martes, 24 de enero de 2017

El Arte de Preguntar


Lectura: S. Juan 6:35

Las preguntas pueden servir como potenciadores de perspectiva, mecanismos de sensibilización, abridoras de alternativas e impulsoras de la determinación. El autor Michalko se refiere a la importancia de mostrar un "alto grado de indagación", y a que el ingenio emerge usualmente de "hacer preguntas audaces". El antiguo método socrático (basado en la "Mayéutica") y los temas emergentes de coaching, abren grandes oportunidades a través de plantear estratégicamente preguntas para ayudar a los seguidores dar a luz sus propias ideas y/o fomentar que estas sean nuevas ideas. Las preguntas fueron tal vez uno de los mayores potenciadores de la creatividad usado por Jesús para traer conciencia sobre asuntos del reino y para fomentar el crecimiento espiritual en sus discípulos. Sólo en el Evangelio de Mateo hay unas 82 preguntas registradas que fueron formuladas por Jesús. Otra interesante referencia se encuentra en Lucas 9:18, "Un día cuando Jesús estaba orando para sí, estando allí sus discípulos, les preguntó: ¿Quién dice la gente que soy yo?"(NVI), y luego en el  versículo 20, "Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?" (NVI). La primera requería conciencia del entorno; y la segunda requería convicciones personales, ambas fueron elementos útiles para construir exitosamente el compromiso y la cohesión entre el líder y sus seguidores. Aunque las preguntas pueden tener diferentes propósitos, Jesús usó preguntas para traer transformación y abonar sobre la nueva visión del reino de Dios a la gente.

Para reflexionar: ¿Qué porcentaje de tus interacciones conversacionales son aconsejando o preguntando? ¿Hablando o escuchando?

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario