viernes, 13 de enero de 2017

Definiendo el Éxito



¿Has conocido a algún empresario o profesional que no quisiera tener éxito en su vida? Difícilmente. Pero aspirar a tener éxito y lograrlo realmente son cosas diferentes. El asunto es que, en palabras de Ron Jenson, todos nos dirigimos hacia lo que personalmente definimos como éxito, sea implícito o explicito, sea de forma consciente o inconsciente. Ahora bien, ¿Cuál es su definición de éxito? Mucha gente incluye en su definición alguna de las cinco “P”: Prosperidad, Posición, Poder, Prestigio y Placer. Aunque estas 5 P’s son prácticamente neutras, son mecanismos que usualmente distraen del logro del genuino éxito. Pero, ¿Al final de su vida, cómo sabrá si tuvo éxito? ¿Es acaso un asunto de su aporte a su familia [esposa e hijos], su influencia en la sociedad, sus relaciones significativas, sus logros profesionales/corporativos, o de cuanto logró agradar a Dios? Rick Warren dice que éxito genuino es “amar y liderar consistentemente y terminar bien”. El apóstol Pablo mencionó que para él, “completar el encargo que Dios le había entregado - el dar a conocer las buenas nuevas de Jesus (Hechos 20:24)- era lo más importante en su vida. Ron Jenson refiere a éxito como “Ser y hacer todo aquello para lo que fuimos creados”; es decir, honrar al creador al utilizar el potencial y el talento, cumplir con toda la misión encargada y no dejar a un lado algún área vital en la vida. El éxito precisa ser intencionalmente balanceado. En este sentido, no es posible considerarse una persona exitosa solo si su empresa o profesión marcha de maravilla, pero su familia es un fracaso, su vida espiritual está seca, o su salud es un desastre a causa de su ignorancia o descuido. El éxito genuino ha de estar en armonía con quién es usted en verdad como persona, de tal manera que le permita vivir una vida equilibrada, plena y llena de significado. El éxito es entonces un estado de paz y gestión integral del ser, en balance de roles ante terceros y en armonía con el propósito del creador.

Para reflexionar: El verdadero éxito es integral, dinámico, expansivo, sostenible y trascendente.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario