martes, 26 de agosto de 2014

¿Dónde se incuba del carácter?



Muchas de las incomodidades del pasado son historia, pero, hay muchas cosas que ningún aparato tecnológico será capaz de hacer por nosotros, sin importar cuán avanzado sea. Tu teléfono inteligente de última generación no llamará por ti a tu amigo el día en que más lo necesite. Tu iPad no te dará el valor que se requiere para resolver un asunto pendiente. Tu GPS no te va a tele transportar a la fiesta que prometiste no faltar de tu hijo. La vida, sigue siendo la vida y tiene una factura por cobrar que no va a pagar por ti nada que se pueda obtener con dinero. Todo lo que verdaderamente vale debajo del sol requiere de nuestra inversión de tiempo y esfuerzo.

Salomón dijo: «Una herencia que se obtiene demasiado temprano en la vida al final no es de bendición». La vida se trata de relaciones personales, esas requieren de nosotros mismos, no sólo de lo que hacemos o tenemos. Esas relaciones se construyen como los grandes palacios; un ladrillo a la vez. La gran virtud de la vida disciplinada está en los pequeños y cotidianos detalles que muestran amor, paciencia, tolerancia, empatía y atención en otros y en las cosas que pueden hacer mejores sus vidas.

Para Reflexionar: Lo más importante de la vida vale para nosotros lo que invertimos de tiempo y esfuerzo en ello.

Edgar Medina, Monterrey, México.

martes, 12 de agosto de 2014

Vive el placer de Gobernarte


Cuando llegamos a tener una posición de autoridad experimentamos la responsabilidad de conducir a otros y, a la misma vez, el privilegio de ser obedecidos. La satisfacción que ejerce el ‘poder’ es una de las más difíciles de manejar. La historia está llena de hombres y mujeres que fueron capaces de cualquier cosa con tal del satisfacer su apetito voraz de control y dominio sobre otros. Pero, la Biblia enseña que la más alta capacidad que hemos recibido del Creador es la dominarnos a nosotros mismos, no para hacer lo que nos venga en gana; antes al contrario, para someternos voluntariamente a él como nuestro rey.


Conquistarse a sí mismo es rebasar la frontera de la autosatisfacción para crear la fortaleza del carácter.

Se conquistan a sí mismos aquellos que primeramente tienen el valor de reconocer cuál es su verdadera condición, es decir, ‘de qué pie cojean’. Se conquistan quienes son lo suficientemente humildes para pedir una opinión o buscar la ayuda de otros. Se conquistan quienes se disponen a pagara el precio que les demanda dejar atrás lo que es —o pudiera llegar a ser— indeseable en su vida. Se conquistan quienes se someten voluntaria y disciplinadamente al proceso que les conducirá a la victoria. Se conquistan a sí mismos quienes son capaces de enseñar a aquellos que están bajo su cargo no sólo con sus palabras, sino con su ejemplo.

Para Reflexionar: Quien se domina a sí mismo es capaz de persuadir a otros sin oprimirlos.

Edgar Medina, Monterrey, México.

lunes, 4 de agosto de 2014

Comunica vida


Con palabras o sin ellas no dejamos de comunicarnos, y sin importar qué bien lo estemos haciendo, es bueno saber que lo podemos hacer mejor.


Aquí 10 principios para una comunicación eficaz:

1. Que tu primera llamada del día sea al Creador. Él siempre toma la llamada.
2. Comunica sano interés en los demás, antes que palabras. Así las palabras serán bien recibidas.
3. Escucha el doble de lo que hablas. Por algo tenemos dos oídos y una sola boca.
4. Sé testigo, no abogado. Por lo general ayudan más nuestras observaciones que nuestros juicios.
5. Usa el cerebro antes de hablar. No es broma… piensa bien lo que vas a decir o todo podrá ser usado en tu contra.
6. Has de cada charla una cita. Escoge el lugar y el momento más adecuado para decir las cosas.
7. No pierdas el enfoque. La meta no es evitar una discusión o ganar una batalla, el objetivo es resolver el asunto.
8. Mira con quién hablas. Abordar asuntos delicados con gente que no tiene ‘vela en el entierro’ es absurdo y peligroso.
9. Cumple lo que prometes. No hables —o escribas— a la ligera, sé responsable por tus palabras.
10. Entrénate en ser asertivo. Entender qué es la asertividad toma unos minutos, ser asertivo toma toda la vida. Afortunadamente cada día te da la oportunidad de practicar.

Para Reflexionar: Te comunicas todo el tiempo, lo quieras o no; ya que es así… por lo menos hazlo bien.

Edgar Medina, Monterrey, México.