miércoles, 12 de abril de 2017

El mejor Negocio


El sabio Salomón ya lo descubrió hace miles de años. Este principio, funciona hasta el día de hoy.

El mejor negocio es tener una buena reputación. Entre los beneficios, la buena reputación te aporta: prestigio y notoriedad, diferenciación y valor a tu marca, mejora la estima de tus colaboradores, fideliza a tus clientes, flexibiliza a proveedores y atrae inversionistas.

En el marketing moderno, se lo llama la estrategia del Mouth marketing, o boca a boca, un cliente satisfecho comenta a otro cliente satisfecho una experiencia altamente positiva. Se conoce que una experiencia negativa se comenta al menos a 7 personas, mientras que una positiva a 3 que se convierten en potenciales futuros clientes.

Tres estrategias para mejorar tus referencias son:
1.   Medir la satisfacción de cada uno de tus clientes de manera objetiva y tener standares objetivos para alcanzarlo y mejorarlo.
2.    Recompensar a quienes te recomiendan.
3.  Compensar a quienes están insatisfechos, con algo adicional para restituir y mostrar que el cliente te interesa y estás comprometido con el servicio.

Alguna vez alguien me comentó: ¨los cristianos somos clientes satisfechos¨, simplemente hablamos de nuestra experiencia transformadora. Somos agradecidos de lo que Dios hizo en nuestra vidas a partir de conocerlo personalmente. ¿Lo conoces tú?

Para reflexionar: La reputación es algo que se construye día a día y se puede perder en un instante.


Julio César Acuña, Quito – Ecuador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario