martes, 27 de junio de 2017

Jesús, ¿Coach? (Parte II) - Liderazgo Integral


El entorno del mundo empresarial y profesional de hoy es conocido como VICAH (Volátil, Incierto, Complejo, Ambiguo e Híper-conectado). En un ambiente así es complicado sostener vidas en coherencia y con sentido de significado, conversaciones significativas, equipos enfocados y seguimiento efectivo en la gestión. Aunque el mundo de hoy tiene muchos líderes, un gran número de ellos se derrumban a la larga por no estar preparados para ser líderes integralmente exitosos. Son excelentes líderes en el mundo empresarial o profesional, más su caída no demora porque usualmente descuidan otros aspectos tan importantes para el éxito total, tales como el cuidado en su relación de pareja, en el desarrollo y educación de sus hijos, en su vida social, en su salud personal y por último (y quizás más importante que todos los demás) en su vida espiritual. Un coach efectivo facilita comprensión del diseño, la afinación y la sostenibilidad de todas las partes en coherencia en la vida de un líder, aun en circunstancias extremas. Procura que las aspiraciones, metas y sueños de la persona que recibe coaching estén en óptima alineación con su propósito y con su ecosistema de vida. En este sentido, considerar a Jesús como coach es conveniente no solo por su modelaje como un líder integral (Vivió la vida más ejemplar que ser alguno haya podido vivir); sino también por la forma en como Jesús conversó con sus seguidores la cual demostró su interés en la persona total. Jesús se interesó en contrastar entre lo existencial y lo trascendental al preguntar: ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? (Marcos 8:36). Pero también se interesó en las otras dimensiones relevantes como emocionales, físicas, familiares, sociales, entre otras. Siempre mantuvo interés, como todo buen coach, en la coherencia humana sostenida entre espíritu, alma y cuerpo.

Para reflexionar: ¿Cuan integral es tu liderazgo? ¿y si Jesús te hace coaching? 

Jesus A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario