martes, 11 de junio de 2013

Buscando un buen equilibrio

Lectura: Hebreos 12:1

Mantener foco en los planes de largo plazo sin perder de vista las exigencias del corto y mediano plazo hace una gran diferencia cuando se trata de lograr buenos resultados en el transcurso de los años de vigencia de un negocio. El cumplimiento de las metas del día a día son el combustible que impulsa a todo el equipo de trabajo para estar centrado en el curso previamente establecido del largo plazo. Existen varios factores que atentan contra el curso normal de las actividades de un negocio. Uno de ellos es la fatiga por el arduo y continuo trabajo que demanda el mercado. Tal como lo describe el pasaje, el corredor de maratón debe mantener un paso firme y sostenido para no desfallecer en su intento de lograr alcanzar la meta, y no perder el foco en ningún momento del trayecto a recorrer. El gerente efectivo debe mantener un sano equilibrio entre actividades de trabajo y actividades que le brinden descanso apropiado por fuera del trabajo, y poder sostener el paso firme sin que su efectividad se vea afectada por la fatiga y el cansancio. Administrar bien el tiempo es clave para mantener ese sano equilibrio, otorgando a las prioridades la mayor importancia, para ir disminuyendo cada vez las demandas urgentes que suelen robar el tiempo disponible para llevar a cabo las que son importantes. Programar semanalmente un tiempo con el Señor, el cónyuge, los hijos y las actividades recreacionales. En el trabajo planear y cumplir con sus fechas de compromisos, para anticiparse a toda situación que pueda presentarse intempestivamente.

Para reflexionar: ”Antes de decidirse, fíjense bien en el precio que tendrán que pagar. A nadie se le ocurriría meterse a construir sin calcular primero lo que le va a costar y ver si tiene suficiente dinero” Lucas 14:28   

Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia.





No hay comentarios:

Publicar un comentario