martes, 15 de octubre de 2013

Un Liderazgo estratégico prepara y delega.


Uno de los aspectos fundamentales de todo buen empresario es tener en consideración planes de delegación del mando en el momento de retiro de sus responsabilidades para con su empresa y sus accionistas. Este momento de gran decisión se puede realizar de una manera gradual si dentro de los planes anuales se incluye la oportunidad de otorgar cierta delegación de responsabilidades entre los líderes que mayor efectividad han demostrado durante el ejercicio de sus funciones. De esta manera gradual se expone a los candidatos para que demuestren sus capacidades frente a niveles de una mayor exigencia. Muchos hombres de empresa piensan que ellos van a estar en esa posición por siempre y que tan solo ellos son capaces de hacer las cosas como ellos las hacen. Esta manera de pensar los conduce a no planear para que otro u otros reciban las riendas de la empresa en el momento oportuno. Ya podemos imaginar el caos y la confusión que se habría presentado si David no hubiese nombrado con antelación a Salomón su hijo para llevar las riendas del reino de Israel. El pueblo se hubiese sentido sin un líder que guiase los destinos de su nación. La responsabilidad como líder le llama a escoger sabiamente a su sucesor. El legado que usted deje dependerá mayormente que tan bien haya llevado los planes para su retiro.

Para reflexionar: “El hombre propone y Dios dispone” Proverbios 19:21


Antonio San Clemente. Bogotá, Colombia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario