martes, 18 de febrero de 2014

Ser fiel en producir resultados



En el medio religioso, generalmente, se define fidelidad en términos de creencia. Se piensa que al mantener las creencias ortodoxas se es fiel. Pero las palabras de Jesús significaban mucho más que adherencia a las creencias.  El definió la fidelidad en términos de comportamientos y actos de obediencia, es decir, estar dispuestos a realizar sin dilación el trabajo encomendado y aprovechar las oportunidades.      

Dios brinda oportunidades para que sus hijos generen resultados. Una empresa comercial existe para producir ganancias. Una institución filantrópica funciona con la mira de ayudar efectivamente a otras personas. Una iglesia encuentra su razón de ser cuando gana almas para Dios. El fruto es la recompensa del trabajo productivo. Bajo la perspectiva bíblica las oportunidades se nos brindan para generar fruto (resultados) y para probar nuestra fidelidad al generar frutos.

El ejemplo más claro de esta verdad es la parábola de los talentos de Mateo 25:14-30. Los dos hombres que duplicaron  los talentos que su amo les había dado fueron llamados “siervos buenos y files”. Ellos probaron su fidelidad corriendo riesgos que produjeron frutos.  El siervo pasivo y temeroso que no hizo nada con el talento que le habían dado,  no produjo ningún resultado para su señor.  A él se le llama “siervo malo y negligente”. El propósito de Dios al mostrar esta historia es claro: Dios espera ver resultados.

Para reflexionar: Nuestra fidelidad se muestra por nuestros resultados.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.       

No hay comentarios:

Publicar un comentario