martes, 1 de abril de 2014

Sabiduría para los desafíos de la vida


El libro de proverbios tiene un tema central: la sabiduría. En el antiguo mundo hebreo la sabiduría no era un mero conocimiento acumulado, sino la aptitud para vivir de manera correcta; sujetos al plan del Creador.

No me extraña toparme con muchos que se jactan de ‘sabios’, creyendo saberlo todo, yo mismo anduve ese camino más de una vez; pero, me maravilla encontrarme con quienes no han perdido la capacidad de admirar la belleza a pesar de las tormentas de la vida, de reconocer las necesidades de otros, de agradecer con humildad lo que muchos toman por irrelevante, de aprender por igual de los cultivados como de los niños, de abrazar la fe de que hay un solo Dios y vale la pena vivir para él.

No hay manera de sacar provecho de nuestros errores pasados, a menos de que caminemos sabiamente el día de hoy, tampoco hay un antídoto que nos evite fuertes desafíos en el futuro, pero el caminar sabiamente hoy nos capacitará para afrontarlos con destreza.

La sabiduría divina apela a lo más elemental de la vida: Resolver conflictos de manera correcta. Si hablamos de relaciones rotas, sea en la familia, en la iglesia o en la empresa, estamos realmente hablando de problemas que no se resolvieron al echar mano de la sabiduría de Dios. La buena noticia es que esa sabiduría sigue tan disponible como siempre.

Para reflexionar: Los desafíos de la vida son el espejo que refleja la imagen de nuestro carácter.

Edgar Medina, Monterrey, México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario