martes, 25 de abril de 2017

La maestría en finanzas de mis padres




Después de 20 años de haber terminado mi maestría en negocios MBA, regresando la vista atrás, me doy cuenta que las mejores enseñanzas de finanzas las recibí de mis padres.

Fueron cinco cosas que también quiero heredar a mis hijos:

1. Visión: con los años fui observando como mis padres fueron construyendo paso a paso, cada uno de sus sueños, a pesar de que sus limitados ingresos, claramente tenían metas progresivas, por lo cual eran sabios a la hora de gastar, que les permite ahora disfrutan.

2. Ser productivo: Un adagio ancestral dice: “No mentir, no robar y no ser ocioso” estas son claves de una economía saludable. Prov. 6:6 dice: “Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio;” Es vivir con un enfoque en la productividad, en crear y agregar valor, que es distinto de un enfoque en el dinero. Mirar el trabajo como una oportunidad maravillosa de crecer y crear, no como la obligación para hacer dinero, sino como la consecuencia de servir.

3. Ahorro: un estilo de vida austera, que es sencilla y sin alardes ni adornos superfluos, les permitía tener para las emergencias, y paulatinamente hacer progresos cuando las oportunidades de acuerdo al plan se presentaban.

4. Ser generoso: siempre vi como mi madre tenían el corazón abierto para compartir, le era natural, y siempre tenía para dar a quien lo necesitaba. También un corazón para ofrendar a Dios con gratitud y no por obligación.

5. Disfrutar: no de los lujos ni placeres temporales, disfrutar de las cosas que no tienen precio, la familia, la educación, la bondad, las experiencias de vida, la salud.

Para reflexionar: Nuestro manejo del dinero, no solo refleja nuestro carácter, sino que predice nuestro futuro.

Julio César Acuña, Quito - Ecuador.


No hay comentarios:

Publicar un comentario