martes, 4 de junio de 2013

Aprendiendo a gerenciar al estilo de Dios.


    
El estilo de gerenciar Dios nuestras vidas nos señala un modelo a imitar. El propietario rico, quien simboliza a Dios, encomendó sus negocios a algunos de sus siervos, con la instrucción de que negociaran mientras él estaba ausente.
En esta parábola hay valiosos principios de gerencia:
a) El empresario conocía muy bien a sus siervos. Sabía cuáles eran las habilidades, talentos y conocimientos. Pudo discriminar el grado de capacidad de cada uno de ellos.
b) Utilizó como criterio para asignar las responsabilidades, los talentos y habilidades de cada uno.
c) Les fijó objetivos claros, pero amplios al mismo tiempo. La instrucción dada fue:”Negociad entre tanto que vengo”, lo cual implica un proceso de rendición de cuenta de cada siervo, una vez que  el propietario regresase.  
d) Los acontecimientos posteriores muestran que este empresario utilizaba los resultados como parámetro para medir y recompensar  el desempeño de sus siervos o trabajadores (meritocracia).
e) Como buen empresario estaba dispuesto a correr riesgos para ganar, pero era prudente al diversificar el riesgo, distribuyendo sus bienes entre varios de sus siervos. 

Para reflexionar: Dios te usa a la medida de lo que tú eres, y con lo que el te ha capacitado.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.


No hay comentarios:

Publicar un comentario