miércoles, 9 de marzo de 2016

Corta tu Higuera


¡Qué importante es inspeccionar nuestra viña!, ¡qué importante es hacer un recorrido y considerar cómo ha estado nuestra vida y descubrir cuáles son aquellas áreas que están siendo productivas y cuáles simplemente están ocupando espacio sin rendir fruto alguno! Al hacer esto descubriremos qué higueras tienen fruto y cuáles sólo ocupan terreno. Las higueras con fruto debemos dejarlas, las que no producen frutos debemos cortarlas.  

“Córtala”, le dijo el patrón al empleado del viñedo. Este hombre -el dueño de la viña-, estaba orientado a la acción, él esperaba resultados pues por tres años el árbol no había dado frutos, ¿para qué esperar más? -se dijo a sí mismo-. Esto nos hace pensar, ¿cuáles son aquellas situaciones, personas, hábitos, cosas, negocios, relaciones que sólo han ocupado espacio en nuestras mentes, corazón y espíritu? ¿Qué nos hace esperar para cortar esa higuera? Hay relaciones que llevan años sin fruto, hay situaciones que sólo están robando las fuerzas de nuestros cuerpos, hay personas en nuestras vidas que sólo están ocupando el espacio de alguien que en verdad podría aportar valor.  

Para Reflexionar: Si queremos que nuestra viña -nuestra vida-, sea fértil; ¡cortemos las higueras sin fruto! 

Gabriel Gil, Santiago - Chile.


2 comentarios:

  1. Que dura y dolorosa resulta esta práctica, más los resultados están garantizados. Dios nos de sabiduría para aplicar este principio en el momento adecuado y podamos dar el fruto que estamos llamados a dar.

    ResponderEliminar
  2. Amen, el Señor pesa nuestro corazon y nutre con su palabra.

    ResponderEliminar