miércoles, 25 de febrero de 2015

4 Soluciones para 4 Realidades Humanas exigentes (Parte II)

Lectura: Salmos 107


El Salmo 107 presenta 4 dilemas humanos, muy ligados al mundo empresarial y profesional; y cada uno viene acompañado de una salida esperanzadora de parte de Dios. A continuación se describen:

1. Desorientación (vs. 4-9). En esta realidad están inmersos aquellos en quienes se conjugan la falta de sentido en la vida, de propósito y de pertenencia. Para los que manifiestan esta condición que drena el alma, Dios les ofrece dirigir o “ubicar”, de tal manera que lleguen a un sitio donde encuentren sentido y aceptación.

2. Ineficacia Limitante (vs. 10-16). Acá se vislumbran quienes están confinados a hábitos no productivos, condiciones restrictivas, y peor aún, imposibilitados de notarlo o de poder librarse. Su condición de “rebeldes sin causa” que tanto les limita la visión y oscurece el corazón, fue ganada por ellos mismos ya que siguieron su propio camino con terquedad e ignorando el consejo de Dios. Están atrapados en su propio sistema. Aun así, es el mismo Dios quien se ofrece a ayudarlos en pro de su libertad, al romper con aquello que les restringe y limita su potencial de vida.

3. Remordimiento (vs. 17-22). La angustia y consecuencias por lo hecho en el pasado embarga a los que están inmersos en esta realidad. El mal que hicieron en el pasado les alcanza todos los días y no les deja ni disfrutar el presente ni imaginar con esperanza el futuro. Sin embargo, para ellos Dios ofrece intervenir al entregar palabras de les sane y les facilite así el camino al perdón y a la restauración.

4. Abrumados (vs. 23-32). En este grupo están los “Navegantes de Aguas Turbulentas”, negociantes, aquellos cuyo espíritu emprendedor les ha llevado a océanos de gran profundidad, con peligros inadvertidos y tormentas avasallantes. Que aunque han visto la obra de Dios, la han ignorado, llenos de arrogancia y auto-suficiencia. Lo cual ha derivado en situaciones de tal complejidad que acarrean aflicción, desvanecen cualquier pericia y hacen inútil a la ciencia. Para ellos, Dios también ofrece intervenir dándoles paz, calmando la tormenta y guiando hasta puerto seguro.

Para reflexionar: Para cualquier circunstancia hay esperanza en Dios.


Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario