martes, 5 de febrero de 2013

Toma tiempo para lo bueno


Lectura: Hebreos 4

Vivimos en el mundo de los viajes en avión, de súper-autopistas, el uso de los satélites, los teléfonos celulares, las computadoras portátiles, el fax, las fotocopiadoras, el internet, con su chat y correo electrónico, las impresoras láser, las cámaras digitales, etc. Podemos contar con innumerables servicios Express como la comida, fotografías y mucho más en unos cuantos minutos. ¿Acaso no son fantásticos los electrónicos que nos ayudan ahorrar tiempo y a hacer nuestra vida más fructífera y a la vez más calmada, más relajada, sin sombra de estrés, verdad? Pues no; no es así. El latino trabaja, hoy en día, un par de horas diarias más que en el pasado. Y ¿qué hay de los cristianos? ¿Estamos viviendo el reposo del que nos habla la palabra? Alguien escribió.
• Toma tiempo para trabajar, porque es el precio del éxito.
• Toma tiempo para pensar, porque esa es la fuente de la creatividad.
• Toma tiempo para jugar, porque es el secreto de la eterna juventud.
• Toma tiempo para la amistad, porque ese es un camino a la felicidad.
• Toma tiempo para soñar, porque fuiste creado para ser libre.
• Toma tiempo para amar y ser amado, porque ese es el privilegio de la gente redimida.
• Toma tiempo para mirar a tu alrededor, porque el día es muy corto para ser    egoísta.
• Toma tiempo para reír, porque la risa es la música del alma.
• Toma tiempo para Dios, porque es el único valor perdurable de tu vida.

Para reflexionar: El tiempo que a Dios damos es semilla que dará como fruto reposo.

Edgar Medina, México DF, México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario