martes, 26 de enero de 2016

Construye tu Marca



Así como hay marcas de productos y servicios famosas por su calidad, también hay otras que han pasado a la historia como desastres en términos de ventas, por su bajo rendimiento, desempeño deficiente o simplemente por lo mediocres que resultaron ser.

Nosotros también somos una marca, "una marca registrada". Todo lo que hacemos o dejamos de hacer va construyendo la imagen que mostramos a los demás, imagen que nos permite ser creíbles o no, ganar o perder, avanzar a una vida mejor o quedarnos donde estamos. Al correr los años el nombre de uno se va haciendo conocido -para bien o para mal-, pues la imagen que nos hemos creado como "marca" va delante.

Hazte estas preguntas, ¿mi nombre, mi persona, mis servicios... son una marca reconocida por la buena calidad que representa o todo lo contrario, me conocen por la mediocridad de mis resultados, mi falta de palabra, mi inconstancia? Proverbios 22:1 nos anima a adquirir buena fama, o sea, reputación digna pues ésta nos sirve para abrirnos camino en un mundo donde la imagen cuenta mucho.

Llegará el día en que tu nombre será reconocido, cuando la gente te medirá por la excelencia con la que has construido tu marca personal. Cuando llegue ese día no necesitarás que te promocionen, tu marca misma lo hará.

Para reflexionar: Procura que tu marca sea la mejor, para gloria de Dios, para tu beneficio y también de los tuyos".

Gabriel Gil – Santiago, Chile.


martes, 19 de enero de 2016

Sólo 10 minutos de Pesca



El águila pescadora de África sólo necesita 10 minutos de pesca al día para mantenerse viva. Habita en las riveras de lagos y ríos del continente africano y otros lugares del planeta. Cuando vuela desde los árboles hasta la superficie del agua es algo lenta, un poco perezosa se podría decir, pero muy eficiente. Cuando despliega sus alas y prepara sus garras es un golpe seguro, su nivel de efectividad en la pesca es de un 98%. Esta ave no necesita más que 10 minutos de trabajo para "ganarse el pan diario", es una experta porque conoce sus capacidades físicas, utiliza los recursos internos con los que fue dotada y perfecciona su técnica día a día; ella ha alcanzado la maestría.

Ahora pienso en nosotros, seres humanos "súper dotados", que decimos ser "la corona de la creación", "obra maestra del Arquitecto divino", ya saben, poco inferior a los ángeles y todo eso... ¡Trabajamos 8, 10, 12 y hasta 16 horas diarias para mantener nuestro status quo, pero ella apenas lo hace en 10 minutos.

Convirtámonos en maestros de la productividad, capaces de maximizar los recursos con los que hemos sido dotados. Aprendamos a ser eficientes y no sólo efectivos. Sí, permitamos a Dios que nos entrene para ser como el águila, perseguidores de logros  y no ser esclavos del sistema, del trabajo, del reloj, de nosotros mismos.

Para Reflexionar:El éxito radica en la acción sabia y bien ejecutada” Eclesiastés 10:10.



Gabriel Gil – Santiago, Chile.