lunes, 28 de abril de 2014

La ley del mínimo esfuerzo.


Esto es: trata de esforzarte lo menos posible, pero al mismo tiempo trata de cobrar lo más posible. Lo vemos en muchas personas, empresas y escuelas que prometen aprender sin esfuerzo, sin tareas en casa. Sepa bien esto, estas promesas son falsas, el único camino para logar metas es el trabajo y la disciplina, observe Proverbios 22:29 dice: ¿Has visto hombre solícito en su trabajo? Delante de los reyes estará; No estará delante de los de baja condición.

Observe que en la parábola de los talentos los que recibieron 5 y 2 talentos negociaron con ellos, la palabra negociar es negación al ocio, en otras palabras son personas que saben manejar los recursos que tienen, no están esperanzados a recibir más recursos, con lo que tienen trabajan, esto implica trabajar aun cuando no tenga ganas o ánimo para hacerlo, esta parábola nos enseña que Dios da conforme a la capacidad de cada quien, en primer lugar para no dejarse dominar por la pereza y el desanimo, y en segundo lugar para no dejarse dominar por el éxito en los negocios. Otro punto de interés es que el hombre que recibió 1 talento tuvo miedo, es ese miedo que paraliza, miedo a perder, miedo al fracaso, miedo a equivocarse. Cuántas veces hemos caído en la misma situación. 

Para Reflexionar: Seguro tienes por lo menos un talento; ¡ponlo a trabajar! Dios es multiplicador de esfuerzos.


José C. Castillo Valdez. Monterrey- México

No hay comentarios:

Publicar un comentario