miércoles, 24 de julio de 2013

Humildad requisito imprescindible

Lectura: I Pedro 5:5

Uno de los atributos de un líder auténtico es la humildad, característica que no se encuentra entre los dirigentes que son orgullosos. La humildad está mal entendida en nuestro medio, pues se le ha tomado peyorativamente. La humildad bien entendida, es aquella cualidad del ser humano que lo lleva a entender cuáles son sus fortalezas y cuáles sus debilidades. La humildad así entendida, no es pensar menos de uno mismo, sino es pensar menos en sí mismo y estar dispuestos a destacar lo que hacen los otros integrantes del equipo. De otra parte, el orgullo interrumpe la sana comunicación entre las personas comprometidas con una visión común. Crea barreras de separación entre personas pertenecientes a un mismo cuerpo, ya sea la empresa, la familia, la comunidad en general. El líder orgulloso de sí mismo piensa  básicamente en su fama, poder, posición, vanagloria, y no piensa en los demás. En un estudio de investigación llevado a cabo por Jim Collins y que dio origen a su libro “Empresas que sobresalen” destaca dos características del líder auténtico, humildad y firme voluntad, cualidades que no encontraron en aquellas personas que estuvieron en algún momento de sus vidas al comando de empresas que no perduraron o se sostuvieron en el tiempo. La humildad aunada a otras cualidades forma parte del carácter de la persona. De ahí la importancia de seleccionar a los miembros de nuestro equipo siguiendo el criterio de un firme y sano carácter como premisa para conformar un equipo altamente competitivo.


Para reflexionar: “Trabaja con armonía. No te afanes por conquistar sólo el favor de los importantes; alégrate en la compañía de la gente común. ¡Y no te hagas el que lo sabe todo!” Romanos 12:16


Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario