martes, 14 de febrero de 2017

En la multitud de consejeros está la sabiduría.





Los planes y proyectos prosperan gracias a la dirección que le imprimen los sabios consejos. Los buenos consejos permiten ampliar la visión de los emprendimientos, asuntos de trabajo, etcétera sobre los que se necesita tomar decisión. Así lo expresa el rey Salomón: “Los pensamientos (planes) con el consejo se ordenan; y con dirección sabia se hace la guerra” (Proverbios 20:18 - RV 1960). El consejo viene para ampliar nuestra perspectiva de un asunto. Aumenta también nuestro nivel de confianza y certidumbre y disminuye los riesgos en la toma de decisiones.

En este proverbio el rey Salomón pone de manifiesto el valor de consultar con consejeros idóneos (consultores, mentores, expertos en un área, coaches, entre otros) antes de tomar decisiones importantes. Un consejero es una persona que ofrece consejo, consulta, asesoría, dirección y sabiduría en la prosecución de un objetivo. Salomón era consciente del valor de sabios consejeros. Creo que buena parte de  su éxito como empresario y emprendedor se debió a la práctica de consultar con hábiles consejeros antes de tomar decisiones importantes.

Nadie posee la verdad completa, ni la interpretación exacta de la realidad, de allí la importancia de recibir consejos de otras personas. Hoy en día contar con hábiles consejeros y asesores es un factor que apoya el éxito en la gestión de los líderes, organizaciones y naciones. Esa es la idea que resalta el rey Salomón en otro proverbio: “Sin dirección, la nación fracasa; el éxito depende de los muchos consejeros” (Proverbios 11:14 NVI).

Para Reflexionar: El consultar con otros pone a nuestra disposición el conocimiento y la experiencia de otras personas autorizadas, expertas y sabias.


Serie: Sabiduría para el Liderazgo.


Arnoldo Arana, Valencia - Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario