miércoles, 23 de noviembre de 2016

Un corazón agradecido, agradece.



Todo acto de agradecimiento tiene razones que le sustentan y beneficios que le acompañan. Recientemente escuche una interesante cita, “El agradecimiento es la memoria del corazón”, refiriéndose a cuando el corazón busca en retrospectiva y consigue razones o evidencias para expresar gratitud. Sin embargo, aunque la memoria puede que falle o el corazón quizás no consiga, un líder agradecido es un líder consciente de las bendiciones disponibles en Dios; antes, durante o después de cualquier circunstancia. Eso no significa que toda circunstancia siempre evidenciará razones para agradecer, pero la Biblia nos urge a “dar gracias en todo”, como un modo de vida instalado, como un estatus perdurable del corazón, como una condición que se llena de confianza en el Dios de los propósitos soberanos. La expresión del agradecimiento proviene solo de un corazón que en esencia es agradecido ya que conoce que detrás de cualquier circunstancia esta un gran Dios cuyos atributos y actos son confiables. Tanto en lo relacional, lo comunitario o empresarial/profesional ser agradecido ejercita la memoria, facilita el contentamiento, propaga entusiasmo, abre puertas de bendición [y las mantiene abiertas].

Para reflexionar: El que busca en Dios (no en las circunstancias) razones para agradecer, las encuentra.


Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario