miércoles, 30 de diciembre de 2015

¿En manos de quién entregas tu día?



Andrés se levantó presuroso, se duchó, vistió y desayunó -si acaso se le puede llamar desayuno al sorbo de café que tomó-, para luego salir disparado a su trabajo. Mientras conducía “se acordó” de dar gracias a Dios por un día más de vida, y así lo hizo, aunque no pudo concentrarse pues sus ojos, manos, pies y mente estaban ocupados. Finalmente llegó a su almacén, emprendimiento que llevaba hace casi tres años y donde las cosas no iban de lo mejor. Quitó los seguros de las puertas, desactivó las alarmas, ordenó todo y abrió el local. Su día laboral de 12 horas había comenzado.

¿Le suena esto conocido? Es la típica historia de los miles de emprendedores que día a día se esfuerzan por sacar adelante su negocio, proyecto, idea, trabajo, el producto que Dios les dio. Y sin embargo, se olvidan de lo más importante si desean que sus negocios marchen bien en verdad. ¿Saben qué es lo más importante? El Salmo 37:5 lo declara: “Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él y él hará”. Una versión moderna diría: “Entrega a Dios tus proyectos (cualquiera sean éstos), deposita en el Señor tu confianza y verás cómo los hace realidad”.

Para Reflexionar: Hay un secreto que garantiza el sostenimiento de nuestro día a día ¡¡Poner a Dios como el piloto que dirige nuestras vidas!!

Gabriel Gil – Santiago, Chile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario