miércoles, 13 de julio de 2016

Todos necesitamos un “Mulligan” en la vida



En el juego del Golf existe un recurso muy codiciado por los golfistas, se llama el “Mulligan”. Este consiste en que si un golfista da un mal golpe de salida, se le permite tomar un segundo golpe sin penalidad. El segundo golpe se llama un "mulligan", y es una segunda oportunidad ante un mal tiro, un “do-over”. Aunque en el juego oficial, profesional o de competencia no es legalmente permitido; el mulligan en el juego casual es muy común verlo. Por lo general, se da esa oportunidad sólo en el primer tee de salida o al inicio del primer hoyo. Aspectos como la presión grupal, la falta de práctica, la falta de calentamiento apropiado, entre otros aspectos propenden a un mal tiro inicial, el cual usualmente afecta negativamente el ánimo y el resultado en el resto de la jornada (ya sea por desvío inconveniente o por penalidades). ¿A cuántos empresarios o profesionales no les gustaría tener un “mulligan” en su vida? Es decir, tener una segunda oportunidad luego de haber tomado una mala decisión en su carrera, en su familia, en las relaciones o en su gestión empresarial. ¿A cuántos no les gustaría poder “empezar de nuevo”?. Eso es precisamente lo que el Apóstol Pablo sugirió cuando dijo: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” El Dios de la Biblia sabe nuestra condición y es un Dios de gracia, de cambios de escenarios, de mejores condiciones de vida y de nuevos comienzos. Él siempre tiene disponible una segunda oportunidad para todo aquel que la necesite y quiera relanzar su vida en El. El mulligan sin duda cambia la perspectiva de juego, ya que mejora la actitud ante la vida e impacta positivamente nuestro score de vida e influencia.

Para Reflexionar: El Dios de la Biblia conoce nuestros “tiros errados” (fallas o pecados), pero nos ofrece un “Mulligan” en Jesucristo (perdón y salvación).

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.