miércoles, 30 de noviembre de 2016

Un Líder atento


Cuanta bendición representa para el mundo los lideres atentos! Esos que calculan el bien común y evalúan lo que hace falta para cumplir el propósito. Cuanta falta hacen esos líderes que no negocian valores ni congruencia! En Marcos 6:35-44 es posible observar al Señor Jesús dando una excelente muestra de ser un líder atento. Después de compartir su sabiduría con la  multitud lleva a sus discípulos a un lugar apartado para recuperar energías y comer algunos alimentos, pero al bajarse de la barca se percató de que aún allí estaba una multitud necesitada de él y siguió enseñando y entregando sabiduría y bendiciones. Al ver la hora y lo apartado del lugar le hacen ver a Jesús que debería detenerse para permitir que la multitud consiguiera algo de alimento para el cuerpo, es allí donde Jesús les dice: Denle ustedes de comer! Y ellos le comentan a Jesús sobre el costo material de alimentar a tan grande grupo, aduciendo que costaría cerca de un año de ingresos. Los líderes atentos muestran al menos estas cualidades:
  • Primera cualidad del líder atento: El líder atento pone la necesidad de otros como primera prioridad. Jesús al ver la necesidad de la gente, hizo lo propio para solventarla.  
  • Segunda cualidad del líder atento: El líder atento sabe en quién depender. Jesús sabía que si confiaba en Dios Padre, aún cinco peces y dos panes podrían alimentar a esa multitud de cinco mil hombres.
  • Tercera cualidad del líder atento: Un líder atento organiza los aspectos logísticos para suplir la necesidad. Jesús solicitó a sus discípulos que se organizaran para ese festín milagroso.
 
Para Reflexionar: Jesús sin dudas es el modelo del líder atento por excelencia.
 
Rafael Hernandez – Valencia, Venezuela

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Un corazón agradecido, agradece.



Todo acto de agradecimiento tiene razones que le sustentan y beneficios que le acompañan. Recientemente escuche una interesante cita, “El agradecimiento es la memoria del corazón”, refiriéndose a cuando el corazón busca en retrospectiva y consigue razones o evidencias para expresar gratitud. Sin embargo, aunque la memoria puede que falle o el corazón quizás no consiga, un líder agradecido es un líder consciente de las bendiciones disponibles en Dios; antes, durante o después de cualquier circunstancia. Eso no significa que toda circunstancia siempre evidenciará razones para agradecer, pero la Biblia nos urge a “dar gracias en todo”, como un modo de vida instalado, como un estatus perdurable del corazón, como una condición que se llena de confianza en el Dios de los propósitos soberanos. La expresión del agradecimiento proviene solo de un corazón que en esencia es agradecido ya que conoce que detrás de cualquier circunstancia esta un gran Dios cuyos atributos y actos son confiables. Tanto en lo relacional, lo comunitario o empresarial/profesional ser agradecido ejercita la memoria, facilita el contentamiento, propaga entusiasmo, abre puertas de bendición [y las mantiene abiertas].

Para reflexionar: El que busca en Dios (no en las circunstancias) razones para agradecer, las encuentra.


Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 8 de noviembre de 2016

Manual para La Vida (Ser-Tener-Hacer)


Seamos claros, a prácticamente ningún profesional o empresario le gusta perder tiempo, mucho menos leyendo o escuchando cosas sin utilidad. La mejor inversión de tiempo está en leer aquello que es útil, es decir, aquello que: guía, produce ganancia, da resultados, genera beneficios, facilita relaciones y otorga sabiduría multifacética; además, da advertencias, reduce dolores, previene problemas, entre otras. Eso es exactamente lo que contiene la Biblia. El Creador del mundo dejó un manual para funcionar óptimamente a través de él. La Biblia hace al lector sabio, para buscar de Dios y ser salvo, pero además le entrena integralmente para optimizar sus perspectivas del Ser, el Tener y el Hacer:

Ser La Biblia nos hace espiritualmente “fit” (perfectos). Esto no significa que estemos libre de impurezas o desperfectos, lo que significa es que en nuestra identidad somos configurados como seres completos, completados, o bien juntados. Hebreos 13:21 refiere a que somos “esencialmente aptos” para los propósitos de Dios.

Tener La Biblia nos hace espiritualmente equipados. Así como un crucero que parte para alimentar 2.000 personas y se equipa con comida para 7 días en el mar Caribe; así el cristiano es equipado en recursos emocionales, físicos y espirituales por medio de la Biblia para llevar a cabo efectivamente la aventura del propósito de Dios en su vida.

Hacer La Biblia nos hace espiritualmente productivos. Ella impulsa hacia las “buenas obras”, no porque se necesiten para salvarse, sino por la bendición de serlo. La Biblia activa al creyente por agradecimiento y amor de manera que haga todo lo que pueda hacer con sus capacidades y dones. Tito 3:8 sugiere que los “activados en el servicio” dan a conocer su fe a través de los acciones.

No leemos la Biblia porque somos perfectos, sino que nos perfeccionamos al leerla. Si alguien espera ser perfecto para aprender y compartir la palabra de Dios, quizás nunca lo hará y además demuestra que no ha entendido su esencia. Las huellas de Dios en tu Biblia son la herencia espiritual que podrás usar para tu bien y traspasarle a la próxima generación. Si no sabes Biblia, ¿Qué le vas a pasar y enseñar a los demás? Pongamos este libro a trabajar, en nuestras vidas primero y luego a otros. Es la única esperanza transformativa y duradera.

Para reflexionar: No pierdas tiempo, lee el manual para la vida; y luego demuestra con tu vida lo que aprendes de él.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 11 de octubre de 2016

Éxito “de la noche a la mañana”



El ser humano usualmente prefiere que su éxito llegue lo más rápido posible, prácticamente de la noche a la mañana. Cuando mi esposa Gaby obtuvo repentinamente varios reconocimientos continentales como cantante por su primera producción musical, le preguntaron en una entrevista sobre como había hecho para obtener éxito “de la noche a la mañana”, sobre todo en una categoría tan concurrida. Ese día ella reflexionó que el lanzamiento del disco había sido solo el siguiente paso luego de muchos años de trabajo dedicado y diligente en la cotidianidad de su espectro musical, donde había sido procesada profundamente. La Biblia enseña reiteradamente que el camino al éxito integral se da a la manera y en el tiempo de Dios. Usualmente puede que tarde, e implique el paso por un proceso de retos, incomodidades y aprendizajes hasta que llega el día en que todo parece ocurrir “de la noche a la mañana”. A José, el personaje del Antiguo Testamento, le llegó aparentemente el éxito todo junto ya que un mismo día: salió de la prisión, obtuvo pareja, fue honrado públicamente y nombrado gobernador de Egipto Pero esto ocurrió después de haber atravesado una serie de pruebas durante 13 años que le forjaron el carácter y le prepararon. Experiencias tales como desprecio familiar, falso testimonio de las autoridades, encarcelamiento injusto, entre otras. La preparación de Dios de los líderes es para que cuando reciban lo que Él tiene para darles; los líderes sepan reconocerlo, apreciarlo, agradecerlo; y, sobre todo, para que sepan manejarse ellos mismos ante ese regalo. Dios forma, al que se quiere dejar formar, con el objetivo de que cuando llegue el “Día de éxito” en algún área en particular, pueda reconocer que es por gracia y usualmente producto de un proceso lleno de propósito, y acompañado de los atributos del carácter necesarios para sustentarlo.

Para reflexionar: El éxito usualmente se va forjando a través del tiempo hasta que, de repente, ocurre de la noche a la mañana.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

jueves, 29 de septiembre de 2016

Advertencias Significativas



Hace algún tiempo el sistema de frenos de mi automóvil (Coche) comenzó a rechinar, al revisarlo inmediatamente, gracias a Dios era solo un aviso de que era ya la hora de cambiar las “pastillas” de los frenos. Atender al sonido de advertencia a tiempo me salvo de que hubiese un daño y un gasto mayor. ¿Cuantas veces tenemos “avisadores” en la vida que nos pueden prevenir algún daño mayor, pero no les prestamos atención?

Muchas cosas en la vida proveen, por muy pequeñas que sean, señales de advertencia antes de que se dañen. La mayoría de las caídas o fracasos personales, relacionales, profesionales y/o empresariales no ocurren de la noche a la mañana; más bien, son usualmente el resultado de una seguidilla de desatenciones, descuidos, secuencia de malas decisiones, procesos de deterioro, o desgaste de sus elementos constitutivos. Las normas de calidad mundial intentan desarrollar sistemas organizacionales confiables; y para eso precisan crear cuadros de monitoreo que permitan observar las desviaciones a tiempo (en su etapa temprana). La creación de esos cuadros de monitoreo que emiten señales de alarma y/o advertencia al salirse de ciertos parámetros es vital, sobre todo para no esperar a que se malogre, dañe o detenga algo.

En este sentido funcionan tres premisas básicas:
1)  Lo que no se mide no se mejora.
2) Si se cuida la calidad de un proceso se obtiene más probablemente un producto final de calidad.
3)  Lo correctivo es más costoso que lo preventivo.

Estas premisas funcionan tanto en lo material como en las relaciones y en los negocios. Es por eso importante que todo líder espiritual tenga un compromiso con la excelencia cotidiana en lo que hace y para ello necesita primero la disposición de gestionar su vida dentro de un sistema de chequeo y avance, luego la claridad de los parámetros contenidos en la palabra de Dios; y por último, la proactividad para enmendar en caso de que alguna advertencia significativa señale algún desvío.

Para reflexionar: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” 2 Timoteo 3:16


Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Vitalidad, ¿a los 85 años?


Caleb es un personaje bíblico del que se puede aprender mucho en el contexto del liderazgo, y en sus dimensiones de duradero y sostenido.

Actitud Correcta del Corazón: A los 40 años fue uno de los doce comisionados para evaluar el status de la tierra prometida junto antes de que el pueblo de Israel la tomara. Aunque diez de los comisionados vieron dificultades, solo Josué y Caleb tuvieron una apreciación favorable al respecto. Caleb dijo a su Líder Moisés: “Debemos ciertamente subir y tomar posesión de ella, porque sin duda la conquistaremos”. Esa misma actitud de fe le acompañó el resto de su vida. A los 85 años, ya siendo un hombre anciano, tuvo aun la valentía de alcanzar un nuevo reto basado en la promesa que Dios le había hecho años atrás de que conquistaría la ciudad de Hebrón. Caleb tenía esa actitud ya que su confianza estaba puesta en Dios. En cualquier momento de cualquier generación, la actitud siempre es determinante.

Respeto por su nuevo líder y amigo Josué: Caleb y Josué demostraron tener ambos gran capacidad, visión y actitud de corazón para el liderazgo. Cualquiera de los dos calificaba o pudo haber sido el sustituto de Moisés en el liderazgo, pero Josué fue el elegido. Sin embargo, no hubo envidia ni rivalidad entre ellos, sino una complementariedad duradera. Caleb respetaba a Josué como líder, y apoyo en la conquista de la tierra prometida que Josué dirigió.

Enfoque Paciente: Así como Caleb sabía desde temprano en su vida cual era el “monte” (ciudad) que debía conquistar, el Señor usualmente enfoca a sus líderes en el monte de la sociedad al que quiere que alcancen. La actitud direccionaba la fuerza de Caleb, nunca la desbordó, ni mal direccionó por apresuramiento. Es preciso tener claridad del “monte” y mantenerse enfocado en él.

Liderazgo de Servicio: Caleb primero había ayudado a todos sus hermanos a conquistar sus ciudades, luego fue y conquisto la suya. Esto demuestra su disposición de poner a otros primero, y dejar sus intereses de último.

Vitalidad: Usualmente la suma de la actitud correcta del corazón, respeto por el liderazgo, enfoque y liderazgo de servicio se torna en una mezcla energizante para la vida de cualquier líder. La seguridad y confianza de Caleb en el Señor fue determinante en su vigor duradero.

Para reflexionar: Si queremos tener el vigor de Caleb a los 85 años, empecemos ahora a revitalizar nuestra actitud para liderar.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

viernes, 26 de agosto de 2016

Éxito en las transiciones de liderazgo




Muchos líderes tienen consciencia, planean y ejecutan las transiciones en el liderazgo, otros no. Moisés estaba de avanzada edad e intencionalmente pasándole la batuta del liderazgo a su joven y fiel ayudante Josué. Moisés dirige unas palabras de afirmación delante del pueblo (v.7-8) donde le expresa ánimo a cumplir la misión de liderazgo [conquistar la tierra prometida] que tenía por delante; y enfatiza allí que la razón primaria por la que su misión tendría éxito era por que contaba con una garantía a priori, porque estaba basada en que “Dios había jurado a sus padres que les daría la tierra prometida”. El liderazgo de Josué estaría dependiendo no de su capacidad, ni de su visión, ni de su experiencia; sino del hecho de que Dios llevaría a cabo a través de él de una promesa a su pueblo. Josué estaba ahora en el centro entre una promesa de Dios y el pueblo expectante, que gran reto! Sin embargo, un aspecto aún más importante fue la posterior confirmación directa a Josué de Dios mismo (v.23); que implica que no era solo un asunto de Moisés entregándole la batuta, ahora era Dios confirmando dicha entrega. La asignación de liderazgo entregada a Josué no tenía dimensiones humanas, tenía más bien dimensiones divinas. Ya no se trataba solo de una idea ingeniosa y programada de un líder [o quizás caprichosa e incierta de su parte]; era más bien un acto soberano de Dios alrededor de una promesa suya. Ya no era solamente Josué enviado por Moisés, ahora aparecía también una dimensión más amplia de parte de Dios, que era El mismo empoderando y trayendo doble aseguramiento al corazón del joven Josué.

Para reflexionar: Para tener éxito en cualquier transición intencional de liderazgo asegúrate que esté claramente conectada con los propósitos de Dios.


Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

jueves, 11 de agosto de 2016

Petricor Espiritual en el Liderazgo



¿Cómo está tu corazón para liderar? ¿Has conocido a algún líder con un corazón endurecido? ¿Qué ablanda el corazón de un líder? Quizás exista la necesidad de experimentar el “Petricor”. La palabra petricor se refiere al olor que produce la lluvia al caer sobre suelos secos. El petricor se experimenta más contundentemente después de un tiempo de extrema sequía, cuando caen las primeras lluvias. El petricor tiene varias implicaciones: 1) se necesita la lluvia que soberanamente cae del cielo; 2) que la tierra tenga la condición de dureza y sequedad, 3) que la tierra este presta a recibir la lluvia que le cae. 4) anuncia que hay esperanza, ya que facilita las condiciones para la siembra y la posterior cosecha.

La Biblia se refiere particular e interesantemente a la lluvia temprana y la lluvia tardía, son las lluvias a los extremos de la temporada de siembra y cosecha; y cada lluvia cumple una función. Entre varias referencias bíblicas, es posible conseguir que en el Salmo 64:10 la primera (temprana) cumple precisamente una función ablandadora de la tierra, y la última (tardía) tiene un efecto de optimizar la cosecha al “florecer sus renuevos”.

Dios invita a no tener “Duro” el corazón, sino a colocarlo presto a refrescarse ante sus enseñanzas, instrucciones y dirección. Es posible que tu corazón como líder haya sufrido algún tipo de endurecimiento debido a diversas causas; por ejemplo, circunstancias o experiencias difíciles, malas decisiones, actitudes, hábitos o acciones perjudiciales que han permanecido en el tiempo. Sin embargo, el anhelo de Dios es traer “lluvias” de refrescamiento espiritual y producir en ti aroma a petricor en todos tus asuntos, generar ese fenómeno bioquímico y grato encuentro aromático cuando se junta la tierra seca y el agua refrescante de lluvia. Hablar de petricor espiritual en el liderazgo es referirse entonces al olor que se produce cuando el corazón de un líder está recibiendo una lluvia de refrescamiento celestial que le empodera para cumplir su misión en el mundo empresarial/profesional y llevar allí fruto en abundancia.

Para Reflexionar: ¿Quieres oler a Petricor luego de una larga sequía? Deja que la palabra de Dios te refresque hoy.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

jueves, 4 de agosto de 2016

El Milagro del Liderazgo


Tener seguidores es la demostración de que existe algún tipo de liderazgo. En una oportunidad dijo John Maxwell: “Si crees que eres un líder y no tienes nadie siguiéndote, sólo estás dando un paseo”. Es importante preguntarse, ¿De dónde nace la intención de la gente de querer seguir y efectivamente seguir a alguien? ¿Por qué no constituir su propio rumbo? Muchos líderes piensan que la gente les sigue por sus capacidades persuasivas, carisma, logros, ofertas, fama, entre otras cualidades o atributos; sin embargo, en la esfera del liderazgo espiritual, es importante descubrir que es Dios quien hace que gente quiera seguir, siga y se mantenga siguiendo a un líder en particular. El rey David en una oportunidad reconoció que Dios es “El que sujeta a mi pueblo debajo de mí” (Salmo 144:2). El especialmente pudo experimentar esto cuando tomó cargo como nuevo rey de Israel. El capítulo 12 de 1ra de Crónicas es una interesante descripción de cómo la gente se le puso a la orden, se sumaba a su causa y le reconocían como el líder puesto por Dios. Hasta ese momento David había demostrado lealtad al rey anterior, confianza en Dios y determinación para cumplir con su misión de vida, pero aun no tenía la compañía de gente clave que le acompañara en su gestión (especialmente de un ejército). Sin embargo, Dios se encargó de movilizar a gente clave de todas las esferas de la sociedad israelita hacia David, a ponerse a sus órdenes, a alinearse con su causa; el v.22 dice que “… todos los días venía ayuda a David, hasta hacerse un gran ejército, como ejército de Dios.” David entonces fue capaz experimentar el milagro del liderazgo, que es Dios configurando un equipo de seguidores o colaboradores de talla celestial a aquellos líderes fieles a quienes él ha entregado una tarea.

Para Reflexionar: Es bueno mejorar la técnica de liderazgo, pero es Dios quien realmente hace que tengas seguidores.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia - Venezuela.


miércoles, 13 de julio de 2016

Todos necesitamos un “Mulligan” en la vida



En el juego del Golf existe un recurso muy codiciado por los golfistas, se llama el “Mulligan”. Este consiste en que si un golfista da un mal golpe de salida, se le permite tomar un segundo golpe sin penalidad. El segundo golpe se llama un "mulligan", y es una segunda oportunidad ante un mal tiro, un “do-over”. Aunque en el juego oficial, profesional o de competencia no es legalmente permitido; el mulligan en el juego casual es muy común verlo. Por lo general, se da esa oportunidad sólo en el primer tee de salida o al inicio del primer hoyo. Aspectos como la presión grupal, la falta de práctica, la falta de calentamiento apropiado, entre otros aspectos propenden a un mal tiro inicial, el cual usualmente afecta negativamente el ánimo y el resultado en el resto de la jornada (ya sea por desvío inconveniente o por penalidades). ¿A cuántos empresarios o profesionales no les gustaría tener un “mulligan” en su vida? Es decir, tener una segunda oportunidad luego de haber tomado una mala decisión en su carrera, en su familia, en las relaciones o en su gestión empresarial. ¿A cuántos no les gustaría poder “empezar de nuevo”?. Eso es precisamente lo que el Apóstol Pablo sugirió cuando dijo: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” El Dios de la Biblia sabe nuestra condición y es un Dios de gracia, de cambios de escenarios, de mejores condiciones de vida y de nuevos comienzos. Él siempre tiene disponible una segunda oportunidad para todo aquel que la necesite y quiera relanzar su vida en El. El mulligan sin duda cambia la perspectiva de juego, ya que mejora la actitud ante la vida e impacta positivamente nuestro score de vida e influencia.

Para Reflexionar: El Dios de la Biblia conoce nuestros “tiros errados” (fallas o pecados), pero nos ofrece un “Mulligan” en Jesucristo (perdón y salvación).

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela. 


martes, 21 de junio de 2016

La palabra dicha con gentileza: Antídoto contra el furor y los conflictos.



Los que han adquirido sabiduría han aprendido que las palabras con que se expresan, tienen impacto sobre la vida de las personas que les rodean. Así las palabras ásperas o cargadas de crítica lastiman a otros o los ponen a la defensiva, mientras que las palabras dichas con amor y respeto, nutren y edifican a otros. Las personas sabias saben que las palabras pueden pacificar tormentas o pueden iniciar incendios en las vidas de las personas. 

La respuesta sazonada con gentileza y amabilidad siempre es oportuna y bien recibida. La palabra dicha con cortesía y consideración a los demás, hace ganar el favor y la buena voluntad de los oyentes. La palabra suave y blanda también es útil para aplacar el furor de los iracundos; y ayuda a disipar posibles conflictos. La Biblia nos insta a hablar con gracia y para edificación. “Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para sepáis cómo debéis responder a cada uno”.(Colosenses 4:6). 

Algunos confunden cortesía y amabilidad con debilidad, pero como dice el dicho “lo cortés no quita lo valiente”. La cortesía y la amabilidad no proceden de debilidad ni de cobardía, sino de dominio propio y humildad. Implica madurez y cordura.  

Ahora, hablar con gentileza no es una simple técnica o práctica que podemos usar a conveniencia. Por el contrario, supone un estilo de vida, una forma de encarar las relaciones. Comporta una actitud de vida que parte del respeto y la tolerancia hacia el otro. Requiere madurez de carácter, paciencia y dominio propio; especialmente en situaciones donde nuestro interlocutor está negado al diálogo, o molesto o manifiesta una actitud beligerante. En tales situaciones, la palabra gentil dicha con gracia, es capaz de conquistar el corazón aún de nuestros enemigos.  

La palabra blanda y gentil (aunque firme), cargada de respeto y consideración por el otro, es una herramienta poderosa en manos de los líderes, para prevenir conflictos disfuncionales, gestionar diferencias y negociar con efectividad.

Para Reflexionar: Tus dichos pueden apagar un fuego o iniciar un incendio.

Arnoldo Arana, Valencia - Venezuela.


martes, 14 de junio de 2016

La palabra adecuada: Indicador de la sabiduría del corazón.



Hay una relación directa entre lo que la persona es y tiene en su corazón, y lo que expresa con sus labios. El libro de Proverbios de la Biblia, expresa esta verdad:”El corazón del sabio hace prudente su boca, y añade gracia a sus labios” (Proverbios 16:23). Y Proverbios 16:21 añade:”El sabio de corazón será llamado entendido, y la dulzura de labios aumenta el saber”.  Por el contrario, “el corazón del necio proclama (publica) la insensatez” (Proverbios 12:23), como consecuencia de vivir según los antivalores de la sabiduría.

La boca habla de lo que hay en el corazón (en este contexto corazón se refiere a emociones + intelecto + voluntad). Jesús lo expresó de la siguiente manera. ”Pero lo que sale de la boca del corazón sale…”. De modo que el mejor indicador de lo que hay en el corazón de las personas, son la palabras que expresa y cómo las expresa. Las palabras cargadas de respeto, empatía y tolerancia, que se expresan con prudencia y gracia, denotan un corazón sabio; pero las palabras ásperas, apresuradas, o cargadas de crítica hablan de la fatuidad, la necedad y la ligereza de un corazón necio.   

Somos en buena medida lo que son nuestras creencias, mapas y paradigmas. Nuestra forma de pensar determina nuestra forma ser y sentir. El sabio Salomón lo expresa claramente: “Porque cuál es su pensamiento en su corazón (mente) tal es él (ese hombre) (Proverbios 23:7). De modo que si queremos hablar con prudencia, gentileza, integridad y sabiduría, necesitamos primero – en lo interno: en nuestros pensamientos – ser prudentes, gentiles, íntegros y sabios. Porque como dijo Jesús: “De la abundancia del corazón habla la boca”. Nos comportamos y hablamos en congruencia con la forma en que pensamos. Cambiar nuestra forma de hablar supone, entonces, cambiar nuestro corazón (emociones, pensamientos y voluntad). Una estrategia fundamental es revisar nuestras creencias, mapas y paradigmas, que son los que dan lugar a nuestras actitudes y conductas.

Ahora, nuestro corazón es aquello con lo que lo alimentamos. Si queremos cambiar nuestro corazón debemos revisar la dieta con que alimentamos  nuestra mente (lo que leemos, lo que vemos en televisión, con quien pasamos tiempo compartiendo, aquello en que fijamos nuestra atención). Eso requiere cierta claridad / conciencia personal y disciplina para alimentar nuestra mente con la información adecuada.

Por otra parte, otra forma de moldear nuestro corazón, es a través de la disciplina de hablar de aquello que edifica, nutre, fortalece, anima y reconforta. Nuestro lenguaje construye y edifica hacia nuestro interior.

Estas enseñanzas del rey Salomón son relevantes para todos los líderes. La sabiduría es un requisito indispensable para el buen liderazgo. La comunicación que se construye con sabiduría: sentido común, prudencia, sagacidad, juicio (capacidad de discernimiento y discriminación), justicia e integridad, son fundamentales para construir la confianza e influencia que el líder precisa forjar en sus seguidores y colaboradores. 


Para Reflexionar: Los dichos de tu boca refuerzan lo que se construye en tu corazón.

Arnoldo Arana. Valencia - Venezuela.

miércoles, 8 de junio de 2016

Los Líderes son como cedros. (Parte III)


 
En el contexto de la rica metáfora que provee el cedro en la Biblia para el ejercicio de liderazgo, es interesante considerar sobre el esplendor de cada árbol y el valor relativo que obtiene por ser parte de un ecosistema. Los cedros maduros se erigen a observar el paisaje de sitios más bajos, algunos incluso llegan a tocar el cielo a unos 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Sus ramas son usualmente blanqueadas por nieve y hogar de águilas que construyen allí sus nidos. Sus ramas principales sirven de protección al viajero durante tormentas. La sabía que brota de su tronco es reconocida por tener exquisitas propiedades curativas, especialmente para dolores y afecciones de pecho. El olor que de ellos sale impregna agradablemente su ambiente. Sin embargo, mucho de su esplendor y crecimiento destacado se lo debe al ecosistema en el que crece. 

Una comunidad de cedros entrelazados, unidos y en red en un sistema inter-dependiente de raíces se le conoce como bosquecillo. Como grupo, los muchos árboles que lo componen son, biológicamente, un organismo. Los ancestros preferían los árboles que habían crecido en bosquecillos ya que sus troncos eran más derechos y firmes, más apropiados para trabajos en madera y para los altos mástiles de barcos. Los arboles maduros en el bosquecillo, proveen albergue, nutrición y aflojan la tierra con sus raíces, permitiendo que arboles jóvenes crezcan de los conos y fijen allí también sus raíces. Un retrato de la fortaleza del cedro entonces son los hombres y mujeres fuertes que crecen juntos, influyen con sus ramas a su entorno, cuyo tronco provee un espacio de abrigo y sanidad a otros, e impregnan su ambiente al transformar naciones, centros de influencia y culturas para el deleite de Dios.

Para Reflexionar: Los líderes se necesitan los unos a los otros para crecer en madurez, estatura, valía e influencia.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

miércoles, 1 de junio de 2016

Los Líderes son como Cedros (Parte II)



Continuando con la referencia bíblica sobre el árbol de cedro como una metáfora para el ejercicio de liderazgo, es interesante notar específicamente el rol del cono (una especie de pequeñas piñas parecidas a las de los pinos), y sus implicaciones con la formación del carácter del líder en medio de la adversidad y el surgimiento de la nueva generación de líderes. Al decodificar el significado del cono de los cedros, es posible capturar el sentido de pasión, fuego y energía requerida para hacer ignición o soltar el potencial en una comunidad de líderes. La referencia del cono más directa quizás sea que los líderes jóvenes han de ser “abiertos” primero antes de que puedan alcanzar su propósito. Los conos son contenedores de semillas. Son jóvenes arboles de cedro en proceso, un símbolo perfecto para los jóvenes líderes de la próxima generación. Los conos son verdes y cerrados antes de caer al suelo. Solo se convierten en útiles, fértiles y completamente abiertos a través del probador y purificador calor del fuego del bosque. Ellos han de caer al suelo, aceptar, aguantar y abrazar la adversidad. Solo así, por medio del fuego, es que ellos llegaran a abrirse y a soltar la semilla interna; liberando así  sus posibilidades para convertirse en los futuros cedros robustos, es decir, en los líderes de la próxima generación.

Para Reflexionar: Solo quienes crecen en la verdad y abrazan la adversidad llegan a ser líderes robustos y fortalecidos.


Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Los líderes son como cedros (Parte I)



En 2014 el Maxwell Center abrió sus puertas, y fue interesante ver como usaron un cono de cedro como icono arquitectónico para representar y describir la esencia del liderazgo. El cedro provee una rica metáfora para el ejercicio de liderazgo. En la Biblia los cedros del Líbano representan los arboles de Dios. Eran grandes en estatura, crecían en bosquecillos, arriba en las montañas y eran separados según su forma y para usos especiales. Mencionados en las escrituras más que cualquier otra clase de árbol, los cedros se pararon frente a faraones y reyes de la tierra como un símbolo de fortaleza y altitud. En la antigüedad eran buscados por la calidad y durabilidad de su madera, por su aceite natural de propiedades curativas, por la capacidad para resistir cualquier decadencia de su tronco y por su aroma que llena los bosques. Los líderes en la era moderna también han de ser fuertes, erguirse altos, y ser resilientes a la decadencia cultural, así como los cedros. Han de echar raíces cerca al agua de la palabra de Dios. Ellos han de proveer la semilla y la sombra que necesita la nueva generación. Los lideres han de crecer derechos y firmes en estatura e influencia. Han de crecer al lado de otros en la comunidad. Según el Salmo 92:12, los lideres como cedros son altos y levantados en los ojos del Señor.

Para reflexionar: ¿Eres cedro?

Jesús Sampedro - Valencia, Venezuela.

martes, 10 de mayo de 2016

Trinitarias Espirituales



Florecer en medio del verano, eso es lo que mejor saben hacer las trinitarias, también conocidas como veraneras o buganvilias. El despliegue de color casi fluorescente de esta hermosa planta floral toma el protagonismo en cualquier escena veraniega o de sequía en gran parte del continente suramericano. Cuando el verano alcanza su mayor efecto de sequía y el calor arrecia, es justamente cuando más hermosas se ven las trinitarias, convirtiéndose en el centro de las miradas por su excéntrica belleza, una belleza ideada por Dios para el verano. La trinitaria es un ejemplo de resiliencia cuando otras plantas pierden vitalidad, de color cuando todo alrededor esta sin él, de belleza aun en medio de sequía extrema. 

Hay mucho que aprender de las trinitarias en los asuntos espirituales, sobre todo para el mundo profesional y empresarial de hoy. La Biblia incluye varias referencias para asemejar la fortaleza de un árbol con la fortaleza del ser humano que aprende a confiar en Dios. El Salmo 1, por ejemplo, refiere a que el hombre que se mantiene en continua meditación en la palabra de Dios, se asemeja a un árbol cuya “hoja no cae” y todo lo que hace “prospera”. Dios espera que sus hijos no solo puedan resistir las dificultades del entorno, sino que también puedan florecer y embellecer el mismo. Que puedan ser de apoyo, inspiración y testimonio a otros. Dios espera que los creyentes en el ámbito profesional o empresarial sean “Trinitarias Espirituales”, es decir, que sus vidas enteras y aun sus profesiones y/o empresas puedan ser un testimonio visual de su fidelidad, de su provisión y de su sustento, aun en tiempos de dificultad.

Para reflexionar: Leer la Biblia da resiliencia espiritual para aguantar tiempos difíciles y también para florecer en ellos.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. 
Valencia-Venezuela.

martes, 3 de mayo de 2016

El momento ideal para ser líder



La Biblia nos cuenta del día en que Jesús les preguntó a sus discípulos quién era el salvador de Israel, según la opinión popular. Ellos respondieron lo que la gente de ese tiempo solía decir: Unos piensan que se trata de Juan el Bautista, otros del profeta Elías, unos más del profeta Jeremías y otros piensan en alguno de los demás profetas, le expresaron. Entonces, llevada la conversación a ese punto, Jesús, el Maestro, les cuestionó sobre quién pensaban ellos que era él. Es entonces cuando el apóstol Pedro respondió con evidente convicción y sin titubeos: «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente» [Mateo 16:19].


Mucha de la gente que había sido impactada y beneficiada por el liderazgo de Jesús seguía cuestionándose quién era verdaderamente él. Sin embargo, sus propios discípulos, no habían llegado a la conclusión de que él era el hijo de Dios y el Salvador del mundo de manera sencilla, pues ellos mismos se había hecho la misma pregunta tiempo atrás. Justo la noche en que una gran tempestad apareció como una fiera amenaza, mientras el Maestro dormía dentro de la barca. En ese momento le despertaron, rogándole por su ayuda. Él, levantándose, reprendió al viento y súbitamente toda la furia del mar desapareció. Asombrados los discípulos expresaron: «¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen?» [Marcos 4:41].

No hay duda de que la manera en que Jesús atendió la emergencia llevó a todo su grupo de seguidores a comprender que su Maestro era mucho más que un mero rabino… era el hijo de Dios.

Para Reflexionar: Es el manejo de las crisis lo que posiciona al líder frente al grupo, desacreditándolo o reconociéndolo por completo. 

Edgar Medina, Monterrey - México.

martes, 26 de abril de 2016

Las circunstancias adversas forjan nuestro carácter

  

Noad Werster, en su diccionario de 1828, define carácter como “estampar  y gravar a través de presión”. Es a través de enfrentar las difíciles, comprometedoras o ambiguas circunstancias de la vida, con sus presiones asociadas, que se forma el carácter. Las adversidades, las crisis y circunstancias difíciles de la vida, ponen de manifiesto nuestro real carácter, revelan lo que hay adentro; revelan también nuestras grietas y debilidades. Las crisis no necesariamente forman nuestro carácter, pero la forma como decidimos enfrentarlas, la manera como reaccionamos, si edifican nuestro carácter: débil o fuerte, integro o con doblez, verdadero o falso.

Un rasgo en que se aprecia nuestro carácter es la paciencia. Al apóstol Santiago dice (1:4:):“Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”. Desarrollar paciencia, desarrolla carácter. Si queremos crecer en carácter, necesitamos madurar en el rasgo de la paciencia.

La paciencia connota largura de ánimo, tardar en responder. Refleja dominio propio y control de sí mismo para no reaccionar con impulsividad y de manera irreflexiva ante situaciones adversas. La paciencia se muestra como una actitud reflexiva que piensa mucho y con cuidado antes de actuar o responder emocionalmente. La paciencia es contraria a la impaciencia, la intolerancia y la ira impulsiva. Está más conectada con la mansedumbre y el dominio propio.

Para reflexionar: Madura tu carácter aprendiendo a ser paciente.

Arnoldo Arana, Valencia – Venezuela.