vía para edificar relaciones más profundas y saludables. Al mismo tiempo contribuye a la madurez  emocional de nuestro carácter, ayudándonos a desarrollar empatía, tolerancia y respeto por las opiniones de los demás. Es así como otras personas, a través de la oposición que nos hacen, del conflicto que nos imponen, incluso su actitud negativa, contribuyen a nuestra madurez de carácter.

Para Reflexionar: El conflicto no es bueno ni malo. En lo que se convierte el conflicto depende de cómo se gestione.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela. 

martes, 15 de octubre de 2013

Un Liderazgo estratégico prepara y delega.


Uno de los aspectos fundamentales de todo buen empresario es tener en consideración planes de delegación del mando en el momento de retiro de sus responsabilidades para con su empresa y sus accionistas. Este momento de gran decisión se puede realizar de una manera gradual si dentro de los planes anuales se incluye la oportunidad de otorgar cierta delegación de responsabilidades entre los líderes que mayor efectividad han demostrado durante el ejercicio de sus funciones. De esta manera gradual se expone a los candidatos para que demuestren sus capacidades frente a niveles de una mayor exigencia. Muchos hombres de empresa piensan que ellos van a estar en esa posición por siempre y que tan solo ellos son capaces de hacer las cosas como ellos las hacen. Esta manera de pensar los conduce a no planear para que otro u otros reciban las riendas de la empresa en el momento oportuno. Ya podemos imaginar el caos y la confusión que se habría presentado si David no hubiese nombrado con antelación a Salomón su hijo para llevar las riendas del reino de Israel. El pueblo se hubiese sentido sin un líder que guiase los destinos de su nación. La responsabilidad como líder le llama a escoger sabiamente a su sucesor. El legado que usted deje dependerá mayormente que tan bien haya llevado los planes para su retiro.

Para reflexionar: “El hombre propone y Dios dispone” Proverbios 19:21


Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia. 

miércoles, 9 de octubre de 2013

Enseña a otros


Lectura: 1 Tesalonicenses 5:14
 
Una de las formas más efectivas de servir a otros es contribuir con su proceso de crecimiento y aprendizaje. Al respecto comenta Ron Jenson: “Las personas se animan cuando ven crecimiento en sus vidas. Pero el crecimiento no ocurre por sí solo. Como una llama, el crecimiento es encendido y avivado por personas amorosas que nos demuestran su interés por ayudarnos a desarrollar una habilidad, a corregir una actitud, a construir un marco de referencia mental u obtener discernimiento”.

De lo que estamos hablando es de convertirnos en un habilitador, coach o asesor para otros. Creo que la mejor ayuda que podemos darle a otros, es ayudarles a que se ayuden a sí mismos. Ayudar a otros es habilitarles para desempeñarse con autonomía e independencia. Cuando habilitamos a otros los ayudamos a desarrollar responsabilidad por su propia vida, a adquirir confianza en ellos mismos.

Obviamente esta no es una tarea de un solo día. No basta con dar consejos. Necesitamos invertir tiempo en la gente. Dice Rich DeVos: ”La auténtica solidaridad logra más que proveer de un respiro momentáneo y breve. Las limosnas, cuando mucho, son soluciones temporales…pero la verdadera solidaridad es mucho más que caridad. Ayudar a la gente a corto plazo, no es suficiente. La solidaridad auténtica es ayudar a la gente a que se ayude a sí misma… y a largo plazo”.



Para Reflexionar: La mejor ayuda que podemos darle a otros es enseñarles a hacerse responsable de su vida.



Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.


martes, 1 de octubre de 2013

Más bienaventurado es dar que recibir


El dar es un acto de entrega a otro; es un acto de gracia. La gracia da con amor y liberalidad; la gracia otorga, no evalúa méritos, no condiciona. La palabra griega didomi (Strong No. 1325), traducida por dar en Hechos 20:35,  connota ofrendar, donar o conceder, libremente y sin ser forzado, algo de valor.
Damos según el fruto que producimos, y producimos de lo que somos. Un manzano produce manzanas y no naranjas u otra fruta. No puede producir un fruto diferente a su naturaleza. Jesús dijo que “por el fruto se conoce el árbol”. Dado que nuestra vida es ilustrada en forma figurativa como un árbol, necesitamos responder  la pregunta: ¿Qué clase de fruto hay en mi árbol?

La Biblia nos exhorta, con prioridad, a cultivar una actitud liberal en cuanto al dar, más que una actitud de recibir. Ahora, esta actitud no emerge en forma automática; necesita ser trabajada, y aun forzada para que crezca y se desarrolle, hasta que se haga natural, un hábito.

Recibir puede resultar más natural que dar. La vida está direccionada, por lo menos en todo el proceso de su crecimiento, por un continuo recibir. El bebé reclama con su llanto la comida y el afecto y atención de su madre. El esposo y la esposa esperan mutuamente por los elogios y las caricias hacia el otro. Todos esperamos recibir. Todos anhelamos ser reconocidos. Todos queremos ser estimados. Pero la vida también es dar.

Para reflexionar: El dar es uno de los sellos distintivos de los verdaderos líderes.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.

lunes, 23 de septiembre de 2013

8 Condiciones de Vida, Efectividad y Espiritualidad en el Liderazgo basadas en las Bienaventuranzas.

Lectura: S. Mateo 5:1-12

Jesucristo compartió con sus seguidores un mensaje conocido como el “Sermón del Monte”, una especie de compendio de enseñanzas que ha sido ampliamente admirada por personas de diversas creencias principalmente por la naturaleza y trascendencia de sus palabras; por demás dignas de reflexión para todo líder. En dicho mensaje, es posible descubrir al inicio una serie de declaraciones denominadas “Bienaventuranzas” que encapsulan y plasman ocho características esenciales para el liderazgo. Dichas características pueden verse agrupadas así: las primeras cuatro en lo relacionado con el Ser del líder o las condiciones personales pasivas del líder; y las siguientes cuatro en lo relacionado con el Hacer del líder o las condiciones activas de socialización del líder. Adaptando algunas ideas del autor J.A. Sanders, a continuación una breve descripción de dichas características:

Cualidades del Ser (Condiciones personales pasivas)
  • Insuficiencia. Bienaventurados los pobres de espíritu. Ah, la dicha de los que reconocen su bancarrota espiritual. El primer paso para el éxito consiste en reconocer que se tiene necesidades.
  • Contrición. Bienaventurados los que lloran. Ah, la dicha de los infelices! Luego de saber y reconocer el vacío, viene un sentir de inconformidad con una connotación positiva.
  • Humildad. Bienaventurados los mansos. Ah, la dicha de los humildes!. La mansedumbre no es blandura, es más bien fortaleza que ha sido canalizada apropiadamente (es decir, bien dirigida).
  • Aspiración. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia. Ah la dicha de los insatisfechos! De aquellos que anhelan genuinamente y con determinación satisfacer sus carencias y llenar sus tanques (emocionales, espirituales, relacionales).

Cualidades del Hacer (Condiciones sociales activas)
  • Compasivo. Bienaventurados los Misericordiosos. Ah, la dicha de los misericordiosos! Extender a otros empatía comprensiva en lugar de crítica merecida por algún fracaso. Liberar la culpa en otros a través de la sincera identificación y el perdón. La lástima es estéril, pero la compasión remedia a través de la acción el estrago del error y alienta al que quiere comenzar de nuevo.
  • Enfocado. Bienaventurados los Limpios de Corazón. Ah la dicha de los sinceros! Así como un lente limpio facilita la visión, la realidad interna libre de corrosión, libre de aleación, sincero y sin hipocresía) facilita ver con claridad hacia la esperanza futura.
  • Conciliatorio de Espíritu. Bienaventurados los pacificadores. Ah la dicha de los que fomentan la armonía! Los  que reconocen que la paz no es un constructo de ausencia de confrontaciones, sino de intervención activa en pro de lograr acuerdos positivos en medio de ellas. Implica construir con sacrificio propio la paz que otros no logran.
  • Inquebrantable en su lealtad – Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia- Ah, bienaventurado el que sufre por sus convicciones Espirituales- Por Cristo!  Aquellos que  cuyo sacrificio y perseverancia fluyen hasta alcanzar resultados y recompensas de gran impacto.

Para reflexionar: El ser y el hacer componen el liderar.
Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 17 de septiembre de 2013

Planes

Lectura: Lucas 14:28


Los planes son una guía que hacen posible alcanzar los objetivos en el camino hacia el logro de la visión. Sin una adecuada planeación los objetivos a alcanzar se diluyen en el tiempo, y los costos de llevar a cabo una serie de actividades dentro del plan se incrementan considerablemente haciendo más difícil su ejecución. Considerar metas específicas, medibles en el tiempo, atractivas y ambiciosas, y centradas en el cliente final quién es la razón de nuestros productos o servicios, ayudarán a disciplinarnos y a evitar que nos desviemos de los objetivos predeterminados. Dentro de las cuatro actividades claves contempladas para el buen desarrollo de un proyecto, la planeación antecede a la ejecución, a la comprobación y finalmente a los ajustes o cambios que sean indispensables para acercar el proyecto a su etapa de culminación exitosa. Las metas alcanzadas dentro de un plan bien concebido nos contagian de entusiasmo y nos brindan la esperanza para alcanzar nuevos horizontes. Los tiempos actuales en lo que la incertidumbre es una constante nos obliga a mantenernos alerta a considerar cambios e introducir nuevas maneras de pensar en la ejecución de nuestros planes. En Proverbios 18:15 dice que “el hombre inteligente está siempre atento a las nuevas ideas”. Por lo tanto debemos considerar en nuestros planes el proceso del mejoramiento continuo, siempre inquietos en búsqueda de la excelencia.

Para reflexionar: “Debemos hacer planes, confiando en que Dios nos dirija” Proverbios 16:9


Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia

lunes, 9 de septiembre de 2013

Sin esfuerzo no hay recompensa


Lectura: 2 Timoteo 2:4
   
Ningún atleta ha ganado una olimpíada haciendo lo que le era cómodo y natural. Ningún soldado ha ganado una batalla haciendo el mínimo indispensable para prepararse. Igualmente ningún campesino ha recogido una abundante cosecha haciendo lo que le era cómodo, por eso Pablo  le dijo a Timoteo que se esforzara.

Para que alguien pueda ganar una olimpíada tiene que ir en contra de su naturaleza y forzar a su cuerpo más allá de sus límites y hacer lo que no es cómodo y natural para ellos.  Tú como atleta de alto nivel no puedes decir que no puedes entrenar porque no es temporada o a tu cuerpo no le apetece entrenar hoy o estás adolorido. No, para ganar una olimpíada tienes que renunciar a tu comodidad y forzarte más allá de tus límites y aún sobreponerte al dolor.

Para consolidar una empresa exitosa, crecer en un área profesional, levantar una familia funcional y sana, alcanzar metas y sueños personales, se requiere de mucha dedicación, esfuerzo y enfoque.

Para reflexionar: Detrás de bastidores del éxito están el esfuerzo sostenido, la disciplina y la constancia. 

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.

martes, 3 de septiembre de 2013

Existe la necesidad de renovar nuestra Actitud


Lectura: Filipenses 4:8

La actitud positiva (ánimo, entusiasmo, optimismo) no es estática, es un proceso continuo y dinámico de orientación y focalización hacia el  lado positivo y esperanzador de la vida. En este sentido es oportuna la exhortación del apóstol Pablo a los filipenses. Verdaderamente un buen consejo, “en esto pensad”. Concentre su atención es estos seis aspectos específicos de la vida: no en sueños fantásticos e improbables, sino en lo verdadero, real, válido; no en las cosas baratas, ligeras  y  superficiales, antes  en aquello que es honesto , es decir, digno de respeto; no en lo malo, injusto, crítico o negativo, sino en lo justo; no en las cosas carnales, indecentes y obscenas, sino en lo puro; no en lo que incita a la discusión y la defensa a  otras  personas, sino  todo  lo contrario en aquello que es amable, agradable, atractivo y simpático; y, por último, no en cosas tales como la calumnia, el chismorreo y los desaires, sino en lo que es de buen nombre, edificante, y que hace que la gracia fluya.

Para reflexionar: Es importante reconocer que nuestra actitud es cambiante y requiere un mantenimiento preventivo para evitar caer en actitudes negativas.


Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.       

martes, 27 de agosto de 2013

También se aprende de los errores.


Reconocer que podemos errar en determinado momento no nos hace perder méritos ante nuestros colaboradores, sino que por el contrario las personas que están a nuestro alrededor reconocerán nuestro valor y darán el respectivo respeto. Sin embargo tratar de ocultar y no aceptarlos es contraproducente para la confianza que debemos inspirar en el grupo. Un enfoque cultural proactivo donde se practica el aprendizaje a partir de errores o fallas en el desarrollo de las actividades rutinarias de trabajo contribuye grandemente a evitar cometerlos nuevamente y que todos puedan aprender de estas experiencias y estén dispuestos a compartirlas, pues una falla que pase inadvertidamente puede causar grandes pérdidas en los procesos que llegan hasta las puertas de nuestros clientes. Cuando sabemos de fallas que afectan a nuestros clientes debemos ante todo presentar las disculpas que fuesen del caso, y evitar encubrirlas pues eventualmente este procedimiento solo agravará más las cosas. Paso seguido debemos preguntar a nuestro cliente de qué manera podemos enmendar la situación, ya sea por reembolso, reemplazo, o un ajuste de precio, y nunca esperar que el cliente sufra por las consecuencias que nosotros hemos originado. Recuperar la confianza de nuestros clientes es el paso obligado a seguir, informándoles sobre los cambios efectuados con el fin de evitar que esta situación se vuelva a repetir en un futuro. Cuando los gerentes reconocen sus errores y aprenden de ellos, las otras personas seguirán su ejemplo y la empresa será beneficiada por una alta moral y altos niveles de productividad.

Para reflexionar: Confiésense sus pecados unos a otros, y oren unos por otros para que sean sanados”  Santiago 5:16  


Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia. 

martes, 20 de agosto de 2013

¿Sabe usted, realmente, a dónde va su tiempo?


Saber a dónde va su tiempo implica invertirlo en prioridades, no malgastarlo enteramente en atender urgencias. No diluirlo en actividades rutinarias, que no contribuyen a la consecución de nuestras metas y sueños. Para saber a dónde se va nuestro tiempo resultar más útil una brújula que un reloj. El reloj cuenta nuestro tiempo, pero la brújula nos da sentido de dirección. El reloj nos ayuda a planificar nuestro tiempo, mientras que la brújula nos ayuda a administrarnos a nosotros mismos. Un enfoque, el del reloj, hace énfasis en las cosas y el tiempo; y el otro, el de la brújula, hace énfasis en las expectativas, en los resultados  y en la contribución.  El reloj está asociado al tiempo kronos y la brújula está asociada al tiempo kairos. El griego clásico conoce una doble terminología para señalar el tiempo. Uno es el tiempo kronos o tiempo cronológico y el otro es el tiempo kairos o tiempo de oportunidad.

Kronos indica el fluir del tiempo sobre el hombre, mientras que kairos indica una oportunidad o crisis que hay que aprovechar. El tiempo kronos es un tiempo lineal, cargado de tareas y gobernado por el reloj. El tiempo kairos es un tiempo cargado de significados, que puede ser comparado con la brújula como metáfora; un intento de rescatar el tiempo de su caducidad.

Para reflexionar: El tiempo es oro. Es la única de las posesiones personales no renovables. 


Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.

martes, 13 de agosto de 2013

Líderes que informan bien - activan el poder de Equipos Comprometidos.

Lectura: Juan 15:15

Un colaborador desinformado no puede rendir lo que de él se espera. Cuando a las personas se les involucra dándoles la información pertinente para realizar bien su trabajo, éstas responderán con sentido de pertenencia y por consiguiente estarán más comprometidas con cumplir con sus responsabilidades. Un colaborador no involucrado, es un colaborador no comprometido. La comunicación periódica en dos vías es imprescindible para lograr una mayor efectividad en la obtención de las metas y objetivos de la empresa. Cada integrante del equipo debe conocer cómo cada esfuerzo individual contribuye a la visión de su organización. Diariamente debe hacerse una revisión de aquellos aspectos relevantes que deben ser abordados y así generar un flujo constante de comunicación entre cada líder y su equipo de trabajo. El ejemplo nos lo da Jesús en este pasaje sobre el tipo de comunicación que debe existir entre las personas encargadas de llevar a cabo la misión que se les ha encomendado. Modelar una actitud positiva hacia sus colaboradores en la que ellos se sientan involucrados y apreciados puede hacer una gran diferencia en el ejercicio diario de sus funciones. Empleados comprometidos elaboran productos y servicios de mejor calidad que impactan positivamente a más clientes satisfechos y estos a su vez generan el crecimiento de la empresa.  

Para reflexionar: “Sin dirigentes sabios, la nación está en problemas; pero con buenos consejeros hay seguridad” Proverbios 11:14


Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia. 

martes, 6 de agosto de 2013

Líderes Pendientes de sus Seguidores.

Lucas 7:1-10

“El que tiene tienda, que la atienda”; es un dicho cotidiano latinoamericano que nos acerca a la idea de que el líder ha de estar pendiente del buen funcionamiento de cualquier iniciativa empresarial o profesional bajo su responsabilidad. Sin embargo, parte de ese esfuerzo implica estar pendiente de como están los empleados. El sabio rey Salomón recomendó en referencia a esto, “Sé diligente en conocer el estado de tus ovejas, Y mira con cuidado por tus rebaños” (Proverbios 27:23). Poniendo así una alta expectativa en el enfoque, el esfuerzo y la intensión de asegurar un óptimo estado de aquello que hace posible el éxito de cualquier empresa. El relato de Lucas 7, (especialmente los versos 2 y 3) muestra como un centurión abogó por la salud de uno de sus siervos; y permite extraer algunos aprendizajes sobre un líder que está pendiente de sus seguidores o colaboradores:

1)   Se resalta el aprecio del centurión, no la eficacia del siervo. Aunque no hay evidencia de por qué lo quería mucho; lo cierto es que lo quería mucho. En el verso 2 se evidencia al decir, “Y el siervo de un centurión, a quien este quería mucho, estaba enfermo y a punto de morir” Es posible que haya sido un buen siervo, pero el relato no lo especifica. La expresión de aprecio se evidencio, y tomo forma de acción; sin depender de si el siervo hubiese o no podido ganarse o pagar de vuelta tal esfuerzo de parte de su superior.

2)   El centurión hizo algo por su siervo enfermo. Los líderes son buenos en movilizar personas y recursos alrededor de iniciativas de trasformación; pero un líder que aprecia genuinamente a sus siervos, lograra la movilización en pro del bienestar de sus seguidores y sus cercanos. La detección de las necesidades de los seguidores es parte del rol del líder, pero realmente este experimenta plenitud luego de que su persistente iniciativa haya llegado a satisfacerlas.

3)   El centurión busco a Jesús. A los hombres de poder les cuesta pedir ayuda, han trabajado tan duro en posicionarse como líderes que ven como signo de debilidad confiar en un “ser superior”. El centurión en su humildad, pidió que buscaran a Jesús, quien luego de venir, sano al siervo enfermo Un líder que quiere genuinamente a sus siervos, reconoce que no es “omnipotente” y busca a Jesús para intervenir sobrenaturalmente e impactar positivamente la vida de sus siervos (colaboradores), y por consiguiente a su organización.

Reflexión: El aprecio de los líderes por sus colaboradores moviliza, especialmente a buscar a Jesús.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 30 de julio de 2013

Dios demanda que seamos personas esforzadas





En este pasaje Jesús maldijo una higuera porque no tenía higos, a pesar de que se suponía que no debía tener higos, porque como lo dice el pasaje “... pues no era temporada de higos”. No se espera fruto de un árbol fuera de su temporada de cosecha, pero Jesús de todas maneras se molestó con este árbol ¿Acaso Jesús ignoraba que no era temporada de higos, y por esto fue injusto? En todo caso no se necesitaba ser Dios para saber que no era temporada de higos. Eso lo podía conocer cualquier ciudadano observador. Lo que él quería transmitirles a sus discípulos, es que Dios no espera de nosotros solamente lo que sale de manera natural, lo que nos es cómodo. La expectativa de Dios es que hagamos mucho más de lo que nos sale natural y cómodo. El éxito requiere que salgamos de nuestra zona de confort. Es fácil ser buen empresario cuando la economía está en auge o el entorno es favorable. Pero lo que nos sale de manera cómoda es mediocridad – es promedio – y lo último que Dios quiere es que nosotros seamos personas promedio. 

Para reflexionar: El esfuerzo es el factor común a cualquier capacidad y habilidad que lleve al éxito.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.

miércoles, 24 de julio de 2013

Humildad requisito imprescindible

Lectura: I Pedro 5:5

Uno de los atributos de un líder auténtico es la humildad, característica que no se encuentra entre los dirigentes que son orgullosos. La humildad está mal entendida en nuestro medio, pues se le ha tomado peyorativamente. La humildad bien entendida, es aquella cualidad del ser humano que lo lleva a entender cuáles son sus fortalezas y cuáles sus debilidades. La humildad así entendida, no es pensar menos de uno mismo, sino es pensar menos en sí mismo y estar dispuestos a destacar lo que hacen los otros integrantes del equipo. De otra parte, el orgullo interrumpe la sana comunicación entre las personas comprometidas con una visión común. Crea barreras de separación entre personas pertenecientes a un mismo cuerpo, ya sea la empresa, la familia, la comunidad en general. El líder orgulloso de sí mismo piensa  básicamente en su fama, poder, posición, vanagloria, y no piensa en los demás. En un estudio de investigación llevado a cabo por Jim Collins y que dio origen a su libro “Empresas que sobresalen” destaca dos características del líder auténtico, humildad y firme voluntad, cualidades que no encontraron en aquellas personas que estuvieron en algún momento de sus vidas al comando de empresas que no perduraron o se sostuvieron en el tiempo. La humildad aunada a otras cualidades forma parte del carácter de la persona. De ahí la importancia de seleccionar a los miembros de nuestro equipo siguiendo el criterio de un firme y sano carácter como premisa para conformar un equipo altamente competitivo.


Para reflexionar: “Trabaja con armonía. No te afanes por conquistar sólo el favor de los importantes; alégrate en la compañía de la gente común. ¡Y no te hagas el que lo sabe todo!” Romanos 12:16


Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia.