lunes, 7 de abril de 2014

Lo que la Gente quiere de un Líder

Lectura: Juan 6:68-69.  

Estudios serios han mostrado que la gente espera y desea de sus líderes cuatro características primordiales (Honestos 88%, Progresistas 78%, Inspiradores 68% Competentes 63%). Cuando una persona se revela genuina y deseosa del bien de sus semejantes, estos tienden a reconocerle como Líder. No se necesita tener un cargo o jerarquía para liderar. Jesús estaba preparado para la decepción de tener discípulos que por una u otra razón lo abandonarían como lo muestra el pasaje. Esta certeza de ser un líder verdadero le permitió retar a sus discípulos a decidir si querían marchar también. 

Pero Pedro, tal vez el más impulsivo pero también el más directo de sus discípulos se cuestiona a sí mismo y a sus compañeros al responder: ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Esta afirmación es un reconocimiento del liderazgo de Jesús y también del poder de su propio testimonio. ¿A quién irían después de conocer a Jesús? ¿Quién podría compararse con Él? ¿A quién imitar y seguir si no era El? Luego reconoce lo que Jesús tiene: ¡Palabras de Vida Eterna! ¿En que otro líder en toda la historia en el mundo podemos reconocer tal nivel? 

Jesús era honesto, transparente, sin doblez aun para decir las cosas más duras. Era Un innovador y progresista sin par. El reestablece el significado de la palabra de Dios, la profundiza, la depura. Inspiró a muchos a través de su amor, su ejemplo, su obediencia y su sacrificio. Y sabía como nadie comunicar las ideas y conceptos del reino a los más humildes y menos entendidos. Un líder como cualquiera de nosotros desearía seguir e imitar. Por ello nuestro modelo de liderazgo perfecto es El. ¿Es Jesús el modelo que estas imitando?

Para reflexionar: Un verdadero líder no “pretende ser” frente a sus discípulos. El verdadero líder trata genuinamente de vivir la vida del modelo perfecto: Jesús.

Hebert Reyes Bogotá-Colombia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario