lunes, 14 de marzo de 2016

¿Liderando a tus favoritos?



Escuchaba de un psicólogo que atendía un caso familiar, la mamá tenía un trato desigual con sus hijos, particularmente desfavorable con una de sus hijas. El terapeuta preguntó en reiteradas ocasiones a su paciente si notaba el trato inequitativo que hacía, a lo que ella respondía que no, que trataba a todos sus hijos e hijas por igual. De pronto el psicólogo replanteó le pregunta de una forma que trajo mucha la luz sobre el asunto: «Señora —preguntó—, a quién le recuerda esta hija». La mujer, sin pensarlo mucho, replicó: «¡Es igualita a mi suegra!».

La realidad que muchos líderes viven no es muy diferente a la de esta señora, tienen en sus equipos de trabajo ciertos colaboradores predilectos y otros que evidentemente no lo son, pero al igual que ella, fallan en reconocer el distingo que hacen.

Proyectar nuestros prejuicios y frustraciones en otros forma parte de la realidad humana; las fallas en el pasado y las malas experiencias también ‘cargan los dados’ a favor de unos y en contra de otros, sin embargo, toda desigualdad amenaza la unidad y la fuerza del trabajo en equipo. La norma que nos ayudará a solventar esta situación es: «Mismas reglas para todos».

Para Reflexionar: La aplicación de reglas claras, previamente establecidas y estandarizadas debe ser el eje de unión de cada familia, iglesia, empresa y grupo en la sociedad. 


Edgar Medina, Monterrey - México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario