martes, 4 de abril de 2017

Desvirtuando mitos de los negocios.


En la investigación realizada por la Universidad de Stanford, a las empresas más extraordinarias, es decir más que prósperas y más que duraderas,  se encontró que tuvieron una rentabilidad comparativo 15 veces mayor a las empresas promedio estudiadas de las fortune 500, y además se desvirtuaron 12 mitos de los negocios. Veamos el primero

Mito 1: Las compañías más exitosas existen para maximizar utilidades.
Aprendizaje: El Propósito es más importante que las utilidades.

Esta investigación mostró, que al contrario de lo que enseñan las escuelas de negocios, maximizar las utilidades no es la fuerza impulsora dominante de las empresas visionarias, buscan utilidades sí, pero lo que les guía son sus valores básicos y su sentido de propósito y el cumplimiento de su misión más allá de solo ganar dinero, pero paradójicamente ganan más que las que solo les anima el lucro. 

Sam Walton, Fundador de Wal-Mart dijo: ¨Yo me he concentrado siempre en crear la mejor compañía minorista posible y punto. Crear una inmensa fortuna personal no fue nunca una meta particular mía.¨ Para hacer de una empresa extraordinaria, es fundamental tener una clara definición de propósito, algo trascendente, de legado, que sea más importante que las utilidades y los propios socios, el valor agregado o contribución que la misma dejará a la sociedad, el por qué hace lo que hace, su razón de ser,  por qué existe, cuál es su propósito superior.

Al igual que la empresa, encontrar el propósito para nuestras vidas es sin duda la misión más importante que podemos emprender. Nunca es tarde para hacerlo. Es interesante ver como Dios mismo creo cada cosa con propósito, no hay nada en la naturaleza que no tenga un por qué, incluso el ser humano, tiene un propósito, ser su imagen y semejanza en cuanto a su carácter, por esto cultivar el carácter de Dios en nuestra vida es nuestro más grande propósito.

Para reflexionar: El propósito siempre es más grande que las metas, actualmente ¿Cuál es el propósito más grande de tu vida y tu empresa?


Julio Cesar Acuña, Quito – Ecuador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario