martes, 15 de julio de 2014

Comunícate con asertividad



Un empresario, amigo mío, me comentó de la vez que su esposa le dijo: ‘Ya no quiero salir contigo, ¡con todo el mundo te peleas’. La verdad es que se trata de un hombre rudo que se jacta de no dejarse de nadie. La esposa de otro hombre me comentó con clara expresión de frustración: ‘¿Quién puede vivir con un hombre que no le ve problema a nada?’. No se refería a una persona con una mentalidad positiva, sino, a quien prefiere callar y tolerar cualquier clase de atropello con tal de ‘no meterse en problemas’. Ambos hombres parecen totalmente distintos, pero, tiene algo en común, fallan en comunicarse. La comunicación agresiva es dañina, como lo es la pasiva. Un justo medio nos permite comunicarnos sanamente, los estudiosos de la comunicación lo llaman asertividad.

El libro de Proverbios dice: «No reprendas al blasfemo, y no te aborrecerá; corrige al sabio, y te amará», es decir, no podemos comunicarnos con todas las personas de la misma manera. Es importante que comprendamos con quién hablamos para elegir las palabras y la forma más adecuada para expresarnos. La asertividad es una sabia manera de comunicarnos porque nos permite conseguir los objetivos que buscamos sin dañar a los demás. Es hablar con franqueza y transparencia, pero en lugar y el momento propicio.

La comunicación asertiva exige de nosotros un carácter sereno y maduro, toma nota que nadie nació con él, es necesario desarrollarlo y entrenarse hasta poder ver sus frutos.

Para Reflexionar: Mostrar enojo ante un problema es normal, arreglarlo no; se requiere carácter.


Edgar Medina, Monterrey, México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario