martes, 2 de abril de 2013

Columnas Espirituales (Basa, fuste, y capitel)


Lectura: Filipenses 4:1-8
Mi suegro es un muy destacado ingeniero civil, a él y a varios de sus hijos, incluida mi hermosa esposa Yessi, les encanta la construcción y los bienes y raíces. Yo en cambio, con dificultades logró abrir la puerta de mi casa y cruzar por ella, mucho menos pudiera pensar en construir una. Sin embargo, hace días, el verso ocho del capítulo cuarto de la carta que Pablo escribe a los Filipenses me hizo abrazar —al menos un poco—, la afición por la construcción que tiene mi familia política. Pues hallé aquí siete principios que se erigen como columnas de la mentalidad que Dios desea encontrar en nosotros. Estudié que las columnas están compuestas por tres elementos esenciales: La basa, el fuste, y el capitel. Muchos de nuestros pensamientos son sencillamente incapaces de soportar las cargas del llamado que de Dios hemos recibido por no estar éstos —como lo hace el fuste—, firmemente apoyados en la basa que representa: Quién es Dios y cuál es su naturaleza. Probablemente no ignoramos de su poder, pero seguimos recurriendo a apoyos falsos e inestables. Nuestra conducta externa, tal como lo hace el capitel en la parte más alta de la columna, conecta nuestros pensamientos y convicciones con la carga del ministerio, vocación y profesión.

Para reflexionar: Naciste para tener un pensamiento firmemente fundado en Dios, sólo así tu conducta será fiel soporte a tu llamado.

Edgar Medina, México DF, México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario