martes, 24 de junio de 2014

¡Ideas que dan dinero!


Hay quien piensa que los negocios exitosos comienzan por tener ideas brillantes que dan grandes ganancias, pasan largos periodos de tiempo tratando de ver quien tiene buenas ideas, tratando de descubrir el hilo negro de los negocios.

Debemos reconocer que si bien es cierto que es necesario sentarnos y desarrollar un plan de acción y seguirlo, siempre habrá acontecimientos inesperados que harán que el negocio prospere o sea frenado, estos acontecimientos se le llama los imponderables, pues aparecen sin previo aviso y por lo tanto no se pueden medir, el Único que tiene control de ellos es Dios y nadie más. Por esta razón puedes tener una excelente idea y no prosperar en tus negocios o caso contrario pésimas ideas y tener éxito, ¿entonces dónde esta el secreto del éxito para los negocios? Pues le diré que no existe secreto alguno y por supuesto no hay receta o formula de éxito, lo que si le puedo asegurar es: que hay principios bíblicos que se deben respetar para que Dios respalde mi trabajo e inversión.

El primero de estos fundamentos es que siempre debemos tener presente que es Dios quien me da la capacidad para generar dinero, no es mi sagacidad, inteligencia, elocuencia, o mi idea lo que genero esta generando riquezas en la empresa, es más bien el cumplimiento de Su promesa divina.

Para Reflexionar: Nunca te subas al pedestal de las riquezas sin considerar al Único que la puede sostener, pues si no lo consideras empezará tu caída.


José C. Castillo Valdez. Monterrey- México

martes, 17 de junio de 2014

Sea como la hormiga

Lectura: Proverbios 6:6-8             
Dios puso sabiduría en la naturaleza. Si reflexionamos sobre ella aprenderemos mucho. La hormiga es un elocuente ejemplo. “Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y se sabio”. Las hormigas son insectos infatigables, creados para el trabajo. Diríamos que tienen una actitud correcta hacia el trabajo. Pero hay personas que son perezosas, no les gusta vestir el uniforme del esfuerzo y el trabajo.  No han desarrollado el hábito de trabajar arduamente. Pero la laboriosidad es un hábito que se puede aprender con disciplina. Lo que se requiere es desarrollar una actitud adecuada hacia el trabajo. Mi madre, quien era una incansable trabajadora, acostumbraba a decir: “Contra pereza, diligencia”. Lo que ella expresaba con esa frase, era que no se iba a permitir holgazanear cuando había cosas por hacer. 

La expresión ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y se sabio”, es un llamado a actuar con disciplina.  La palabra disciplina deriva de la palabra griega gymnatsu, que se parece a la palabra gimnasia, que tiene que ver con ejercitarse. Ser pronto en la acción requiere disciplina. La disciplina nos ayuda a establecer patrones y normas para la vida. Una vida de disciplina es indispensable para desarrollar  hábitos de efectividad en el trabajo y en la vida en general, y para asignar prioridad a lo importante. Richard Séller Taylor dice: “La habilidad de regular la conducta mediante principios  y buen juicio, en vez de la impulsividad, los deseo, las presiones o las costumbres sociales”.


Para Reflexionar: El trabajo arduo siempre produce recompensas.

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela. 

martes, 10 de junio de 2014

Oportunidades de Inversión




En las escuelas de negocios se nos enseña a detectar oportunidades de inversión, para esto se realiza un estudio del mercado, el entorno político, social, etc. También se observan los riesgos en la inversión y se miden, una vez que se tiene todo esto, se procede a invertir con mucha cautela según lo dictan las reglas de inversión.

En el pasaje anterior podemos observar que Jeremías fue guiado por Dios a comprar una propiedad, en palabras actuales le invito a incorporarse al negocio inmobiliario, lo interesante es que Jeremías estaba en la cárcel según el capítulo 32:2, por si fuera poco la ciudad donde se encontraba la casa que debía comprar estaba a punto de ser invadida, observe el capitulo 32:25, todo parece indicar que era una locura invertir en bien y raíces, pues si hiciéramos un estudio de mercado, de oportunidades y riesgos, hubiéramos reaccionado como lo hizo Jeremías en este versículo, ¡Cómo voy a invertir en esto, lo más seguro es que nos vaya mal! A lo que la respuesta divina dice en el versículo 27: Yo soy el Señor, Dios de todos los pueblos del mundo. ¿Hay algo demasiado difícil para mí?

No quiero decir con esto que se realicen inversiones de locura, creo que la preparación académica en los negocios es buena, pero el principio bíblico esta por encima de todo, por oscuro que este el panorama ten confianza en Dios, pues solo él hace caminos por donde aparentemente no hay.

Para Reflexionar: Siempre la estrategia correcta la tendrá Dios.

José C. Castillo Valdez. Monterrey- México

martes, 3 de junio de 2014

¡Bien Filoso!


Es sorprenderte ver como hay muchos profesionales que no reúnen el perfil que la industria requiere para cubrir los diferentes perfiles de puestos requeridos. Es necesario pasar largos periodos de tiempo en entrenamiento para poder después empezar a cubrir esos puestos.

En cierta ocasión mi jefe en la oficina me comunico que debería presentarme en la sala juntas, pues tendíamos una reunión de trabajo en lo referente a logística, inmediatamente pensé, esa no es mi área debe haber un error, al final de la reunión se acerco mi jefe con esta pregunta, ¿qué entendió? Mi respuesta fue: no entendí absolutamente nada. Bien eso es lo que quería escuchar, enseguida me dijo, debes prepárate en esta área de tu vida profesional para seguir creciendo en la empresa, debes saber finanzas e inventarios, no solamente aspectos técnicos del negocio, por lo que debes asistir a una escuela que te capacite en esto, gracias a Dios esta empresa me apoyo en esta capacitación.

Por otro lado he observado a profesionales que no se han actualizado en los avances de sus diferentes disciplinas profesionales y podemos decir que el filo se le ha embotado, han perdido efectividad, por lo que deben hacer trabajos que impliquen más esfuerzo.

Es de suma importancia capacitarse aún más y aplicarla en forma tal que vayamos adquiriendo sabiduría, para de esta forma ser más efectivos.

Para Reflexionar: ¡La sabiduría es provechosa para dirigir!

José C. Castillo Valdez. Monterrey- México