jueves, 31 de agosto de 2017

La fe salva



Ingrid Betancourt, la ex-candidata a la presidencia de Colombia, fue secuestrada por la guerrilla durante 6 años, que parecieron una eternidad en medio de ese infierno, de injusticia, abuso, crueldad, lluvia, insectos, alacranes, culebras y demás animales, "que no hacían tanto daño como los seres humanos, sus captores" según Ingrid.

Las grandes pruebas, dejan grandes aprendizajes de vida, Ingrid resume tres grandes enseñanzas:

1. Vivir bajo principios. Al inicio de su captura, que fue dramática y violenta, y aun sangrienta al ver a uno de sus captores volar en pedazos al pisar una granada, y al ser denigrada como mujer, nació en ella algo que jamás había sentido, un odio irresistible tan fuerte que le nublaba la razón, y se convirtió de a poco en su principal enemigo porque le estaba consumiendo su propia vida.

Solo cuando estaba enfermando de tal manera, repentinamente se dio cuenta que era igual que sus captores, llena de odio y venganza, y que si quería vivir, tenia que ser fiel a sus principios, que aún encadenada a un árbol, todavía tenia suficiente libertad para decidir quien quería ser. Ingrid se dio cuenta que en medio del pánico y el bloqueo mental si iba a los principios actuaba acertadamente. Solo viviendo bajo principios podía ser libre.

2. La guerrilla tenía planificado quebrar emocionalmente a cada uno y la necesidad humana de los cautivos de unirse, por eso difundía rencor, envidia, chismes, Ingrid se dio cuenta que debía preservar la unidad para sobrevivir. Unidad es lo que sostiene al débil y da sentido al fuerte.

3. Aprender a Desarrollar la Fe: Uno de sus compañeros secuestrados, planificando su fuga, consultó a Ingrid (master en fugas) "Si estoy en la selva dando vueltas y vueltas y no encuentro la salida ¿qué hago?" ella le dijo "toma un teléfono y llamas al de arriba" él contestó, "tu sabes que no creo en Dios", Ingrid contesto, "A Dios no le importa igual te va ayudar".

17 días después por televisión, Pincho dio su declaración en radio, Ingrid hice lo que me dijiste, llamé al de arriba y me salvó Así como el temor es contagioso, la fe también lo es.

Para reflexionar: ¿Tu temor es contagioso o tu fe es contagiosa?


Julio César Acuña, Quito Ecuador.

miércoles, 9 de agosto de 2017

En busca de la sabiduría



Afortunado el que halla sabiduría, el que adquiere inteligencia; porque ellas dan más ganancias que la plata y rinden más beneficios que el oro. Valen mucho más que las piedras preciosas; nada de lo que puedas desear se les puede comparar. Con la mano derecha ofrecen larga vida, y con la izquierda, riquezas y honor. Sus caminos son agradables, y pacíficos todos sus senderos. La sabiduría es árbol de vida para los que la consiguen; qué afortunados son los que la retienen.Proverbios 3:13-18

El rey salomón nos dice que  no hay nada que el hombre pueda adquirir o desarrollar que sea tan valioso y provechoso como la sabiduría. “Vale más la sabiduría que las piedras preciosas, y ni lo más deseable se le compara” (Proverbios 8:11). Alcanzar, entonces, sabiduría debería representar uno de nuestros mayores objetivos, y una de las cosas en las que trabajemos con más empeño.  

Dice Charles Stanley: “Sólo hay dos formas de pasar por la vida: con sabiduría o sin ella. Sólo hay dos tipos de decisiones: sabias o imprudentes”. ¿Está usted tomando decisiones sabias? En todo caso, los resultados y el tipo de vida que construimos tienen que ver mucho con la sabiduría o la falta de ella con que nos conducimos. La sabiduría se observa en los resultados que obtenemos en nuestra salud física y emocional, en el desarrollo de nuestros negocios y emprendimientos, en el tipo de relaciones que cultivamos, en la forma como administramos el tiempo, en la forma de establecer nuestras prioridades y en la forma como tomamos decisiones. 

Ahora, caminar en sabiduría no es un proceso fácil ni libre de obstáculos. La sabiduría no es algo con lo que uno se tropieza; por el contrario, hay que buscarla con esmero y perseverancia. 


Para reflexionar: La sabiduría contribuye a trabajar más inteligentemente y menos laboriosamente. 


Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.

jueves, 27 de julio de 2017

Cuerpo sano en mente sana


 
El término hebreo para corazón apacible tiene el sentido de un corazón de sanidad o salud. La persona que mantiene su corazón en paz, en calma; sereno y sosegado, traduce ese estado emocional en salud para el cuerpo. Este es el caso de un hombre que no siente ruido en su interior, que no se desequilibra ni consume por las presiones del entorno. En esta actitud la persona mantiene un clima emocional interno que favorece la salud, y la enfermedad no lo devasta. Lo opuesto es un estado emocional de desazón e intranquilidad; de ansiedad y estrés, que consume como carcoma de los huesos. “El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste (roto, quebrantado) seca los huesos” (Proverbios 17:22).
 
Hay un dicho que reza: “mente sana en cuerpo sano”; pero creo que sería más apropiado decir “cuerpo sano en mente sana”. La forma como pensamos afecta nuestras actitudes, y estas juegan un papel importante en nuestra salud: en la adquisición, o desarrollo, o curación de la enfermedad. Ciertamente hay una estrecha relación entre el ánimo y la salud. El ánimo es la más sana medicina. La expresión no hay mejor medicina que un corazón alegre (Proverbios 17:22), subraya el valor de la actitud positiva y la salud emocional en el cultivo de la salud física, o en el restablecimiento de ella. El rey Salomón dijo: “El ánimo del hombre soportará su enfermedad; mas ¿quién soportará al ánimo angustiado (quebrantado, afligido, herido)?” (Proverbios 18:14). El buen ánimo es capaz de soportar o sobrevivir una enfermedad; pero cuando se pierde el ánimo, el optimismo y la esperanza, y se da lugar al desánimo y la ansiedad, el organismo acusa el golpe, y la salud se deteriora.
 
Para reflexionar: ¿Con qué pensamientos alimentas tu mente? "Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable... si hay virtud alguna... en esto pensad. Fil. 4:8
 
Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela

martes, 18 de julio de 2017

Edificando la vida interior – Parte II




La raíz es el medio por el que una planta puede obtener del suelo los nutrientes y el agua que necesita para alimentarse, crecer y fructificar. El fruto del árbol (calidad, pureza) es determinado por la raíz. Y el comportamiento y las actitudes del hombre son determinados por su carácter. Si comparamos la vida del hombre con la de un árbol, diremos que lo que es la raíz (fuente de sustento y estabilidad) al árbol, lo es el carácter (identidad propia, conciencia de sí mismo, valores, emociones, voluntad) al hombre.

Stephen K. McDowell y otros autores llaman a esta relación “el principio del poder y la forma”. “Lo externo es determinado por lo interno. Todas las formas externas o estructuras provienen de algún poder interno”. El poder que es interno, precede a la forma, que es externa, y no al revés. El hombre es reflejo de este principio. Así en el hombre su fuerza y poder interior fluye de su carácter, y éste a su vez se nutre de su vida espiritual. Ron Jenson lo resume con claridad: “Su carácter es la raíz de tal fuerza y su espiritualidad es lo que le da vida a la raíz”. Este es un principio esencial en la vida del hombre, que genera poder personal, fuerza y virtud de  carácter, éxito integral, sentido de identidad y propósito, esperanza y satisfacción por la vida; o, por el contrario, aburrimiento, desencanto y hastío por la vida, vacío existencial, fatalismo, dificultad para lidiar con la cotidianidad de la vida, desesperanza y escepticismo. 

Sin integridad, entereza y coherencia de carácter, las habilidades, la inteligencia y la educación se hacen insuficientes para liderar con éxito una organización y lidiar con las demandas de la realidad.

Para reflexionar: Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida. Prov. 4:23 NTV.

Arnoldo Arana. Valencia – Venezuela.

martes, 11 de julio de 2017

Edificando la vida interior – Parte I


Lectura: Proverbios 4:23

¿De dónde procede nuestro poder y fortaleza personal para vencer los retos y desafíos con que la realidad nos confronta? ¿Qué es lo que energiza nuestra vida personal? El rey Salomón dice que la energía, fortaleza y poder provienen del corazón, vale decir, del alma del hombre: su carácter. Lo que hay en el corazón: emociones, pensamientos y voluntad, determina el carácter de la persona. Y el carácter es el centro del desarrollo del ser humano. Hemos dicho que el carácter determina la integridad, la entereza, la fuerza y la competencia de una persona. Así todo lo que ocurre externamente: comportamientos, palabras, hábitos y expresión emocional obedecen a lo que hay en el carácter de la persona. El carácter representa la raíz que alimenta la vida del hombre.

¿Dónde hallar la fuente de nuestro poder personal?

Si queremos energizar nuestra vida, necesitamos, entonces, retornar / conectarnos con nuestro carácter y con las raíces espirituales que lo alimentan. Al respecto comenta el Dr. Ron Jenson: “Nos urge efectuar un retorno a las raíces espirituales y a centrarnos en el carácter. Estas son las verdaderas bases para el auténtico poder personal. Lo que cuenta es quién es usted en lo más íntimo de su ser, en lo más profundo de su fe, en su fortaleza espiritual. Esa es la verdadera fuente de su auténtico poder personal”.

Sin embargo, el hombre de hoy está más enfocado en hacer - tener cosas que en cultivar el ser. Las personas son movidas, mayormente, por el hacer y el tener que por el ser. Han invertido el orden de las prioridades en su vida. El hombre busca ser a través de hacer y obtener cosas, enfocándose con una perspectiva desde “afuera hacia adentro”, más que llegar a ser a través del cultivo de la vida interior, enfocándose con una visión de “adentro hacia fuera”. No son el talento, ni el carisma, ni la inteligencia, ni el conocimiento, los factores que más definen al líder, sino su carácter.


Para reflexionar: El carácter es el factor más decisivo para el desarrollo y crecimiento del liderazgo.

Arnoldo Arana. Valencia - Venezuela 

jueves, 6 de julio de 2017

El fruto que satisface




Se cosecha de lo que se dice y de lo que se hace. Los actos tanto como las palabras generan consecuencias positivas o negativas. Las palabras sabias producen muchos beneficios “la lengua del sabio hace grato el conocimiento” (Proverbios 15:2), y el arduo trabajo trae recompensas. Por el contrario, las palabras sin entendimiento traen problemas “la boca del necio es su ruina, y sus labios una trampa para su alma” (Proverbios 18:7) y las acciones incorrectas traen consecuencias negativas.


Así como las leyes físicas gobiernan el universo físico, los principios universales (ejemplo: justicia, verdad, integridad, laboriosidad, entre otros) gobiernan la existencia y el quehacer humano. Si estas leyes son transgredidas se producen resultados negativos inevitables; si son cumplidas se producen resultados positivos. Los principios son verdades imperecederas, legitimadas en su efectividad por la propia historia del hombre. 

Cosechamos lo que sembramos

Un dicho popular dice: “quien siembra vientos, cosecha tempestades”. Hay una relación directa entre lo que sembramos y lo que cosechamos. No podemos esperar cosechar manzanas si sembramos mandarinas; se cosecha lo que se siembra. Cada semilla se reproduce a sí misma. Así por ejemplo, en la vida personal, si sembramos diligencia, trabajo esforzado y responsabilidad, cosecharemos buenos resultados profesionales y financieros; pero si somos negligentes y perezosos, cosecharemos pobres resultados. Igualmente si sembramos injusticias y malas actitudes, no esperemos agradecimiento y amistad de las personas. Cada persona recoge un fruto que, positivo o negativo, constituye una recompensa a la forma como se desempeña.

Para reflexionar: ¿Qué tipo de semilla ha elegido para sembrar?

Arnoldo Arana . Valencia – Venezuela

martes, 27 de junio de 2017

Jesús, ¿Coach? (Parte II) - Liderazgo Integral


El entorno del mundo empresarial y profesional de hoy es conocido como VICAH (Volátil, Incierto, Complejo, Ambiguo e Híper-conectado). En un ambiente así es complicado sostener vidas en coherencia y con sentido de significado, conversaciones significativas, equipos enfocados y seguimiento efectivo en la gestión. Aunque el mundo de hoy tiene muchos líderes, un gran número de ellos se derrumban a la larga por no estar preparados para ser líderes integralmente exitosos. Son excelentes líderes en el mundo empresarial o profesional, más su caída no demora porque usualmente descuidan otros aspectos tan importantes para el éxito total, tales como el cuidado en su relación de pareja, en el desarrollo y educación de sus hijos, en su vida social, en su salud personal y por último (y quizás más importante que todos los demás) en su vida espiritual. Un coach efectivo facilita comprensión del diseño, la afinación y la sostenibilidad de todas las partes en coherencia en la vida de un líder, aun en circunstancias extremas. Procura que las aspiraciones, metas y sueños de la persona que recibe coaching estén en óptima alineación con su propósito y con su ecosistema de vida. En este sentido, considerar a Jesús como coach es conveniente no solo por su modelaje como un líder integral (Vivió la vida más ejemplar que ser alguno haya podido vivir); sino también por la forma en como Jesús conversó con sus seguidores la cual demostró su interés en la persona total. Jesús se interesó en contrastar entre lo existencial y lo trascendental al preguntar: ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? (Marcos 8:36). Pero también se interesó en las otras dimensiones relevantes como emocionales, físicas, familiares, sociales, entre otras. Siempre mantuvo interés, como todo buen coach, en la coherencia humana sostenida entre espíritu, alma y cuerpo.

Para reflexionar: ¿Cuan integral es tu liderazgo? ¿y si Jesús te hace coaching? 

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

miércoles, 21 de junio de 2017

Jesus, ¿Coach? (Parte I)

Lectura: Lucas 2:46-47


Jesús dejó trazos significativos en la forma en como conversó y empoderó a sus discípulos, que permiten conectar con lo que se ha llegado a conocer hoy como coaching. Si bien vivió en la era del imperio romano, periodo histórico altamente influenciado por la cultura y filosofía griega. Jesús sostuvo una serie de diálogos que denotan conexiones con dos elementos clave (Entre otros) del coaching: la capacidad de escucha activa y la formulación de preguntas poderosas. Él usó ambas con poder para facilitar la toma de consciencia en los interlocutores sobre asuntos de gran significado espiritual. A la temprana edad de 12 años, Jesús fue encontrado conversando y sentado en medio de los doctores de la ley, y lo que más significativo resulta es que según el relato bíblico estaba “oyéndoles y preguntándoles” (Lucas 2:46). No estaba hablando, ni aconsejándoles, ni mostrando cuanto sabía; solo estaba oyéndoles atentamente y preguntándoles. Concluye la porción refiriendo, “Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas.”

El mismo Jesús, años más tarde abordaba con sabiduría muchos asuntos, especialmente con sus discípulos a través de preguntas. En vez de llegar al conocimiento desde la impartición del mismo, muchas veces uso preguntas con la idea de iniciar el diálogo desde donde ellos estaban en términos de conciencia y comenzar a construir desde allí su punto. Por ejemplo, en una ocasión preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?”, y luego de escuchar sus respuestas les pregunto, “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?” (Mateo 16:13). Jesús evidencio así su preferencia por escuchar atentamente e indagar vía preguntas poderosas antes que solo impartir conocimiento, atributos de un gran coach.

Para reflexionar: Jesús aún está vivo y disponible para hacerte preguntas poderosas y escucharte, ¿te interesa?

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

viernes, 16 de junio de 2017

Curador de Autos y de Almas



Lectura: Isaías 51:1
 
Mantener automóviles que envejecen hasta que lleguen a convertirse en autos de colección es un arte. Este arte implica cuidado, trabajo duro, disciplina, inversión de recursos e intencionalidad a lo largo del camino. Eso es exactamente lo que ha hecho mi padre con varios automóviles. Recuerdo que quizás uno de los días en los que he visto emocionalmente afectado a mi padre fue cuando tuvo que vender, luego de años de cuidado, su querido “Caprice Classic”. El vió como un extraño se lo llevo para nunca más verlo, pero por el aprecio que le tenía y el tiempo invertido. Mi padre es lo que se puede llamar un curador de autos. Él sabe cómo cuidar apropiadamente un vehículo, no solo para que luzca bien, sino también para que sea de utilidad en todo su esplendor. Un curador es alguien que cree en el potencial de algo, contra todo pronóstico y se dedica a sacar lo mejor de eso en lo que se enfoca y dedica. Todo ese arte mi padre también lo ha invertido en ser un “curador de almas”. Ha visto potencial en personas donde nadie más lo ve, ha envisionado en seres humanos “hermosas esculturas” hechas de “piedras duras”. Se ha dedicado en todo momento a hablarles de Jesucristo a las personas en su espectro de influencia empresarial y profesional, y luego ha mostrado pasión por darles seguimiento hasta que den fruto o logren verse “integralmente bonitos” (así como los vehículos!). Qué bueno es poder ser parte de este ciclo que se multiplica, donde solo aquellos que hemos experimentado lo incómodo de la gracia de manos de un curador de almas, podemos desarrollar pasión para pasarlo también a las nuevas generaciones.

Para reflexionar: Ser un curador de almas es otra forma de ver lo que significa ser un discipulador.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 30 de mayo de 2017

Guardianes de las Compuertas de la Sociedad


Las ciudades son el punto de convergencia de la cultura, las artes, las costumbres y el legado  intergeneracional. Ejercer posicionamiento intencional en las diversas esferas de la sociedad tiene una implicación estratégica en los asuntos del reino de Dios. En las áreas clave de la sociedad hay lo que pudiésemos llamar “guardianes”, sean estos espiritualmente convenientes o no. Así como el canal de Panamá permite que grandes buques pasen de un lado del océano a otro, un guardián puede verse como una llave de paso en la sociedad, es un interventor de acceso (según la palabra en inglés gatekeeper), es una persona que controla el acceso a algo, por ejemplo, la puerta de una ciudad amurallada según se usaba en la antigüedad. Más recientemente el término ha adquirido un uso metafórico, referido a individuos que deciden si un determinado mensaje será distribuido a través de medios masivos, por intereses particulares o razones estratégicas. Los guardianes son una suerte de protectores o filtros informativos. En este sentido son los portadores o difusores de buenas nuevas, velan porque pase la información precisa, veraz y que genere bienestar. El apóstol Pablo habló de que los creyentes en Jesús han de saberse “Embajadores de Cristo”. En el contexto de la sociedad y el liderazgo, embajadores al mercado que sean también atrevidos guardianes de las puertas de la ciudad para que las buenas nuevas pasen hacia sitios estratégicos. Que valioso es cuando empresarios y profesionales un día logran ver el valor estratégico de su puesto de trabajo, y no lo abandonan, ni lo usan para propósitos de mal o satisfacer intereses egoístas, sino que lo usan para la gloria de Dios.

Para reflexionar: Bienaventurados aquellos que no cierran las compuertas estratégicas de su ciudad a la información salvadora y liberadora del evangelio de la gracia de Dios.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

martes, 16 de mayo de 2017

Santidad (opcional o necesaria)



No se en que momento de la historia, vivir una vida santa se volvió una aspiración opcional, o una aspiración demasiado inalcanzable, como un triatlón digno de unos pocos y muy esforzados personajes, en vez de ser un estilo de vida saludable, en la que todos deseemos y aspiremos vivir.

Todo empieza por la distorsión de la palabra ¿Qué es ser santo? Tiene implicaciones morales y se refiere a la pureza y rectitud de Dios como también a aquello en él que provoca asombro y temor reverencial, un status casi inalcanzable para humanos y exclusivo de algunos sacrificados.

Dios mismo es Santo, y sus hijos se espera tengan su carácter, por lo cual no debe ser una cualidad de algunos, sino una herencia del carácter de su padre. ¨como aquel que os llamó es santosed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir¨  I Pedro 1:15

Santidad derivan de la raíz hebreo qadash y la raíz gr. hag-. El significado básico de qadash es separación o apartar.

Es decir todos sus hijos hemos sido llamados a tener un vida de pureza, alejada de la maldad ¨Todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna digna de alabanza, en esto pensad¨ Filipenses 4:8.

Nada más necesario en nuestro mundo actual que personas que voluntariamente decidan ser santos, en sus negocios, familias, relaciones. El mundo sería otro, y puede empezar ya.

Para reflexionar: La santidad, no es una meta, es el resultado de la presencia plena de Dios en tu vida.

Julio César Acuña, Quito - Ecuador.

martes, 9 de mayo de 2017

La Ñapa (Lagniappe) en los Negocios



En frente del parque Fernando Peñalver de Valencia (Venezuela) ha estado Jairo vendiendo jugos de naranja desde hace varios años. Desde muy temprano prepara diariamente todo para servir con excelencia a sus clientes. Pero Jairo y su equipo hacen algo inusual, siempre y a todo cliente les dan una “Ñapa”, esperan a que la persona tome un poco y luego le sirven más jugo, sin costo extra. Wow! Pero Jairo, como muchos otros cristianos, entiende el valor de ser generoso, de bendecir y de dar a otros más allá de aquello por lo que pagan o merecen. La generosidad es una condición del corazón que implica desprendimiento y desapego a lo material, a sabiendas que eso traerá bendición en el largo plazo y que Dios, quien es generoso, se alegrará por eso. La generosidad puede expresarse de muchas formas, una de ellas es a través de “Lagniappe” o Ñapa. Es el extra o regalo que da un vendedor cuando se compra algo y se nos da un poco sin coste adicional. Es una palabra de origen francés “lagniappe” que significa precisamente "dar algo más". Los comerciantes franceses realizaban sus actividades en la época colonial, ofrecían “lagnieppe” y los nativos transformaron dicho vocablo francés en ñapa. Hay registros de la misma tradición en Nueva Orleáns, EEUU, y en otros sitios latinoamericanos (incluyendo Venezuela) con esta influencia francesa. Aunque la disposición de dar “ñapa” en los negocios parece contra-natura a los resultados económicos empresariales (por cuestiones de control, justicia y costos), y más aún en tiempos de crisis. Sin embargo, es una práctica coherente con la perspectiva bíblica que conviene incorporar en cualquier etapa de la vida de cualquier iniciativa empresarial/profesional. Cuando alguien hace de la “ñapa” parte de su estrategia, entonces está ejercitando su fe ya que es una práctica que trae beneficios a largo plazo, y actuando parecido al Dios de la Biblia, quien es bondadoso y siempre está en disposición “para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos”.

Para reflexionar: No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. (Gálatas 6:9)

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

jueves, 4 de mayo de 2017

La chispa del Liderazgo “Conexión”




Alguna vez todos nos preguntamos, ¿Cuál es la clave del liderazgo? Examinando la vida del Rey Roboam, un hombre que estaba hambriento de poder y más interesado en mostrar su poder político que en conectarse y servir a su pueblo, terminó dividiendo su nación. Casos similares vemos en la actualidad.

Cuando un líder ha trabajado previamente en conectarse con su gente, se nota, y se ve reflejado en el compromiso, entusiasmo y lealtad de su gente. 

Algunos elementos claves de la conexión tienen que ver con:

1. Enfoque en quien sirves:
La actitud tirana de Roboam, mostró desprecio por la gente a quien se supone debía servir. Hizo caso omiso a sus consejeros que le revelaban las necesidades de su pueblo.  La mentalidad del líder debe ir más allá de si mismo, enfocada en lo que la gente a quien lidera necesita, que no es siempre lo que desea.

2. Disponibilidad de servicio:
Un estudio de la Universidad de Michigan reveló que la gente que se ofrece de voluntaria con regularidad, aumenta su alegría de vivir y aumenta su expectativa de vida. Nada conecta mejor que ver en un líder su disposición a ayudar a quienes lidera.

3. Primero llegar al corazón:
¨Cuando te mantienes abierto a la necesidad de tu gente, ellos se mantendrán abiertos a tu visión. Cuando actúes para resolver sus necesidades, ellos actuarán para llevar a cabo tu visión. Los líderes sabios actúan y resuelven las necesidades de su gente¨ John Maxwell.

Para reflexionar: Tu compromiso a servir conecta con tu gente más fuerte que tus buenas ideas.

Julio César Acuña, Quito Ecuador.

martes, 25 de abril de 2017

La maestría en finanzas de mis padres




Después de 20 años de haber terminado mi maestría en negocios MBA, regresando la vista atrás, me doy cuenta que las mejores enseñanzas de finanzas las recibí de mis padres.

Fueron cinco cosas que también quiero heredar a mis hijos:

1. Visión: con los años fui observando como mis padres fueron construyendo paso a paso, cada uno de sus sueños, a pesar de que sus limitados ingresos, claramente tenían metas progresivas, por lo cual eran sabios a la hora de gastar, que les permite ahora disfrutan.

2. Ser productivo: Un adagio ancestral dice: “No mentir, no robar y no ser ocioso” estas son claves de una economía saludable. Prov. 6:6 dice: “Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio;” Es vivir con un enfoque en la productividad, en crear y agregar valor, que es distinto de un enfoque en el dinero. Mirar el trabajo como una oportunidad maravillosa de crecer y crear, no como la obligación para hacer dinero, sino como la consecuencia de servir.

3. Ahorro: un estilo de vida austera, que es sencilla y sin alardes ni adornos superfluos, les permitía tener para las emergencias, y paulatinamente hacer progresos cuando las oportunidades de acuerdo al plan se presentaban.

4. Ser generoso: siempre vi como mi madre tenían el corazón abierto para compartir, le era natural, y siempre tenía para dar a quien lo necesitaba. También un corazón para ofrendar a Dios con gratitud y no por obligación.

5. Disfrutar: no de los lujos ni placeres temporales, disfrutar de las cosas que no tienen precio, la familia, la educación, la bondad, las experiencias de vida, la salud.

Para reflexionar: Nuestro manejo del dinero, no solo refleja nuestro carácter, sino que predice nuestro futuro.

Julio César Acuña, Quito - Ecuador.


miércoles, 19 de abril de 2017

Jefe Increíble, es posible.



Es posible ser un jefe o líder memorable a través del tiempo. Normalmente hemos tenido jefes o líderes que han dejado una huella, un legado, una imagen mental positiva, un deseo se ser como ellos.

No son seres extraterrestres, son seres humanos con cualidades especiales que son naturales para ellos, e inspiradoras para nosotros. Más allá de sus logros, emanan de su carácter, es decir es su característica natural. Algunas de las cualidades que los distinguen son:

Lideran individuos no solo equipos, son capaces de distinguir las particularidades de cada individuo dentro del equipo, la manera en que cada uno es motivado, desafiado y corregido, son capaces de con sólo mirar a los ojos entender la mente y el corazón de cada individuo dentro de su equipo.

Inspiradores hacia sueños, siendo en sí mismos una visión clara por el propósito evidente y transparente que tienen, con metas y caminos visibles y alcanzables.

Da y recibe feedback o retroalimentación con regularidad, las conversaciones de valor agregado son su estilo, es muy agradable conversar con ellos porque siempre se termina enriquecido.

Sus preguntas son transformadoras, de manera natural llevan a su gente a la reflexión a través de preguntas inusuales, más allá del ¿Cómo estás? Preguntan ¿Qué te hace sentir, como te sientes?, y lo mejor es que ellos saben que esos líderes les escuchan.

Abiertos a escuchar, están prestos al consejo y al cambio de ser necesario, sus seguidores o colaboradores están conscientes de que no son perfectos, y ellos también lo saben.

Uno de esos líderes modelos para la humanidad es Jesucristo, quien cambió para la historia la definición de liderazgo, en vez de ser servido, se enfocó en servir a los demás.


Para reflexionar: Si alguno quiere ser el primero, colóquese en último lugar y hágase servidor de todos” Jesús.

Julio Cesar Acuña, Quito – Ecuador.

miércoles, 12 de abril de 2017

El mejor Negocio


El sabio Salomón ya lo descubrió hace miles de años. Este principio, funciona hasta el día de hoy.

El mejor negocio es tener una buena reputación. Entre los beneficios, la buena reputación te aporta: prestigio y notoriedad, diferenciación y valor a tu marca, mejora la estima de tus colaboradores, fideliza a tus clientes, flexibiliza a proveedores y atrae inversionistas.

En el marketing moderno, se lo llama la estrategia del Mouth marketing, o boca a boca, un cliente satisfecho comenta a otro cliente satisfecho una experiencia altamente positiva. Se conoce que una experiencia negativa se comenta al menos a 7 personas, mientras que una positiva a 3 que se convierten en potenciales futuros clientes.

Tres estrategias para mejorar tus referencias son:
1.   Medir la satisfacción de cada uno de tus clientes de manera objetiva y tener standares objetivos para alcanzarlo y mejorarlo.
2.    Recompensar a quienes te recomiendan.
3.  Compensar a quienes están insatisfechos, con algo adicional para restituir y mostrar que el cliente te interesa y estás comprometido con el servicio.

Alguna vez alguien me comentó: ¨los cristianos somos clientes satisfechos¨, simplemente hablamos de nuestra experiencia transformadora. Somos agradecidos de lo que Dios hizo en nuestra vidas a partir de conocerlo personalmente. ¿Lo conoces tú?

Para reflexionar: La reputación es algo que se construye día a día y se puede perder en un instante.


Julio César Acuña, Quito – Ecuador.

martes, 4 de abril de 2017

Desvirtuando mitos de los negocios.


En la investigación realizada por la Universidad de Stanford, a las empresas más extraordinarias, es decir más que prósperas y más que duraderas,  se encontró que tuvieron una rentabilidad comparativo 15 veces mayor a las empresas promedio estudiadas de las fortune 500, y además se desvirtuaron 12 mitos de los negocios. Veamos el primero

Mito 1: Las compañías más exitosas existen para maximizar utilidades.
Aprendizaje: El Propósito es más importante que las utilidades.

Esta investigación mostró, que al contrario de lo que enseñan las escuelas de negocios, maximizar las utilidades no es la fuerza impulsora dominante de las empresas visionarias, buscan utilidades sí, pero lo que les guía son sus valores básicos y su sentido de propósito y el cumplimiento de su misión más allá de solo ganar dinero, pero paradójicamente ganan más que las que solo les anima el lucro. 

Sam Walton, Fundador de Wal-Mart dijo: ¨Yo me he concentrado siempre en crear la mejor compañía minorista posible y punto. Crear una inmensa fortuna personal no fue nunca una meta particular mía.¨ Para hacer de una empresa extraordinaria, es fundamental tener una clara definición de propósito, algo trascendente, de legado, que sea más importante que las utilidades y los propios socios, el valor agregado o contribución que la misma dejará a la sociedad, el por qué hace lo que hace, su razón de ser,  por qué existe, cuál es su propósito superior.

Al igual que la empresa, encontrar el propósito para nuestras vidas es sin duda la misión más importante que podemos emprender. Nunca es tarde para hacerlo. Es interesante ver como Dios mismo creo cada cosa con propósito, no hay nada en la naturaleza que no tenga un por qué, incluso el ser humano, tiene un propósito, ser su imagen y semejanza en cuanto a su carácter, por esto cultivar el carácter de Dios en nuestra vida es nuestro más grande propósito.

Para reflexionar: El propósito siempre es más grande que las metas, actualmente ¿Cuál es el propósito más grande de tu vida y tu empresa?


Julio Cesar Acuña, Quito – Ecuador.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Remontar para alcanzar la victoria

Lectura: Isaías 40:28-31
 
Hay días que la suerte parece estar echada en contra nuestra. Días en que la lluvia de adversidades se desploma sobre nosotros. Hay días que parecen noches, y noches que parecen tristemente eternas.

Pero cada noche termina y cada lluvia deja un manto de vida. Cada herida deja un rastro de experiencia y sabiduría. La verdad es esta: 

• Las derrotas nos ayudan a crecer. • Los tropiezos nos enseñan el camino. • Los miedos se esfuman. • Las burlas se acaban.

Cada líder debe de comprender que el reloj de la vida no se detiene y tarde o temprano llega el momento de REMONTAR.

Remontar no sólo es superar algún obstáculo o dificultad, es dejarlos atrás como evidencia de hasta dónde somos capaces de llegar. Es tomar los remos del desafío, aunque se nos vaya la vida en ello.

Remontar es la capacidad de los más fuertes, de los más firmes… de los más nobles. De aquellos que dejan todo rastro de cobardía en el cesto de basura cada mañana. Remontar es poner nuevas suelas al calzado y volver al campo de batalla con el alma plenamente restaurada.

Remontar no es sólo es subir, es permanecer subiendo… aunque duela, aunque se sufra, aunque se llore. Remontar es refugiarse en los montes, ascender a las alturas, abrigarse de nubes y codearse con águilas en la cumbre.

«En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán».
—Isaías 40:31

Para reflexionar: Remontar no sólo es levantarse, es ascender por el aire, dejando atrás derrotas, tropiezos, miedos y burlas. Remontar no es una alternativa. Es la VIDA.

Edgar Medina, Monterrey - México.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Conociendo al líder por su trato a los animales


Hace no mucho un psicólogo, amigo mío, me hacía saber la manera en la que él identifica la calidad de carácter de sus clientes. Su trabajo como consultor en desarrollo personal lo ha llevado a relacionarse con grandes empresarios, ejecutivos de elevado nivel y políticos de la alta esfera. El trato de sus clientes hacia él, como consultor, suele ser muy cordial; pero, cuando ellos interactúan con un subordinado muestran mucho más de sí mismos que lo que algunos ‘buenos modales’ puedan ocultar. Nuestro comportamiento en el terreno que dominamos nos define con apego a la realidad. Alguien dijo: «Si quieres conocer realmente a una persona: ‘Dale poder’».

El ser humano, en general, ocupa un lugar de privilegio en el escenario mundial. Los recursos que están a nuestro alcance dejan ver nuestra buena o mala capacidad de administrarlos. Uno de los más valiosos es el que nos ofrece el llamado Reino Animal. Las bestias nos ayudan a trabajar, a comer  y hasta nos hacen compañía; pero, ¿cómo las tratamos?

El libro de Proverbios nos dice: «Los justos cuidan de sus animales, pero los perversos son siempre crueles» [Proverbios 12.10 NTV]. Llama mi atención que en el libro de consejos espirituales del Rey Salomón haya dado espacio para el tema del maltrato animal, y siendo honesto, creo que algún día —tarde o temprano— tendremos que dar cuentas por nuestro comportamiento, incluyendo nuestro trato a favor o en contra de los animales.

Con la misma línea de pensamiento del rey Salomón encontramos una famosa frase que se le atribuye al legendario Mahatma Gandhi: «Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales».

Para cuidar con dignidad a nuestras mascotas, hay que tener en mente lo siguiente:

1.       No son un juguete
2.       Tienen derechos y sentimientos
3.       Necesitan atención
4.       Necesitan espacio adecuado
5.       Necesitan cuidados en su salud

Para reflexionar: El verdadero carácter del líder se conoce cuando él está bajo presión o cuando se le da una alta dosis de poder.

Edgar Medina - Monterrey, México.

martes, 14 de marzo de 2017

El líder que camina con verdadera seguridad.




La inseguridad y la violencia, se han convertido en los invitados incómodos de muchas de nuestras conversaciones. El profeta Isaías presenta las características de quienes en medio de tiempos turbulentos —exactamente como los que vivimos— son capaces de vivir seguros; aquellos cuya «fortaleza de rocas será su lugar de refugio; se les dará su pan, y sus aguas serán seguras» [Isaías 33:16]. ¿Cómo obtener tal clase de seguridad? La Biblia nos ofrece una clara guía:

1. Caminar en justicia
El primer paso rumbo a la fortaleza que nos mantendrá resguardados es dar pasos de justicia, pues el fruto de la justicia es la paz. Esa paz que hoy en día parece algo lejano, no es más que la consecuencia de los altos grados de injusticia que prevalecen en nuestras comunidades. Preguntémonos: ¿La injusticia e inseguridad me han hecho más sensible al dolor de otros?, o ¿me han hecho un maestro de la crítica? O, peor aún, ¿me justifico para actuar injustamente?

2. Hablar lo recto
Qué lamentable es lo mucho que retroalimentamos los temas relacionados con la inseguridad. Hemos dejado de lado el hablar vida, en vez de muerte. El hablar justicia, en vez de maldad. Pablo exhortaba a los cristianos de la ciudad de Éfeso a que no participaran en las obras infructuosas de las tinieblas, sino que más bien la reprendieran [Efesios 5:11]. Si decidimos tocar el tema, es mejor hacerlo para abonar en otros la esperanza y seguridad que Dios ofrece a los que en él confían.

3. Aborrecer Extorsión
Solemos pensar en la violencia o el estrés como algo muy nocivo por definición. June Hunt, en su artículo El Estrés, cómo evitar un colapso nervioso, abre nuestros ojos al dejarnos ver que hay cuatro distintos niveles de estrés. Uno de ellos, al cual llama «estrés luz verde», permite al individuo estar lo suficientemente alerta como para tomar decisiones correctas. De la misma manera, hay un nivel de violencia que requerimos para actuar con firmeza ante el embate que trae consigo la inseguridad que vivimos. Tres sinónimos de la palabra violencia son: pasión, fuerza e ímpetu; mismas cualidades que requerimos para combatirla.

Para reflexionar: Los grandes cambios que necesitan nuestras comunidades se sustentarán de los pequeños esfuerzos que están en nuestras manos.

Edgar Medina - Monterrey, México.