viernes, 26 de agosto de 2016

Éxito en las transiciones de liderazgo




Muchos líderes tienen consciencia, planean y ejecutan las transiciones en el liderazgo, otros no. Moisés estaba de avanzada edad e intencionalmente pasándole la batuta del liderazgo a su joven y fiel ayudante Josué. Moisés dirige unas palabras de afirmación delante del pueblo (v.7-8) donde le expresa ánimo a cumplir la misión de liderazgo [conquistar la tierra prometida] que tenía por delante; y enfatiza allí que la razón primaria por la que su misión tendría éxito era por que contaba con una garantía a priori, porque estaba basada en que “Dios había jurado a sus padres que les daría la tierra prometida”. El liderazgo de Josué estaría dependiendo no de su capacidad, ni de su visión, ni de su experiencia; sino del hecho de que Dios llevaría a cabo a través de él de una promesa a su pueblo. Josué estaba ahora en el centro entre una promesa de Dios y el pueblo expectante, que gran reto! Sin embargo, un aspecto aún más importante fue la posterior confirmación directa a Josué de Dios mismo (v.23); que implica que no era solo un asunto de Moisés entregándole la batuta, ahora era Dios confirmando dicha entrega. La asignación de liderazgo entregada a Josué no tenía dimensiones humanas, tenía más bien dimensiones divinas. Ya no se trataba solo de una idea ingeniosa y programada de un líder [o quizás caprichosa e incierta de su parte]; era más bien un acto soberano de Dios alrededor de una promesa suya. Ya no era solamente Josué enviado por Moisés, ahora aparecía también una dimensión más amplia de parte de Dios, que era El mismo empoderando y trayendo doble aseguramiento al corazón del joven Josué.

Para reflexionar: Para tener éxito en cualquier transición intencional de liderazgo asegúrate que esté claramente conectada con los propósitos de Dios.


Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario