martes, 24 de noviembre de 2015

Cuida tu “Espectro de Influencia”, ¡es único!


El llamado particular de algunos creyentes a convertir su lugar de trabajo en su “lugar santo” o en su mejor “área de desempeño espiritual”; es real y significativo (Aunque muchas veces incomprendido por muchos). Estimar que el ejercicio del liderazgo en el contexto eclesial es un llamamiento de más alto rango en lo espiritual, dejando a un lado o por debajo al de ser un embajador al mundo corporativo y profesional, es un error. Cualquier rol, en cualquiera de las siete montañas de influencia en la sociedad (Negocios, Gobierno, Educación, Medios de Comunicación, Entretenimiento, Familia e Iglesia) tiene el potencial de ser igualmente estratégico, digno y relevante para los asuntos del reino de Dios. El asunto es descubrir el sitio exacto para el que fuimos creados y llevar adecuadamente a cabo la misión de vida allí. El Apóstol Pablo les ruega a los creyentes en Éfeso que “vivan de una manera digna del llamamiento que han recibido” (Efesios 4:1); esto habla de un llamamiento que proviene de Dios al que corresponde comprender con suma atención. Si todos los profesionales y empresarios dejan lo que están haciendo en su rol laboral para dedicarse al trabajo ministerial al considerar a  este último “más espiritual”, entonces ese espacio de influencia laboral pudiese cerrarse, limitarse o desaprovecharse; por eso conviene reconsiderar bien el asunto del genuino llamado para cada persona. Por ejemplo, supongamos que usted es un médico y alguien más (de otra profesión como la de un ingeniero o la de un contador) trata de entrar allí a codearse entre médicos, sin tener contexto de lo que allí ocurre, ¿no le será acaso más difícil tener acceso a conversaciones significativas con otros médicos? Pues igual pasa con cualquier otra profesión u oficio. Probablemente nadie pueda alcanzar a los que “trabajan contigo” mejor que “tú”; ¿Quién les podrá mejor ejemplificar, hablar y guiar en la senda de la transformación espiritual en Cristo que su propio(a) compañero(a) de trabajo?; ese acceso ha sido otorgado para ti.

Para Reflexionar: Tu equipamiento profesional (incluyendo capacidades, experiencias y aprendizajes) y tu posición laboral actual se puede convertir en tu mejor área de influencia espiritual. Aprovéchala!

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.


No hay comentarios:

Publicar un comentario