jueves, 11 de agosto de 2016

Petricor Espiritual en el Liderazgo



¿Cómo está tu corazón para liderar? ¿Has conocido a algún líder con un corazón endurecido? ¿Qué ablanda el corazón de un líder? Quizás exista la necesidad de experimentar el “Petricor”. La palabra petricor se refiere al olor que produce la lluvia al caer sobre suelos secos. El petricor se experimenta más contundentemente después de un tiempo de extrema sequía, cuando caen las primeras lluvias. El petricor tiene varias implicaciones: 1) se necesita la lluvia que soberanamente cae del cielo; 2) que la tierra tenga la condición de dureza y sequedad, 3) que la tierra este presta a recibir la lluvia que le cae. 4) anuncia que hay esperanza, ya que facilita las condiciones para la siembra y la posterior cosecha.

La Biblia se refiere particular e interesantemente a la lluvia temprana y la lluvia tardía, son las lluvias a los extremos de la temporada de siembra y cosecha; y cada lluvia cumple una función. Entre varias referencias bíblicas, es posible conseguir que en el Salmo 64:10 la primera (temprana) cumple precisamente una función ablandadora de la tierra, y la última (tardía) tiene un efecto de optimizar la cosecha al “florecer sus renuevos”.

Dios invita a no tener “Duro” el corazón, sino a colocarlo presto a refrescarse ante sus enseñanzas, instrucciones y dirección. Es posible que tu corazón como líder haya sufrido algún tipo de endurecimiento debido a diversas causas; por ejemplo, circunstancias o experiencias difíciles, malas decisiones, actitudes, hábitos o acciones perjudiciales que han permanecido en el tiempo. Sin embargo, el anhelo de Dios es traer “lluvias” de refrescamiento espiritual y producir en ti aroma a petricor en todos tus asuntos, generar ese fenómeno bioquímico y grato encuentro aromático cuando se junta la tierra seca y el agua refrescante de lluvia. Hablar de petricor espiritual en el liderazgo es referirse entonces al olor que se produce cuando el corazón de un líder está recibiendo una lluvia de refrescamiento celestial que le empodera para cumplir su misión en el mundo empresarial/profesional y llevar allí fruto en abundancia.

Para Reflexionar: ¿Quieres oler a Petricor luego de una larga sequía? Deja que la palabra de Dios te refresque hoy.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario