martes, 28 de mayo de 2013

Tiempo y Perseverancia aliados de la Preparación

Lectura: Esdras 7:6


La preparación es parte importante de todo proyecto de vida que busque trascender los límites terrenales. En estos tiempos turbulentos enmarcados por crisis de toda índole, esforzarse en la preparación personal para crecer en cada una de las cinco dimensiones del ser humano, a saber, la intelectual, relacional, física, económica y la espiritual, le ayudará a adquirir la disciplina necesaria para trasladarla a los ámbitos tanto familiar como empresarial.  Si usted entra a ser parte de una empresa deberá esforzarse en aprovechar al máximo el tiempo de inducción y de entrenamiento que la empresa ha diseñado para que pueda cumplir con sus deberes y obligaciones. Durante este tiempo haga suficientes preguntas y aprópiese del conocimiento adquirido para dominar el puesto asignado a usted. En todo momento dé lo mejor de sí mismo, como dice la palabra haciendo todo como si fuera para el Señor (Col 3:23). Aproveche todo intercambio con colegas y superiores que le ayude a discernir aquello que pueda ser beneficioso para sus futuros desafíos. Además de las oportunidades que le brinda su empresa en materia de capacitación, aproveche el tiempo para ampliar la base de su conocimiento en variados aspectos que le servirán en su proyecto de vida en el campo laboral. La lectura de publicaciones sobre negocios ya sea a través de libros, revistas y el Internet le podrán ampliar su perspectiva. La preparación exige perseverancia y no debe dejarse por excusas o distracciones que lo alejen de esta actividad tan importante para su crecimiento como persona y parte de la estructura empresarial. La recompensa se verá reflejada en su momento a través de una promoción o de una satisfacción del deber cumplido.

Para reflexionar: “Necio es quien confía en sí mismo! Pero los que aplican la sabiduría de Dios están a salvo” Proverbios 28:26     

Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia. 

martes, 21 de mayo de 2013

La actitud: una postura ante la vida.


            

Las actitudes son más importantes que los hechos”, decía el Dr. Karl Menniger. También, William James acotaba: “El gran descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden alterar sus vidas al modificar las actitudes de su mente”.

La actitud positiva permite adaptarnos exitosamente al entorno, por muy cambiante y adverso que resulte. Esto lo podemos ver ejemplificado en la vida de San Pablo. El apóstol había desarrollado la habilidad de ajustar su actitud a la medida de la situación que le tocaba vivir. Ahora el aprender esta conducta no le vino automáticamente. Pablo aprendió a focalizarse en el lado optimista y esperanzador de la vida y  a  ver las circunstancias adversas no como problemas, sino como oportunidades de aprendizaje y de madurar y crecer en carácter. No se trata de un simple estado de conformismo, sino de adaptación y flexibilidad al entorno y circunstancias que le toque vivir, manteniendo un estado de contentamiento – alegría y optimismo, independientemente de las circunstancias - favorables o desfavorables. 
   
Tener una correcta actitud positiva no hace desaparecer los problemas, pero si nos coloca en el mejor estado mental para enfrentar las dificultades y desafíos de la vida.

Para reflexionar: “La actitud adecuada permite que nuestra respuesta este al nivel del desafío que nos toca enfrentar” S. Covey.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Confiabilidad en la Comunicación.



Lectura: Efesios 4:29-32

Es oportuno seguir algunas pautas para estar seguro de que nuestra comunicación sea sazonada de gracia a todos los que nos escuchan. Ante todo, hablar rectamente, diciendo la verdad para establecer nuestra credibilidad y transmitir a los miembros del equipo la confianza que permita que el proceso de comunicación sea lo más expedito posible. Que nuestras palabras sirvan para edificar en lugar de atacar y juzgar a los demás, procurando que cada palabra que sale de nuestra boca sea honesta, que estimule y sea un aporte para motivar a los miembros del equipo. Para lograr una comunicación más efectiva en nuestras relaciones personales es importante adquirir la habilidad de poder identificarnos con las otras personas con el fin de aumentar nuestra influencia sobre ellas. Hablar en términos iguales, siempre de ir al grano evitando dar rodeos, haciendo simple la parte más difícil de nuestra conversación, y ser coherentes en lo que pensamos, decimos y actuamos. Hay cuatro comportamientos que aunados al hablar honestamente producen un efecto multiplicador en nuestra credibilidad al comunicarnos con otras personas; esta son, demostrar respeto hacia nuestro interlocutor, transparencia en nuestras acciones, admitir nuestros errores oportunamente y ser leal, otorgando los créditos a quienes les corresponden.

Para reflexionar: “Nunca dejes de ser veraz y bondadoso. Aférrate a estas virtudes. Escríbelas en lo profundo de tu corazón” Proverbios 3:3

Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia.

viernes, 10 de mayo de 2013

¿Amas el Viernes más que el Lunes?


Lectura: Colosenses 3:23.


Dos títulos de libros cautivantes son “Ateo del Lunes por la Mañana” (Monday Morning Atheist) de Doug Spada y “Amando el Lunes” (Loving Monday) de John D. Beckett. Ambos dedicados a aquellos que viven en la división de lo secular y lo espiritual, de lo sagrado y lo divino, de lo concerniente a Dios y lo concerniente al sistema de valores reinante en el mercado. Ambos libros traen una nueva perspectiva para los que piensan o viven inconscientemente así: “El domingo, Dios y los asuntos espirituales; desde el lunes en adelante, mis negocios y yo en el sistema del mundo”. Hay muchos que ponen a Dios el domingo en el centro de su vida, pero la actividad del resto de la semana la llevan a cabo según su propia sabiduría (sin considerar, consultar o incorporar voluntariamente a Dios). Son básicamente fieles creyentes el domingo, pero ateos desde el lunes hasta el próximo fin de semana. La espiritualidad del domingo parece apagarse con el despertador del lunes por la mañana. Esta concepción dicotómica no es el diseño divino destinado para el ser humano, sino más bien el diseño originario implica integralidad y coherencia. Lastimosamente muchos yacen en la intensión de aplicar lo espiritual en sus  difíciles decisiones de negocios y profesionales diarias, pero sin saber cómo hacerlo. El primer paso consiste en reconocer que el diseño divino nunca tuvo esa intensión. La Epistola a los Colosenses 3:23 refiere a que si es posible hacer todo para agradar a Dios, y eso incluye nuestro trabajo. Según Os Hillman la palabra "Trabajo”, en sus distintas formas es mencionada más de 800 veces en la Biblia, lo cual representa más que todas las palabras usadas para expresar adoración, música, alabanza y cantos combinadas. Dios creo el trabajo y Él es de hecho trabajador (Juan 5:17). El mismo autor Hillman amplia al respecto al comentar que: “Es interesante considerar que de las 132 apariciones de Jesús en el Nuevo Testamento, 122 ocurrieron en el medio ambiente laboral o de negocios. De las 52 parábolas que Jesús compartió, 45 tenían un contexto laboral. De los 40 milagros registrados en el libro de los Hechos de los Apóstoles, 39 ocurrieron en el mercado. Jesús pasó su vida adulta hasta los 30 años como un carpintero hasta que inicio su ministerio en pleno mercado o mundo laboral. Y, del 54% de las enseñanzas de Jesús surgieron de asuntos evocados por otros en la esfera de la experiencia cotidiana de vida.” Todo esto apunta a que si es posible vivir de forma integrada y coherente los siete días de la semana, y que el lunes puede ser tan emocionante como el viernes ya que puede convertirse en nuestra oportunidad de poner en práctica las convicciones de fe, no de ocultarlas.

Reflexión: El Lunes es tu día de acción espiritual, no de desconexión espiritual.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.