martes, 5 de noviembre de 2013

Existe la necesidad de renovar nuestra actitud

Lectura: Filipenses 4:8


La actitud positiva (ánimo, entusiasmo, optimismo) no es estática, es un proceso continuo  y  dinámico  de  orientación  y  focalización  hacia  el  lado  positivo  y  esperanzador de la vida. En este sentido es oportuna  la  exhortación  del apóstol Pablo a los filipenses.  Verdaderamente un buen consejo, “en esto pensad”. Concentre su atención es estos seis aspectos específicos de la vida: no en sueños fantásticos e improbables, sino en lo verdadero, real, válido; no  en  las  cosas  baratas, ligeras  y  superficiales, antes  en aquello que es honesto , es decir, digno de respeto ; no en lo malo, injusto, crítico o negativo, sino en lo justo; no en las cosas carnales, indecentes y obscenas, sino en lo puro; no en lo que incita a la discusión y la defensa a  otras  personas, sino  todo  lo contrario en aquello que es amable, agradable, atractivo y simpático; y, por último, no en cosas tales como la calumnia, el chismorreo y los desaires, sino en lo que es de buen nombre, edificante, y que hace que la gracia fluya.

Para Reflexionar: Es importante reconocer que nuestra actitud es cambiante y requiere un mantenimiento preventivo para evitar caer en actitudes negativas.     


Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario