martes, 3 de mayo de 2016

El momento ideal para ser líder



La Biblia nos cuenta del día en que Jesús les preguntó a sus discípulos quién era el salvador de Israel, según la opinión popular. Ellos respondieron lo que la gente de ese tiempo solía decir: Unos piensan que se trata de Juan el Bautista, otros del profeta Elías, unos más del profeta Jeremías y otros piensan en alguno de los demás profetas, le expresaron. Entonces, llevada la conversación a ese punto, Jesús, el Maestro, les cuestionó sobre quién pensaban ellos que era él. Es entonces cuando el apóstol Pedro respondió con evidente convicción y sin titubeos: «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente» [Mateo 16:19].


Mucha de la gente que había sido impactada y beneficiada por el liderazgo de Jesús seguía cuestionándose quién era verdaderamente él. Sin embargo, sus propios discípulos, no habían llegado a la conclusión de que él era el hijo de Dios y el Salvador del mundo de manera sencilla, pues ellos mismos se había hecho la misma pregunta tiempo atrás. Justo la noche en que una gran tempestad apareció como una fiera amenaza, mientras el Maestro dormía dentro de la barca. En ese momento le despertaron, rogándole por su ayuda. Él, levantándose, reprendió al viento y súbitamente toda la furia del mar desapareció. Asombrados los discípulos expresaron: «¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen?» [Marcos 4:41].

No hay duda de que la manera en que Jesús atendió la emergencia llevó a todo su grupo de seguidores a comprender que su Maestro era mucho más que un mero rabino… era el hijo de Dios.

Para Reflexionar: Es el manejo de las crisis lo que posiciona al líder frente al grupo, desacreditándolo o reconociéndolo por completo. 

Edgar Medina, Monterrey - México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario