martes, 11 de octubre de 2016

Éxito “de la noche a la mañana”



El ser humano usualmente prefiere que su éxito llegue lo más rápido posible, prácticamente de la noche a la mañana. Cuando mi esposa Gaby obtuvo repentinamente varios reconocimientos continentales como cantante por su primera producción musical, le preguntaron en una entrevista sobre como había hecho para obtener éxito “de la noche a la mañana”, sobre todo en una categoría tan concurrida. Ese día ella reflexionó que el lanzamiento del disco había sido solo el siguiente paso luego de muchos años de trabajo dedicado y diligente en la cotidianidad de su espectro musical, donde había sido procesada profundamente. La Biblia enseña reiteradamente que el camino al éxito integral se da a la manera y en el tiempo de Dios. Usualmente puede que tarde, e implique el paso por un proceso de retos, incomodidades y aprendizajes hasta que llega el día en que todo parece ocurrir “de la noche a la mañana”. A José, el personaje del Antiguo Testamento, le llegó aparentemente el éxito todo junto ya que un mismo día: salió de la prisión, obtuvo pareja, fue honrado públicamente y nombrado gobernador de Egipto Pero esto ocurrió después de haber atravesado una serie de pruebas durante 13 años que le forjaron el carácter y le prepararon. Experiencias tales como desprecio familiar, falso testimonio de las autoridades, encarcelamiento injusto, entre otras. La preparación de Dios de los líderes es para que cuando reciban lo que Él tiene para darles; los líderes sepan reconocerlo, apreciarlo, agradecerlo; y, sobre todo, para que sepan manejarse ellos mismos ante ese regalo. Dios forma, al que se quiere dejar formar, con el objetivo de que cuando llegue el “Día de éxito” en algún área en particular, pueda reconocer que es por gracia y usualmente producto de un proceso lleno de propósito, y acompañado de los atributos del carácter necesarios para sustentarlo.

Para reflexionar: El éxito usualmente se va forjando a través del tiempo hasta que, de repente, ocurre de la noche a la mañana.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.