martes, 18 de noviembre de 2014

Un corazón con sentido de propósito


Un corazón sano vive con sentido de propósito; consciente de que Dios nos creó para sus propósitos.

La búsqueda de propósito: una necesidad apremiante

La búsqueda del significado - el propósito de tu vida - es el empeño más importante que puedas tener. Como dijo Albert Camus, “el sentido de la vida es la pregunta más apremiante”. El autor Rick Warren agrega: “El propósito de tu vida excede en mucho a tus propios logros, a tu tranquilidad o incluso a tu felicidad. Es mucho más grande que tu familia, tu carrera o aun tus sueños y anhelos más vehementes”.

Sin un sentido de propósito la vida se hace insoportable de vivir. Se llena de frustración, de aburrimiento, de vacío existencial; se convierte en una carga pesada difícil de sobrellevar, tal como lo afirma el psicólogo Rollo May: “El ser humano no puede vivir una condición de vacío por mucho tiempo: si él no está creciendo hacia algo, no solamente se estanca; las potencialidades reprimidas se convierten en morbosidad y desesperación y eventualmente en actividades destructivas”. La falta de propósito empuja al hombre a vivir una vida disoluta, egoísta y utilitaria; carente de compromiso y responsabilidad genuina. Por el contrario, “cuando la vida tiene sentido, puedes soportar cualquier cosa. Cuando no lo tiene, resulta insoportable” (Rick Warren). Dice también el Dr. Victor Frankl: “Lo esencial de la condición humana es el hecho de auto-trascenderse, el que haya algo más en mi vida que no sea yo mismo… Algo o alguien, una cosa u otra persona distinta que yo”.


Para Reflexionar: Dios tiene un propósito eterno para cada vida, que trasciende aún esta vida terrenal. El sabio Salomón dijo: “Dios ha colocado eternidad en el corazón del hombre” (Eclesiastés 3:11).

Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario