martes, 30 de mayo de 2017

Guardianes de las Compuertas de la Sociedad


Las ciudades son el punto de convergencia de la cultura, las artes, las costumbres y el legado  intergeneracional. Ejercer posicionamiento intencional en las diversas esferas de la sociedad tiene una implicación estratégica en los asuntos del reino de Dios. En las áreas clave de la sociedad hay lo que pudiésemos llamar “guardianes”, sean estos espiritualmente convenientes o no. Así como el canal de Panamá permite que grandes buques pasen de un lado del océano a otro, un guardián puede verse como una llave de paso en la sociedad, es un interventor de acceso (según la palabra en inglés gatekeeper), es una persona que controla el acceso a algo, por ejemplo, la puerta de una ciudad amurallada según se usaba en la antigüedad. Más recientemente el término ha adquirido un uso metafórico, referido a individuos que deciden si un determinado mensaje será distribuido a través de medios masivos, por intereses particulares o razones estratégicas. Los guardianes son una suerte de protectores o filtros informativos. En este sentido son los portadores o difusores de buenas nuevas, velan porque pase la información precisa, veraz y que genere bienestar. El apóstol Pablo habló de que los creyentes en Jesús han de saberse “Embajadores de Cristo”. En el contexto de la sociedad y el liderazgo, embajadores al mercado que sean también atrevidos guardianes de las puertas de la ciudad para que las buenas nuevas pasen hacia sitios estratégicos. Que valioso es cuando empresarios y profesionales un día logran ver el valor estratégico de su puesto de trabajo, y no lo abandonan, ni lo usan para propósitos de mal o satisfacer intereses egoístas, sino que lo usan para la gloria de Dios.

Para reflexionar: Bienaventurados aquellos que no cierran las compuertas estratégicas de su ciudad a la información salvadora y liberadora del evangelio de la gracia de Dios.

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario