martes, 10 de mayo de 2016

Trinitarias Espirituales



Florecer en medio del verano, eso es lo que mejor saben hacer las trinitarias, también conocidas como veraneras o buganvilias. El despliegue de color casi fluorescente de esta hermosa planta floral toma el protagonismo en cualquier escena veraniega o de sequía en gran parte del continente suramericano. Cuando el verano alcanza su mayor efecto de sequía y el calor arrecia, es justamente cuando más hermosas se ven las trinitarias, convirtiéndose en el centro de las miradas por su excéntrica belleza, una belleza ideada por Dios para el verano. La trinitaria es un ejemplo de resiliencia cuando otras plantas pierden vitalidad, de color cuando todo alrededor esta sin él, de belleza aun en medio de sequía extrema. 

Hay mucho que aprender de las trinitarias en los asuntos espirituales, sobre todo para el mundo profesional y empresarial de hoy. La Biblia incluye varias referencias para asemejar la fortaleza de un árbol con la fortaleza del ser humano que aprende a confiar en Dios. El Salmo 1, por ejemplo, refiere a que el hombre que se mantiene en continua meditación en la palabra de Dios, se asemeja a un árbol cuya “hoja no cae” y todo lo que hace “prospera”. Dios espera que sus hijos no solo puedan resistir las dificultades del entorno, sino que también puedan florecer y embellecer el mismo. Que puedan ser de apoyo, inspiración y testimonio a otros. Dios espera que los creyentes en el ámbito profesional o empresarial sean “Trinitarias Espirituales”, es decir, que sus vidas enteras y aun sus profesiones y/o empresas puedan ser un testimonio visual de su fidelidad, de su provisión y de su sustento, aun en tiempos de dificultad.

Para reflexionar: Leer la Biblia da resiliencia espiritual para aguantar tiempos difíciles y también para florecer en ellos.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. 
Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario